web analytics
viernes , 22 junio 2018
Inicio » Deportes » Una noche a “solas” con Dinho
Una noche a  “solas” con Dinho
El astro del fútbol brasileño, Ronaldinho se presentó ante poco público en una “Noite con Dinho” en el Palacio de los Deportes de El Salvador. Foto Diario Co Latino/Ludwin Vanegas.

Una noche a “solas” con Dinho

Santiago Leiva
@Santileij

Lo que se anunció en gigantes carteles como: “A Noite com Dinho (la noche con Dinho). Show de fútbol con Ronaldinho”, terminó convirtiéndose en una extendida plática televisada pagada por escaso público.

Quedó grande la duela del Palacio de los Deportes para recibir al astro brasileño que acabó revelando sus gustos y pasiones ante menos de un millar de salvadoreños, con prensa deportiva y personal de los patrocinadores incluidos.

La aciaga noche se dibujaba en el horizonte desde muy temprano. A penas un vendedor de camisetas  de Brasil y Barcelona hacía ruido a la entrada del Palacio de los Deportes, y en la zona de parqueo poco público observaba y participaba de los concursos de técnicas con la pelota o aprovechaba para tomarse su postal con el “Indio Cuscatleco”.

El “show de fútbol” con Ronaldinho estaba programado para las 7:00 de la noche; pero a esa hora solo se habilitó la entrada a los medios de prensa y se advertía que en las más de 700 sillas de la zona VIP habría vacantes.

Para esa hora los ingresos en la zona preferencial y general, cuyos boletos costaban $35 y $20 dólares respectivamente, ya tenían luz verde para ingresar, pero en ambas localidades las gradas estaban desiertas.

“He invertido muchas horas de trabajo, pero vale la pena con tal de ver feliz a mi hijo y compartió con él”, dijo Roger Turcios, quien pagó entradas VIP de $65 dólares para él y su pequeño vástago con el mismo nombre.

Él vestía una camisa del Barcelona y su hijo el uniforme completo. El infante llevaba en sus manos un balón de fútbol con la esperanza de cazar un autógrafo del ex “10” de la selección de Brasil, pero solo cumplieron el sueño de ver a Ronaldinho sobre la tarima.

A las 8:20 de la noche, con la notoria ausencia de público en todas las localidades, se anunció desde la tarima que la gente en las gradas podía pasar a la zona VIP, pero a medio camino se corrigió en que únicamente pasaran los que pagaron entrada general al sector de preferencial para ver a Ronaldinho desde un costado.

Hubo incertidumbre y molestia para quienes no consiguieron bajar a la duela, y debió aparecer el show de antesala para calmar la impaciencia y la espera a una noche que se hacía vieja. Así subieron a la tarima cinco muchachos a competir por premios y mostrar sus dotes con el balón en una exhibición de “Freestyle”. Fue Kenneth Zelaya quien recibió el mayor número de aplausos y premio principal.

Acto seguido subieron a las “tablas amuebladas” los integrantes de una compañía de baile, para danzar y deleitar al público con sus movimientos y ritmos brasileños.

A eso de las 9:20 de la noche, subió Ronaldinho al escenario para saludar, agradecer por la presencia y someterse a un nutrido interrogatorio que incluyó preguntas personales y el recordatorio de anécdotas.  Durante la plática, Dinho reveló que proviene de una familia futbolera y de músicos, que su ídolo especial es Maradona, que su platillo favorito es la barbacoa; que habla cinco idiomas y que ha conquistado todo.

Al final, el “show de fútbol con Ronaldinho” no duró más que los 45 minutos que él estuvo en la tarima; de fútbol solo tuvo un par de videos, una breve jugada y dos balones que despejó como premios para el público. El show anunciado fue un “show sin balón”.

A %d blogueros les gusta esto: