web analytics
sábado , 23 junio 2018
Inicio » Opiniones » Reflexión a los militantes y seguidores del FMLN

Reflexión a los militantes y seguidores del FMLN

Carlos Argueta

El resultado de las elecciones del 4 de marzo hay que verlo con perspectiva histórica. La dinámica de la vida, de la historia y la lucha política es de altas y bajas. Es imposible ganarlas todas y siempre. Eso no ocurre nunca.

Las victorias sirven para avanzar y las derrotas para ajustar el pensamiento y la estrategia. Ambas, éxitos y adversidades, son positivas y necesarias.

Así como tampoco hay que perder la sensatez en la victoria, tampoco en la derrota hay que perder la moral y la lucidez.

No se dejen llevar por las voces que en la derrota les piden atacarse entre Ustedes y piden cabezas que caigan. Son las voces de los que nunca estuvieron con Ustedes y hoy quisieran verlos vencidos.

Que su partido tiene muchos errores y defectos que corregir. Cierto, muy cierto. Pero no hay partido político ni organización humana, de cualquier ideología, que sea perfecta. Trabajar en mejorar y perfeccionar su Partido debe ser una tarea de siempre.

Por circunstancias de la vida ya no soy un militante del Frente. No necesito serlo. Mi corazón, que participó en aquel frente guerrillero y contribuyó a que naciera como partido, sigue y seguirá con la bandera roja y blanca por siempre. Y estará siempre allí en memoria de miles.

En los últimos 42 años de vida consciente he visto innumerables victorias y derrotas. Éxitos y adversidades. Ambas caras de la misma moneda, son parte necesaria del proceso general de avance.

Hubo momentos peores. Pero el Frente siempre se levantó. Siempre salió adelante. Cayeron militantes, se fueron otros. Pero sangre nueva siempre llegó.

No creo que el problema del Frente sea el de una cúpula anquilosada. También hay mucha gente nueva y lúcida. En todos los partidos se necesita la justa y necesaria combinación de los viejos experimentados con las visiones jóvenes.

No es lo mismo una derrota que un resultado no favorable. Ojo. Son dos cosas muy distintas.

El resultado no favorable del 4 de marzo es parte de la permanente lucha entre fuerzas progresistas y conservadores que mueve la historia. Es la dinámica permanente entre reformas y contrarreformas, revoluciones y contrarrevoluciones. Basta leer un poco de historia para confirmarlo.

Mantengan la unidad. No desmayen. Sacúdanse el polvo del tropezón. Y sigan con firmeza hacia adelante. Pongan mucho e intenso empeño en cambiar, corregir y mejorar todo lo que se deba. Y háganlo sin lastimarse entre Ustedes. Sigan adelante. Muchas victorias y adversidades les esperan en el continuo devenir del futuro.

A %d blogueros les gusta esto: