Página de inicio » Editorial » Una iniciativa oportuna y esperada

Una iniciativa oportuna y esperada

Ante el “deterioro institucional”, provocado por el presidente de la República Nayib Bukele con sus constantes ataques a la Asamblea Legislativa, al Órgano Judicial y a la oposición en general, así como la desobediencia a la ley al no darle el FODES a las alcaldías y el retraso de los salarios a los empleados legislativos y judiciales, unas cuarenta instituciones y organizaciones de la sociedad civil lanzaron el jueves la “Plataforma de compromiso en la defensa de la democracia y la República”.

Sin lugar a duda, el irrespeto del Gobierno del presidente Bukele a la institucionalidad es preocupante, alarmante y ya era necesario que la sociedad civil organizada se diera cuenta de que ya era tiempo de enarbolar la bandera de la defensa de los espacios democráticos ganados tras la firma del Acuerdo de Paz, que le ha costado al país cerca de 75,000 muertos.

Hoy más que nunca, dado que el presidencialismo se está convirtiendo en liderazgo mesiánico enfermizo y una especie de califato, se hace necesario levantar la conciencia de que El Salvador tiene un régimen Republicano, y así lo dice la Constitución y así está escrito en sus 200 años desde la independencia en 1821.

Defender la democracia ganada tras la guerra civil y los 200 años de un régimen republicano debería ser tarea de todos y todas, pero hay adormecimiento del pueblo por el mesianismo que expele el presidente Bukele, de ahí que es de aplaudir a esas 36 instituciones y organizaciones sociales que se han propuesto defender la democracia y la República.

Los hechos sucedidos recientemente en los Estados Unidos, cuando una turba violenta y seguidora ciega del presidente saliente Donald Trump, irrumpió en el Capitolio, la semana pasada, un lugar considerado el símbolo de mayor respeto para la democracia estadounidense, debe también despertar las alertas en El Salvador, pues lo sucedido allá se debió al fanatismo promovido por y a favor de Trump.

En El Salvador, los fanáticos se han expandido por todo el país, gracias a la popularidad del presidente Bukele, lo que le ha permitido ejercer una manipulación perniciosa para la democracia y la república.

Del irrespeto a la institucionalidad democrática, las muertes de ciudadanos es inminente y eso lo demuestran los cinco muertos tras la irrupción del Capitolio en Estados Unidos.

Por eso es que debemos celebrar que 36 instituciones y organizaciones busquen comprometer a candidatos y candidatas a que respeten la institucionalidad y los derechos humanos.

“Es un esfuerzo amplio con representatividad de la sociedad civil. Hay organizaciones de derechos humanos, ambientalistas, de las iglesias históricas, de mujeres, comunitarias, de derechos políticos. No somos organizaciones aisladas. Nos ha unido este interés y esta preocupación”, explicó Omar Serrano, vicerrector de proyección social de la UCA, al explicar quiénes están al frente de la Plataforma por la Democracia y la República.

Que se busque el compromiso de los candidatos que participarán en los comicios del próximo 28 de febrero es de suma importancia, pero más importante es que la ciudadanía, en general, tenga conciencia de ese compromiso.

“Todas las organizaciones firmantes de esta plataforma hemos expresado nuestra preocupación permanente por el deterioro de la institucionalidad democrática y que actualmente está siendo vulnerada. Las elecciones del 28 de febrero son un momento crucial para que los votantes refuercen su compromiso”, manifestó Nathaly Moreno, de la Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Sociales (FUDECSO).

“Se están instalando en el imaginario social sentidos que pueden llevar a acciones como la que hemos visto en Estados Unidos, por ejemplo tenemos un presidente que ha legitimado burlarse de los opositores (…). Lo mismo está sucediendo acá, tenemos una narrativa gubernamental que está legitimando acciones antidemocráticas”, señaló Leonel Herrera de la Asociación de Radiodifusión Participativa de El Salvador (ARPAS).

Herrera citó como ejemplo de los riesgos en el país lo ocurrido el 9 de febrero del 2020, cuando el presidente Nayib Bukele irrumpió con militares en la Asamblea Legislativa. En efecto, con el presidente Bukele existe una tendencia -en aumento- de irrespeto a la institucionalidad del país. Y el pueblo debe tener conciencia de esto, de lo contrario, el deterioro no sólo desdibuja la frágil democracia y el estado republicano de El Salvador, sino el sometimiento del pueblo, y esto será lo más grave. Esperemos, pues, que las instituciones y organizaciones sociales, mediante esta plataforma, hagan lo suyo por el bien de la democracia, la república y los derechos humanos.

Ver también

A Bukele le salió el “tiro por la culata”

La noche del viernes 5 de julio, el inconstitucional presidente de la república, Nayib Bukele, …