web analytics
Página de inicio » Opiniones » Votar como un acto de amor

Votar como un acto de amor

Iosu Perales

Las chavalas y chavalos que murieron en la guerra para que llegaran las libertades a nuestro país estarían felices si pudieran votar este domingo día 3. No podrán. Sus vidas se fueron en un acto de amor por ver la patria liberada. Y nosotras y nosotros, desde la suerte de estar vivos, podemos hacer algo hermoso por todos ellos, podemos votar en su nombre, recordándolos delante de la urna como un homenaje perpetuo a su memoria. Podemos hacerlo como un acto de amor, seamos como seamos, optimistas, pesimistas, confiados, escépticos, votantes o abstencionistas.

Podemos votar por ellos, por Ricardo, Evelyn, Santiago, Clara, Manuel, Margarita, el chele Miguel, la negra María Teresa, la familia González… los que cayeron en Chalate, en Morazán, en cualquier cantón de cualquier departamento. Podemos votar en su nombre, porque se lo debemos.

En la vida ajetreada que llevamos todo sucede a velocidad de vértigo, y no es raro que nuestra memoria olvide lo que sucedió hace treinta años, lo que vivimos o lo que nos contaron. Pero si perder la memoria es perdernos, ahora estamos en condiciones de corregirla y de recordar. Recordar es volver a pasar por el corazón. Es colocar a cada una y cada uno de los que lo dieron todo en disposición de seguir ganando batallas. Murieron pero podemos hacer que voten y ganen.

Esta es la hora de la verdad. No vale dejarnos llevar del hastío, de la crítica a la política, de las cuentas pendientes, para quedarnos en casa. Hay muchas razones para estar molestos, pero es la hora de poner en primer plano la memoria de nuestros héroes y heroínas. Estamos en la privilegiada situación de votar libres y de modo secreto, justamente porque muchos y muchas quedaron en el camino. Ese camino que estamos haciendo, no sin dificultades, pero que estamos haciendo. Los que no nos pudieron ganar en la guerra no nos van a ganar este domingo quedándonos en casa.

Que después de este día 3, la patria se llene de eslóganes, canciones, libros, símbolos, que nos ayuden a construir una nueva voluntad general, una memoria del país real. Y empecemos a hacerlo llenando las urnas de votos. Hagámoslo por todas y todos aquellos que recordamos.

Ver también

El hombre sin sombra: ¿Es traición traicionar al traidor? (2)

René Martínez Pineda Ahora bien, el traidor –sin ponerle nombre propio ni color específico- no …