web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Un espejo lluvioso: lunes 18OCT852-18OCT015

Un espejo lluvioso: lunes 18OCT852-18OCT015

Caralvá

Fundador

Suplemento Tres mil

Extrañas coincidencias de temporales… 18 de octubre de 1852 –hace 163 años- encontramos la siguiente nota en la “Gaceta del Salvador en la República de Centro-américa, online tomo 3, mind número 69”, purchase “un temporal espantoso ha tenido en continua alarma a la población durante tres días y tres noches seguidas. El lunes 18 por la noche empezó a llover fuertemente, más en la madrugada del martes fue cuando empezó un aguacero que por decirlo así, no concluyó sino el viernes a las tres de tarde causando estragos nunca vistos.” Es un espejo lluvioso, otros fragmentos: “Podemos asegurar que durante cuatro días fuimos privados de los rayos del sol. Al principio empezaron a caer varias paredes y tapias y muchas casas sufrieron de la fuerza de los aguaceros más esto no era sino el preludio insignificante de los estragos que causaron en la tarde del viernes la creciente del río Acelhuate y las avenidas que bajaron con una impetuosidad extraordinaria de la pendiente del volcán. El Acelhuate salido de madre, había tomado las dimensiones de un río caudaloso y la rapidez de un torrente. Arrastrando un sin número de palos, arbustos, matorrales, destrozos de toda clase y una cantidad prodigiosa de tierra y arena, cambió en un instante en tristes y desoladas playas las riveras antes animadas y risueñas, comprendidas entre los barrios de la Vega y de la Candelaria; las casas y las huertas sembradas a la orilla antes tan quieto, fueron en un instante arrebatadas por la inundación”. “… el puente de la Vega obra de una construcción tan sólida como elegante, si bien resistió, ha sido muy maltratado. Las aguas no pudiendo correr ya por los arcos en parte obstruidos por los palos, las ramas y el bagazo producido por los árboles molidos por la fuerza del agua, pasaron por encima del puente, rompieron los pasamanos y destruyeron en su totalidad el pretil que servía antes de asiento en los días de paseo. El puente de Candelaria que había sido restaurado fue enteramente destruido. Mientras tanto, muchísimas casas y el molino del puente quedaron aterrados, y este último resistió milagrosamente a la fuerza de la corriente. Por otros rumbos el río hacía también estragos, en los parajes conocidos por los nombres de Coro, Chacra y Río Frío, todo era trastorno”.  “…Una avenida del volcán invadió también el Barrio de San José por la calle de las parejas y destruyó varias casas. En la calle de Mejicanos aterró algunas siembras y huertas”. En el número 70 (05NOV852) leemos: “… Ilopango se sabe que la laguna se ha llevado cerca de doscientas reses y algunas bestias, y que se destruyeron varios tabacales”… “En Huizúcar se vino abajo la Iglesia del Calvario”. “… el (río) Lempa salió de madre, invadiendo como dos cuadras de terreno, formando grandes avenidas que se llevaron sementeras y casas situadas en sus márgenes”. En Guatemala también existieron grandes estragos: “El puente de hierro establecido sobre el Río Grande en su camino real de Guatemala a Zalamea”; “… En Amatitlán el río salió de madre, destruyó y aterró casas y nopales llevándose muchas víctimas, cuyo número según nos aseguran, pasan de cincuenta.” “… El río Zacapa salido de madre arrastró en sus aguas furiosas un gran tajo de mulas con un cargamento considerable. Perecieron los arrieros”… 163 años después un fenómeno similar acontece casi en las mismas fechas, como el retrato de Dorian Gray en un espejo lluvioso.

Ver también

Meditando por Carlos Hurtado