web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Editorial » De regreso al trabajo
De regreso  al trabajo

De regreso al trabajo

Los capitalinos en particular, y los empleados públicos en general, así como algunos sectores de la empresa privada, gozaron de las tradicionales fiestas “agostinas” la semana pasada, dedicadas al Patrono de El Salvador, en las fechas 5 y 6, y las fiestas patronales de San Salvador, que van del 1 al 6 de agosto.

Hoy, de nuevo en el trabajo, es necesario hacer un recuento de lo que hay que hacer en lo que falta del año (cuatro meses) tanto en lo concerniente al tema de familia como en términos de país, en lo político, económico y lo social.

Nos fuimos a las vacaciones con dos resoluciones peligrosas para el país, de parte de cuatro nefastos abogados que conforman la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. Una de las resoluciones fue el impedimento a que se suba del 45% al 50% el uso de los fondos de los pensionados para Certificados de Inversión Previsionales (CIP), y la otra, la declaración de inconstitucionalidad al Presupuesto General de la Nación 2017.

A esas resoluciones perversas y desestabilizadoras hay que darles pensamiento, es decir, como se van a afrontar esos caprichos de los cuatro magistrados, para no caer en el abismo al que han querido llevar al segundo Gobierno del FMLN.

Sobre el tema de pensiones, que es el más delicado, el Presidente Salvador Sánchez Cerén anunció en cadena de Radio y Televisión, tras conocerse la resolución de la Sala, que se tomarían medidas y esperaban el acompañamiento del pueblo.

El Presidente Sánchez Cerén, no solo debe enfrentar el tema de las pensiones, tras la perversa resolución de Sala, sino también la inconstitucionalidad del presupuesto general de la nación.

El país, con las resoluciones políticas e interesadas de la Sala de lo Constitucional ha caído en la más grande zozobra de toda su historia política económica y social, que no solo quiere de un equipo de Gobierno con mente fría y sensatos, sino que también arriesguen, en el sentido de que si hay que plantear y tomar medidas extremas, por el bien del país, hay que hacerlo.

Ahora, bien, cualesquiera medidas que se tomen es necesario el acompañamiento del pueblo, del partido y de los verdaderos sectores democráticos y progresistas. Por eso es que debe replantearse el Diálogo entre el Gobierno y el pueblo, y de paso, una estrategia de comunicaciones que responda a la actual situación de crisis, sino que de emergencia.

El regreso de vacaciones debe servir, entonces, para que Gobierno, partido y pueblo, busquen las mejores soluciones a la crisis suscitada por la Sala de lo Constitucional en contubernio con el partido ARENA y la oligarquía criolla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: