web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Un día saludamos a Fidel Castro

Un día saludamos a Fidel Castro

Caralvá

Fundador

Suplemento Tres mil

 

Esa semana del 20 al 27 de marzo  2016 en La Habana fue el equinoccio de paz y amistad entre Estados Unidos y Cuba, viagra al menos en el sentido diplomático después de medio siglo de distanciamiento geopolítico; ahí estábamos por el destino pero como decimos por acá: “Yo pasando iba”… de repente todo el mundo aparece en La Habana y nosotros con una delegación de turistas salvadoreños atrapados por los cambios de agenda; el 21 de marzo observamos el auto blindado “Bestia” con insignias norteamericanas visible desde el pequeño autobús “climatizado”… eran escenas de ciencia ficción en la vida real: Hemingway, store Fidel, Obama, Raúl una secuencia inédita… ¡ver para creer! fueron siete días de diplomacia norteamericana y rock inglés con The Rolling Stones: “please allow me to introduce myself..” junto a  “I can´t get no satisfaction”.

La vigencia de la revolución cubana es visible desde su cultura, nivel educativo, tecnológico, organización en servicios públicos, etc., existe alegría palpable en sus ciudadanos quizás por La Habana donde caminan cientos de miles de turistas; la mañana del 22 de marzo un atentado terrorista aconteció en el Aeropuerto de Bruselas y pudimos observar las banderas de la embajada de España-Comunidad Europea a media asta.

El cambio más notable es la mentalidad de los ciudadanos, poseen un increíble modelo de liberación, su visión no reside en la avaricia que acompaña toda acción lujuriosa de posesión dineraria, sino un sentido de solidaridad; sus intercambios monetarios se realizan por pesos CUC, aún existen personas que piden monedas –como en todos los países del mundo- pero son insignificantes en relación a nuestras calles de San Salvador plagadas de niños de la calle etc. su mentalidad reconoce un sentido de belleza latinoamericana, con una exquisita identidad individual, tienen una presencia de respeto por los demás, unida a la defensa de su soberanía que ya desearíamos poseer nosotros y orgullosos de su sentido del deber en sus trabajos.

Recorrer esas calles con recuerdos de hace treinta y un años, me conmovía por las imágenes de mi juventud, mientras ahora con mi familia nos encontrábamos ante los avances extraordinarios de un pueblo que a pesar del bloqueo norteamericano logró resistir y triunfar a pesar de sus limitaciones extremas. Un día visitamos la Plaza de la Revolución y el monumento a José Martí, en mi memoria apareció septiembre de 1985, cuando delegaciones de las juventudes latinoamericanas democráticas fuimos invitados a compartir los conceptos de la Deuda Externa, ahí convergimos en el Salón de la Revolución, luego fuimos recibidos por el Dr. Fidel Castro Ruz a quién estrechamos la mano, posteriormente una cena. Aquella noche frente a una amplia mesa plagada de bocadillos cubanos degustábamos: langosta, ajiaco, caldosa…  de pronto una pared fue movilizada y apareció el Comandante entre nosotros discutiendo como uno más, no sabíamos que treinta y un años después coincidiríamos en La Habana: un presidente norteamericano mostrando su respeto por la soberanía del pueblo, anunciando una apertura comercial y su esperanza por el fin del bloqueo que debe aprobar el Congreso Norteamericano; junto a The Rolling Stones quienes hace mucho mencionaron al Che en su canción Indian Girl… creo que nuestra pequeña delegación salvadoreña le agregó calidad a tan ilustres visitante.

Ver también

CUANDO LA LUNA CAMBIE A MENGUANTE XIII CANTOS

René E. Rodas   A mi hermano, Alex Rodas I Hace tiempo que estoy aquí. …

A %d blogueros les gusta esto: