web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Deportes » Cuento sin final
Cuento sin final
La selecta perdió ante Panamá por la mínima diferencia en el partido amistoso preparatorio para la próxima fecha eliminatoria. Foto Diario Co Latino / AFP Rodrigo Arangua.

Cuento sin final

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

No sé que es más complicado, pharmacy si escribir una crónica de la Azul o celebrarle un triunfo. No importa si la nota lleva color, salve pasión o poesía, el resultado siempre es el mismo: empate si el dios fútbol es benevolente y derrota como de costumbre.

Volvió a jugar anoche el representativo cuscatleco y volvió a perder, lo que ya no es extraño para un país que terminó por acostumbrarse a la derrota y a celebrar cuando los marcadores son cortos como el de ayer el estadio Maracaná de Panamá.

Habrá quien justifique que es el primer ensayo de los pupilos del Ramón “Primitivo” Maradiaga en 2016, pero no hay argumento válido para justificar la derrota. Panamá presentó anoche una selección confeccionada con jugadores de la liga local, y la Azul, salvo un par de legionarios, no tiene más de donde escoger.

El “Primi” se paró anoche en tierras canaleras con un 4-4-1-1 que tuvo nombres nuevos, pero que fue tan frágil en defensa y fallón en ofensiva como siempre. Demasiado pronto tuvo que intervenir el portero Óscar Arroyo para evitar que la victoria de los panameños comenzara a escribirse desde muy temprano.

Desde la volantía hasta la zaga, la azul se vio superada por la velocidad y potencia física de los panameños que salieron a buscar el partido desde que el árbitro sonó el silbato. No habían nombres conocidos más que el de Armando Cooper, pero Panamá impuso condiciones desde las primeras acciones.

Panamá dejó luces desde el inicio por su velocidad, dinamismo y efectividad de pases que es un equipo más trabajado y todo ese chaparrón se le vino encima a la Azul que se aturdió en los primeros 12 minutos. Fue en ese periodo donde más de necesitó de los reflejos de Arroyo, para evitar los festejos

Eso sí, con toda la avalancha roja (anoche de azul) la selección tuvo dos lapsos de lucidez para poner a Tony Rugamas frente a frente con el espigado portero canalero Alex Rodríguez. El primer chance se lo creó el mismo Rugamas con un quiebre de cintura, pero el larguirucho guardavalla le evitó el grito de gol antes del cuarto de hora.

Y luego al ´17, el mismo Rugamas se sacó al portero, esquivó al defensa y cuando tuvo la meta vacía disparó desviado. Esos intentos de agración volvieron a pellizcar el orgullo de los locales y se volcaron nuevamente en ataque, pero no consiguieron abrir la lata.

En el arranque de la etapa complementaria, Maradiaga movió tres piezas del medio campo. Se fueron Gerson Mayén, Kevin Sagastizado y Jonathan Jiménez, y en su lugar llegaron Raúl Renderos, Jorge Morán y Miguel Lemus. A partir de estos ingresos más el cambio posicional de Henry Romero, un poquito más pegado a la media, permitió a El Salvador tener un poco más posesión de pelota y salir jugando con mayor tranquilidad. Obviamente, los canaleros también bajaron revoluciones y eso permitió un juego más equilibrado, incluso tuvo la Azul dos ocasiones para llegar el gol. Una de estas se desperdició en los botines de Alex Larín.

Con las fuerzas niveladas y la ausencia de llegada, los panameños a la cabaña de Arroyo daba para pensar que el partido se iría en blanco, pero les bastó una jugada a balón parado para causar daño. Un tiro de esquina de Cooper fue capitalizada por Martín Gómez que de cabeza decretó el 1-0 en el minuto 77.

En adelante, el partido perdió emoción y se crispó con fuertes entradas de los canaleros y la lucha estéril de los cuscatlecos por evitar la primera derrota en 2016. El de anoche fue el primer juego de tres amistosos que sostendrá la Azul antes de enfrentar a Honduras dentro de poco más de un mes de cara a las eliminatorias mundialistas. Los siguientes equipos en la lista de fogueos son Guatemala y Nicaragua.

Un comentario

  1. El sueño de muchos salvadoreños es que algún día tengamos a una selección competitiva y que seamos capaces de agarrarnos de vos a vos con cualquier contrincante, pero la realidad es diferente por las siguientes razones: La infraestructura nacional es mediocre = resultados mediocres, la mayoría de los dueños de equipos de primera son mediocres = resultados mediocres, la FESFUT y sus dirigentes son más burros que un asno = resultados mediocres. Desafortunadamente por esta y mil razones seremos los mediocres de la CONCACAF no algo para sentirse orgulloso o orgullosa

A %d blogueros les gusta esto: