web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Suplemento Amigos » CITA CON EL JAZZ

CITA CON EL JAZZ

Oscar A. Fernández O.

Estimados lectores, search pharmacy hemos decidido colaborar en Suplemento Juvenil Amigos de este periódico, rx con el propósito de incrementar nuestro conocimiento sobre uno de los géneros musicales más especiales: el Jazz, del que se podría afirmar, ayudó a crear la música moderna y es conocido  como “el arte de la expresión a través de la música”.

Debo advertir a los estimados lectores y lectoras, que esta humilde colaboración cultural, es el  aporte de un diletante de este exquisito género musical, es decir no soy un músico ni un experto en la materia, pero lo disfruto a lo grande y espero que todos lleguemos a hacerlo. Ciertamente buscamos proporcionar un acceso inmediato y fácil para agregarnos a la inmensa variedad de  gustos musicales populares, entre los cuales está el jazz, que ya comienza a irrumpir en el gusto de muchos salvadoreños.

El jazz es un género musical nacido a finales del siglo XIX en Estados Unidos y fue en el siglo XX que se expandió de forma global a lo largo de todo el mundo. Se cree que los orígenes del jazz comenzaron en Nueva Orleans a principios del siglo XX, pero música similar surgió en ciudades norteamericanas cerca del mismo tiempo: St. Louis, Kansas City, Chicago y New York también fueron anfitriones del jazz. La música fusiona la música folk negra de África y la música clásica europea de los siglos XVIII y XIX, banda marcial y ragtime inducido por el piano.

La historia del jazz se caracteriza por dos rasgos fundamentales: uno, tanto por su constante asimilación de otras tendencias musicales, estilística o culturalmente extrañas a él, como por su capacidad de mezclarse con otros géneros y crear nuevos estilos musicales, como el rock and roll, que terminarían por evolucionar de forma independiente al jazz. Dos, por la sucesión de forma ininterrumpida de un numeroso conjunto de sub-estilos que, vistos en perspectiva, manifiestan entre algunos de ellos enormes diferencias musicales.

La palabra jazz, referida a un género musical, aparece escrita por primera vez el 6 de marzo de 1913, cuando, al reseñar el tipo de música ejecutada por una orquesta del ejército, los críticos de la época señalaron que sus componentes entrenaban a ritmo de ragtime y jazz. En estos primeros años, la forma del nombre oscila entre jaz, jas, jass, jasz o jascz, y, según Walter Kingsley, colaborador del New York Sun, “el término es de origen africano, común en la Costa del Oro africana y en las tierras del interior”, sostienen los especialistas.

La improvisación musical, o la generación de un discurso musical en el momento de la interpretación, pese a ser una práctica consustancial a la propia música desde sus orígenes, no ha sido tratada por la musicología tradicional con la profundidad y dedicación que a nuestro  juicio merece, lo que se traduce en nuestro medio, a efectos prácticos en una casi total ausencia de estudios rigurosos y completos sobre el tema en castellano.

Si ello es cierto con relación a la improvisación en general y su historia, la situación se agrava aún más cuando nos referimos al asunto concreto de la improvisación en el jazz. Aparte de algún estudio histórico. elevado como poco riguroso y superficial conjunto de artículos periodísticos, lo cierto es que  el tratamiento crítico de la improvisación en el jazz desde un punto de vista técnico y con rigor  y profundidad es aún una laguna de la bibliografía en castellano, nos ilustra el profesor De Contreras (2009)

El jazz se caracteriza por eludir la ejecución de las interpretaciones a partir de la lectura fiel de una partitura (a pesar de que muchos músicos de jazz dominen el lenguaje musical): la base de la interpretación y el estilo jazzístico es la improvisación. En cualquier caso, exceptuando al free jazz o algunas jam session (donde suele suceder que no se trabaje sobre ningún tema ya  conocido), improvisar significa que el intérprete recrea libremente el tema en cada ejecución sobre una determinada estructura armónica, ya sea en público o en un estudio de grabación:  la melodía funciona como tema principal e idea para desarrollar una posible interpretación. En este sentido, la música de jazz se centra más en el intérprete que en el compositor, asegura el  músico Luisgra (2008) Les envío con mucho gusto estos links, donde pueden escuchar algunas de las melodías que  dieron origen al jazz, tal y como lo conocemos hoy… les gustará, lo aseguro. Nos leemos en la próxima.

* http://www.youtube.com/watch?v=fPmruHc4S9Q
* http://www.youtube.com/watch?v=j_zOfcfrzc0
* http://www.youtube.com/watch?v=2a0LWNv7b_4

A %d blogueros les gusta esto: