web analytics
Página de inicio » Suplemento Deportivo » Ricardo Reyes: Cambiemos la idea de que el deporte no sirve para nada
Ricardo Reyes recibe el galardón de Entrenador Destacado del Año. Foto Diario Co Latino/David Martínez.

Ricardo Reyes: Cambiemos la idea de que el deporte no sirve para nada

Rolando Alvarenga
@Bachiboxx55

De rostro sereno y de pocas palabras, Ricardo Reyes ha forjado su carrera como entrenador de Marcha lejos de los focos mediáticos y se ha limitado a que los resultados de sus pupilos hablen por él.

Y es gracias a esa labor silenciosa, que ha realizado en San José Guyabal, que Reyes fue galardonado la semana pasada como el Entrenador Destacado del Año durante la entrega de la Espiga Dorada 2018.   

– La noche de las Espigas, ¿llegó con expectativas ganadoras?

Sí, sabía que estaba nominado; pero no sabía quién ganaría, porque en El Salvador hay muy buenos entrenadores deportivos. Ser nominado por mi federación ya era muy valioso para mí, por significar que el trabajo desarrollado en el transcurso del año no había sido ignorado. De tal manera que, aunque no ganara la Espiga, estaba satisfecho con el apoyo federativo y la validez a la labor realizada. Considero que la federación ha respaldado constantemente mi trabajo y me alegro mucho.

– ¿Qué sintió cuando escuchó su nombre como el ganador?

Me sorprendí, me alegré y rápido me puse de pie. Cuando empecé a caminar, no encontraba el camino hacia la tarima. Quería saludar a toda la gente que en el trayecto iba reconociendo. Escuché algunos aplausos, logré mirar algunos rostros de alegría de conocidos y de atletas. Es que los verdaderos amigos sienten gozo por el éxito de los amigos. Es esto lo más bonito que se siente al caminar para recibir el premio.

– ¿Su noche hubiese sido perfecta si también su alumno Gilberto Menjívar hubiera ganado la Promesa del Año?

Sí, hubiese sido bueno que Gilberto ganara también, pero no fue así. Creo que este resultado nos obliga a intensificar el trabajo para ser más convincentes la próxima vez. Hemos tenido el aprendizaje y la convicción de que se puede vencer en la alta competencia y esto nos refuerza la motivación para continuar el trabajo con Gilberto y otros marchistas que siguen sus pasos en el equipo.

– Con los pies en la tierra, ¿tenía Gilberto los resultados para ganar el premio Promesa del Año?

Sí, y estaba entre los nominados. Sus mejores resultados fueron la medalla de bronce en el Premundial de Monterrey y el quinto lugar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, ambos históricos para el atletismo nacional. Pero quizá el jurado tomó en cuenta la cantidad de medallas que ha ganado Steiner, quien compite en varias pruebas y nosotros solo en marcha. Sin embargo, respetamos el criterio y la decisión del personal que tuvo a su cargo la votación. Reconocemos el alto nivel de Víctor Steiner y el trabajo de su entrenador, Óscar López.

– ¿Qué significa para el gremio de entrenadores el galardón que se le fue entregado?

Para mí significa que el país nos apoya. Que ya no nos ignoran y nos motiva para continuar esforzándonos en el trabajo por formar atletas de alto nivel, desde las categorías infantiles. Además, es un compromiso para seguir dándole triunfos al país.

– ¿Qué le pareció estar entre la gran familia del deporte salvadoreño?

Es muy placentero compartir entre salvadoreños que son un ejemplo para la sociedad. Prácticamente, fue una reunión de ganadores, constituyendo un honor y un privilegio estar entre los invitados y, mucho más, entre los ganadores. Conocer e interactuar con personalidades del deporte y la prensa deportiva fue una experiencia muy enriquecedora e inspiradora y me emocioné mucho cuando escuché que estaba presente Carlos “Famoso” Hernández, el único campeón mundial de El Salvador.

– ¿A quién o quiénes le dedica esta victoria?

Hay un largo listado de amigos anónimos que nos han ayudado desde que inicié este proyecto y es más grandioso que lo hacen de corazón, sin esperar nada a cambio. A todos ellos, gracias por todo.

– Como entrenador, ¿cuál en su mensaje para sus colegas y atletas, en general?

Que la base de todo es el trabajo. Hay que hacer de lado la idea de buscar lo fácil o un atajo para sentarse a esperar una oportunidad. Hay que creer que se puede llegar muy alto.

El Salvador es un país muy grandioso y hay que borrar la idea de que es un pulgarcito, porque no lo es y yo sé que hay una generación de jóvenes atletas con pensamiento ganador que contribuirán a cambiar esta idea.

– Nuestro deporte vive muchas dificultades, ¿por dónde podríamos empezar para cambiar esa realidad?

Cambiemos la idea de que el deporte no sirve para nada y que es una pérdida de tiempo. Por ejemplo, en algunas escuelas los profesores consideran el deporte como algo negativo y no les dan permiso a los alumnos para ir a entrenar y menos para asistir a competencias. Esa mentalidad debe cambiar, porque es retrógrada y frustra a muchos jóvenes. Por eso, la función social de la FESA es muy destacable, ya que a través de los años ha demostrado, con buenos resultados, que el estudio y el deporte son integrales.

– 2019 será un año de transición para su alumno, Gilberto Menjívar; ¿qué planes tienen para ir en busca de un boleto olímpico?

Nos planteamos estar entre los primeros lugares de los principales eventos juveniles panamericanos de Marcha y, a finales del año, iniciar la búsqueda de la marca mínima clasificatoria para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. También, estar en condiciones de pelear medalla en el Mundial de Atletismo Juvenil 2020.

La transición de los diez a los veinte kilómetros la iniciaremos a finales del otro año y nos proponemos trabajar fuerte para ser protagonistas en los Juegos Olímpicos de 2024.

Ver también

¡Apenitas!

Alianza se impuso 1-0 a Chalatenango y se mantiene en la lucha por el liderato. …