web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Calendarios, el tiempo capturado en el papel
Calendarios, el tiempo capturado en el papel
Mayra Rodriguez, vendedora de calendarios en el centro capitalino, ordena la gran cantidad de calendarios que ofrece a las apersonas. Foto Diario Co Latino / Josué Parada.

Calendarios, el tiempo capturado en el papel

@jospadfoto

Apocas horas, sale para terminar el 2014, pharmacy mientras muchas personas buscan ropa, zapatos y regalos en el centro capitalino, sobre la esquina poniente del antiguo edificio Morazán, Nohemy Rodríguez y su hija Mayra Rodríguez preparan su venta de calendarios para ofrecer a los peatones que transitan por la zona. Poco a poco empiezan a tapizar el puesto comercial con calendarios de 2015, elaborados con diversos diseños y tamaños. Los precios varían, dos por un dólar, un dólar los de pared, y dos dólares los de escritorio.

Por 15 años madre e hija han visto pasar el tiempo plasmado en el papel por medio de la venta de los calendarios; su negocio es reconocido por los transeúntes que cada año llegan a comprarles, antes comercializaban estampillas cuando las oficinas de correo se encontraban en la zona.

“La gente siempre venía a preguntar por los calendarios, que si teníamos, que donde vendían, por eso nosotros decidimos comenzar a vender esto”.

Estas salvadoreñas emprendedoras han sido protagonistas para que la tradición de los calendarios no desaparezca, a pesar de las nuevas tecnologías como los celulares y dispositivos móviles que traen incorporado un calendario digital.

“Desde noviembre comenzamos a traer el producto, la gente siempre lleva su calendario para anotar las fechas, para regalar a la familia”, manifiesta Nohemy.

En el puesto de las Rodríguez también se puede comprar almanaques, agendas y planificadores; poco a poco los clientes empiezan a rodear la venta en busca del diseño que más les agrade.

Hay de todo tipo, desde paisajes, monumentos salvadoreños para los hermanos lejanos, deportes, automóviles, en fin, una amplia gama de creaciones para apreciar cada día del año.

“Siempre es tradición venir a comprar calendarios, porque son útiles para trabajar, en la casa y para recordar fechas importantes”, dice Carlos Orellana, mientras escoge un diseño de paisaje, lo cancela y se retira contento por haber adquirido el calendario.

Así como Carlos, las personas que compran su calendario se retiran con la incertidumbre de qué deparará el próximo año, pero con la esperanza que el 2015 sea de prosperidad y que en 365 días puedan volver al mismo negocio para seguir con la tradición de comprar los calendarios.

A %d blogueros les gusta esto: