web analytics
Página de inicio » Editorial » ARENA ya no es el partido de los millones, hoy es Nuevas Ideas

ARENA ya no es el partido de los millones, hoy es Nuevas Ideas

El sacerdote jesuita José María Tojeira, columnista de Diario Co Latino, atinadamente ha dado cuenta de lo vacía que, hasta hoy, es la propaganda política para la elección de diputados a la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano. “Comenzó ya el tiempo de propaganda para la elección de diputados. ARENA asustada limitando la aparición de su bandera y hablando del Estado de derecho. La izquierda tradicional (no hay otra de momento) hablando del “Nuevo Frente”. Nuestro Tiempo apostando por ver si entra en la política con nuevas caras. El PCN y el PDC sin saber mucho qué hacer ni qué decir. GANA aprovechándose de la golondrina y Nuevas Ideas haciendo propaganda de la letra N que comparte con Nayib. Si las elecciones fueran un juego de niños, este modo de actuar de los partidos podría hasta resultar divertido. Pero tratándose de elegir a los representantes del pueblo en el que se suele llamar pomposamente el primer poder de la república, el jueguito parece una burla del ciudadano y la ciudadana, más que un debate serio sobre el tipo de legislación que nos van a ofrecer los diputados en los próximos años”.

Y tiene razón, no hay propuestas de los distintos partidos políticos. El partido ARENA quizá está esperando el último mes para invertir toda su propuesta en su propaganda, ojalá y sean propuestas que muevan al elector de derecha que anda coqueteando con Nuevas Ideas, manipulados por la figura y el discurso del presidente Nayib Bukele. Hay que decir, también, que se ha sabido que los financista del partido ARENA temen dar su ayuda decidida al partido tricolor, bien porque están divididos, bien porque están con Bukele, bien porque tienen miedo de la persecución de Bukele si hacen lo que tradicionalmente hacían con su instrumento político.

En el caso del FMLN no es tan cierto que el slogan de campaña esté basado en “el nuevo frente”, más bien lo que refleja el FMLN es una dispersión, dado que cada candidato, al parecer, está haciendo lo suyo, es decir, no hay un eje en el discurso único a partir de la plataforma legislativa, la cual, por cierto, no se conoce aún, pero no hay que dudar que la habrá. De hecho, en todas las campañas electorales en las que el FMLN ha participado siempre ha presentado sus plataformas de gobierno y en esta, esperamos, no habrá excepción. La falta de ese eje de la campaña, un par de candidatos, sobre todo de jóvenes, y quizá para evitar los ataques del principal rival político el presidente Bukele y Nuevas Ideas, han creado una línea gráfica distinta a la tradicional del rojo y blanco que identifica al FMLN en sus redes sociales.

El FMLN tiene mucho que defender, pues la democracia que hoy se vive es gracia a la guerra civil que lideró y el Acuerdo de Paz que le puso fin, pero también tienen mucho que ofrecer, que permita ganarse la confianza de su base histórica y de su aliado, el votante pensante, progresista, que debe haberlos, pero hoy tienen que buscarlos y convencerlos de creer nuevamente en la izquierda.

Mientras que en el caso de Nueva Ideas, que por la abrumadora campaña que mantiene en los medios tradicionales, radio, televisión y vallas, además de las redes sociales, parece que es el nuevo partido de los millonarios, dado que sus spots en la televisión, como las vallas, no son baratas; cuestan millares de dólares.

El discurso de campaña está fundamentado en la figura del presidente y los ataques directos contra los actuales diputados, a los cuales, según el discurso, hay que sacarlos de la Asamblea por corruptos, es decir, el 28 de febrero hay que votar por los buenos para sacar a los malos.

Nuevas Ideas no tiene un discurso electoral con nuevas ideas, sino con el mismo discurso del presidente Bukele, que no fue genuino, sino que fue tomado de la campaña de desprestigio de ARENA contra el FMLN y los mensajes de este contra el partido tricolor.

De parte de este partido no habrá cosas nuevas, pues ni sus candidatos a diputados se conocen, ni se conocerán, porque unos son tan impresentables como los que critican actualmente y, al fin y al cabo, la campaña gira alrededor del presidente Bukele.

A lo anterior hay que agregar que por orden del presidente Bukele, el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, no entregará lo que les corresponde a los partidos “tradicionales” en concepto de deuda política, como parte de la estrategia de la campaña del partido de gobierno para evitar otorgar recursos financieros a los partidos tradicionales, mientras Nuevas Ideas nada en millones de dólares, que nadie sabe de dónde provienen, el resto se lamenta de su lipidia.

Ver también

Una iniciativa oportuna y esperada

Ante el “deterioro institucional”, provocado por el presidente de la República Nayib Bukele con sus …

Un Comentario

  1. No hay peor lucha que la que no se hace

    Dar el primer paso, con la fuerza de la convicción.

    La bestia Ni-Gana es un engendro audaz de las manos peludas, para destruir los Acuerdos de Paz y ahogar las aspiraciones del pueblo salvadoreño.

    Esa cúpula de bandidos de Ni-Gana no son «instrumentos» instrumento del pueblo porque el Pueblo, no los ha mandado a mancillar los Acuerdos de Paz que tanta sangre y esfuerzos le han costado y que han sido saboteados para que no pueda ver la luz ;
    el pueblo no ha mandado a nadie, mancuernado con Ni-Gana, a mancillar sus muertos y sus esperanzas;
    tampoco a terminar con los incipientes programas de justicia social;
    el pueblo no los ha mandado a que dejen a sus niños sin escuela, sin sus zapatos, sin sus sagrados alimentos, sin su medicina para sus dolores… ;
    no ha mandado a Ni-Gana a fomentar más la práctica odiosa de la segregación social en los barrios y colonias de El Salvador, demarcando fronteras propias de los «guetos» – corrales para seres humanos, para que no molesten a los privilegiados y que se maltraten entre ellos mismos – ; tampoco el pueblo los ha mandado a seguir marcando a sus niños con números y letras, para servir como grupos paramilitares que aseguran la «autoridad» extorsiónadora y chantajista de Bukele sobre los pobladores. Una práctica fascista que sirve para que el pobre reprima al pobre a cambio de dádivas para algunos y nada para otros, sin llevar a cabo el ansiado objetivo de la justicia social, algo que ya es insostenible. Reprimen a sus mismos hermanos, tal como lo expresara San Romero, y se desmorona aún más el tejido social;
    el pueblo, no les ha mandado a saquear las arcas del estado sin entregar cuentas, actitud propia de los que desprecian el estado de derecho;
    tampoco les ha mandado a practicar el nepotismo más flagrante de reciente memoria en El Salvador;
    no les ha mandado a no cumplir con las promesas de transformaciónes sociales;
    no les ha dado mandato para que desmantelen la red de autoridades municipales quitándoles el Fodes. Este hecho es the carácter criminal, ya que viola las leyes de la República Salvadoreña y es un ataque certero al corazón del pueblo, puesto que la gente vive allí precisamente.

    El fascismo que Ni-Gana está construyendo en nuestro país no es, ni será la prosperidad de la gente. Sólo presagian atraso y represión. Un parto al revés. Por todo eso, y más, Bukele no es instrumento del pueblo salvadoreño. Son la continuación de los clanes Saca-Bukele y compañía, utilizando al pueblo como su instrumento de influencia, para sus fines oscuros. Eso es lo que está a la vista y al desnudo. Bukele a tenido suficientes recursos y oportunidades para presentar acciones y propuestas serias para proyectarse como agente de la transformación social, para la justicia social, en el amplio sentido de las aspiraciones de las y los ciudadanos. Pero, no lo ha hecho. En vez de eso, ha demostrado su odio por sus ciudadanos, interesándose solamente en el manejo oscuro de las arcas del erario público.

    Y la crisis de los partidos políticos ¿Acaso no son los mismos que fueron «cúpulas» en los partidos políticos tradicionales los que se han encargado de hacerlo? Esos mismos que se encargaron de sabotear los esfuerzos de los demás, para obstaculizar los avances en el proceso de la justicia social. ¿Acaso no son los mismos que junto a los Saca-Bukele y compañía formaron Ni-Gana, desde la sombra, mientras ondeaban banderas progresistas despistando su alevosía y ventaja?

    El sistema oligárquico no ha entrado en crisis, todo lo contrario, se ha fortalecido por la «buena y eficiente» campaña del partido político burgués de extrema derecha Ni-Gana y su equipo. Claro que esa era la urgencia de «cortar la cabeza de ARENA y el FMLN» . La oligarquía quiere sintetizar su control y, Saca-Bukele y compañía han proporcionado la» mercancía». Todo se compra, todo se vende, comerciando con las esperanzas del pueblo, la naturaleza fría, carente de olor a pueblo. Esto es malo para la democracia y la salud de la República Salvadoreña porque se abandonan los proyectos de justicia social.

    Dicen ellos que si Bukele no cumple ¿quieren más señales? , que el pueblo le va a «pasar factura». ¿Cómo le van a pasar factura si él sigue su propia agenda fascista y los forza a la vergüenza de pedirle una lista de «deseos» por televisión porque ni audiencia les da, y aún así, siguen pretendiendo que «dominan» la golondrina, con qué fuerza si él irrespeta las leyes y las instituciones del estado salvadoreño, con cuál pueblo organizado si los responsables de su desmantelamiento y confusión son los mismos ex-guerrilleros «burgueses» leales a Tony Saca?. Ahora, piden a gritos «los burgueses al poder» ¿y el pueblo, a esperar que a los burgueses bukelistas se les caiga algo de la mesa, algunas migajas? Quien quedará con la deuda descomunal impagable es el pueblo y obligado a pagar los platos rotos.

    Si los partidos políticos dan paso al frente, y explican al electorado su situación actual en comparación con el pasado o , por lo menos dejar claro y sin ambigüedades, el porqué son diferentes ahora en esta coyuntura que busca la esperanza – algo que la ciudadanía espera con ansias para creer, o para darles al menos el beneficio de la duda – y presentan sus programas de acuerdo a sus expectativas y convicciones, sus esfuerzos valdrán de mucho. Con la fuerza de la moral y la razón, los caminos de la justicia social se abrirán a nuestro paso.

    Bukele está al acecho, pero se sentirá en Brobdingnag, porque la luz siempre se habre paso en medio de la oscuridad.

    No hay peor lucha que la que no se hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.