web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Césped, banquillo y palco: radiografía de la crisis del Real Madrid
Césped, banquillo y palco: radiografía de la crisis del Real Madrid
El Real Madrid cayó 1-0 ante el Atlético de Madrid y se despidió de la lucha por el título de la Liga Española. Foto Diario Co Latino/Xinhua

Césped, banquillo y palco: radiografía de la crisis del Real Madrid

Madrid/dpa

Tras salir KO del clásico del fútbol madrileño, tadalafil el Real Madrid afronta los últimos tres meses de la temporada en plena crisis deportiva e institucional y agarrado a la Champions, un título que hoy en día parece más una quimera que un objetivo real.

Si todo le sale bien en las próximas semanas, el Real Madrid se jugará la temporada en seis encuentros. Si todo sale mal, el punto final podría ser el 8 de marzo. Esa día recibe en el Santiago Bernabéu a la Roma en la vuelta de los octavos de final.

El 2-0 de la ida sitúa al diez veces campeón de Europa con pie y medio en cuartos, pero visto el clima, “de autodestrucción”, según los medios españoles, que se respira en la casa blanca cualquier cosa parece posible.

La derrota por 1-0 del sábado ante el Atlético de Madrid en el Bernabéu encendió las alarmas en un club que se está viendo sacudido por continuas convulsiones esta temporada. Perdió 4-0 con el Barcelona en su estadio en noviembre, quedó eliminado de la Copa por alineación indebida y despidió en enero a Rafael Benítez del banquillo para contratar a Zinedine Zidane. La nueva etapa con el legendario francés arrancó con dos goleadas, pero sólo fueron un espejismo, pues el Real Madrid siguió cuesta abajo hasta caer en el clásico madrileño.

“La Liga está acabada”, dijo Zidane, que asumió la responsabilidad de un golpe que dejó a su equipo a nueve puntos del Barcelona, a 12 si los azulgrana ganan al Sevilla.  Aunque Zidane dijo que él era el responsable, la hinchada del Real Madrid tiene otra opinión y ve al presidente Florentino Pérez como el origen de la deriva del equipo.

“¡Florentino, dimisión!”, gritaron miles de aficionados el sábado, un cántico repetido también en el 4-0 frente al Barcelona.

La prensa española buscó culpables y señaló a jugadores, entrenador, presidente e incluso médicos, después de las numerosas lesiones musculares que sufrieron los futbolistas.

La tensión se sintió el sábado en el Bernabéu como nunca esta temporada. Había nervios en el césped, con varios jugadores, entre ellos Isco y James, escuchando sonoras pitadas, en la grada, donde la Policía tuvo que intervenir para impedir alguna pelea, y en el vestuario.

Cristiano Ronaldo estalló: “Si todos estuvieran a mi nivel, quizás seríamos primeros”. Aunque después aseguró que se refería a las lesiones y no al nivel futbolístico, sus palabras ya habían encendido la mecha y abrían las webs deportivas de toda España.

A diferencia de su antecesor, Zidane cuenta con el apoyo de la plantilla. Los pesos pesados del vestuario aprovechan cualquier oportunidad delante de los micrófonos para profesar su admiración al francés. Con Benítez nada de eso se produjo en los últimos meses.

Sin embargo, el cambio de entrenador no se vio reflejado en el césped. El Real Madrid continúa jugando sin brillo, no consigue los resultados esperados y no conecta con una grada cada vez más enfadada. Y al conjunto blanco le quedan cinco duelos en su estadio en Liga, cinco jornadas que pueden convertirse en un martirio.

A tres meses de la final de la Champions, el 28 de mayo en Milán, el Real Madrid camina sobre el alambre. Y nada parece poder revertir una peligrosa tendencia que tendrá consecuencias. “El año que viene habrá cambios, claro que los habrá”, anunció Zidane.

A %d blogueros les gusta esto: