web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Aula Abierta » VENIR A DEJAR  Y  VENIR A TRAER
VENIR A DEJAR  Y  VENIR A TRAER

VENIR A DEJAR  Y  VENIR A TRAER

Josefina Pineda de Márquez

Profesora normalista y escritora

 

Se han acostumbrado mucho a emplear mal estas expresiones y no debiera haber confusión.– Marta vino a dejar un ramo de rosas a la cumpleañera.– Por favor ven a llevarte a estos perros.– Me van a traer unos recibos esta tarde.Todos sabemos que DEJAR, TRAER y LLEVAR  son verbos con significado diferente y hasta contrario.Pero he oído no una sino muchas veces que amigos y familiares se dicen y hasta fuerte:––Por favor no te olvides de venir a traerme a las 11 a.m.Y a veces, si son mis nietas se me enojan. Por que yo les digo: Usan el verbo equivocado.  No sé por qué esa confusión si separados los verbos TRAER y LLEVAR se ve contrarios.––Viene mi amigo Julio Arias a llevarme a ver una película.––Por favor, hijita, ven a llevarme al hospital.––¿Por qué no vino a llevarme tu hermano?El verbo TRAER también lleva o puede llevar el pronombre enclítico ME. Debe decirse:––Él se ofreció a traerme en su carro a casa, cuando me vio esperando el bus.––Los recuerdos de mi infancia en mi pueblito natal tienen la virtud de traerme a mi particular mundo feliz.Los pronombres enclíticos son: La, lo, las, los, le, les, me, te, se.Los usamos bien y es bueno recordar estas cosas propias de la teoría del idioma. Recordemos: la Gramática nació bastante después de que se hablara lo que hoy conocemos como idioma español que se llamó y se llama siempre Castellano porque fue en el reino de Castilla donde tomó categoría de lengua oficial a mediados de la Edad Media.«Alcánzame la manzana debió decirle una Eva a su Adán»Ahí vemos el enclítico ME, el verbo es alcanzar y en el ejemplo está en modo indicativo (él alcanza) pero se hace necesario el enclítico «me».Y más teoría: Estas oraciones con el enclítico «me» son en la mayoría del modo Imperativo, así que en la oración Ven a llevarme. Es un mandato, una orden. Hay oraciones con verbos con dos enclíticos. Ejemplo:«Ahí en ese anaquel está el libro, alcánzamelo, por favor.» Aunque diga por favor es un mandato.
Primera estrofa de un soneto místico de autor anónimo.No me mueve, mi Dios, para quererteel Cielo que me tienes prometidoni me mueve el infierno tan temidopara dejar por eso de ofenderte.Hasta pronto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: