web analytics
martes , 19 junio 2018
Inicio » Articulos » Realidad y percepción

Realidad y percepción

José Guillermo Mártir Hidalgo

Daniel Eskibel es un psicólogo y consultor político de origen uruguayo, en “Introducción a la Psicología Política” asevera1, que el ciudadano común toma múltiples decisiones políticas a lo largo de su vida. Pero será el voto la decisión que más efectos le produce.

Expresa que existen varios modelos que explican esa toma de decisión. El primero de ellos, el Modelo de la Caja Negra, se limita a estudiar los distintos tipos de mensajes políticos y analizar las consecuencias de los mismos en el comportamiento electoral. El Modelo de Columbia, que se inicia a partir de los trabajos de Paul Lazarsfeld en la década de los cuarenta del siglo pasado, esboza que el comportamiento del votante es determinado por aspectos sociológicos como clase social, edad, lugar de residencia o pertenencia religiosa. Las decisiones políticas son estables y sólidas. Por lo que las campañas electorales incurren en  pequeña medida en la decisión de voto. El Modelo de Michigan, surge en la década de los cincuenta del siglo pasado en la universidad norteamericana del mismo nombre. Dicho modelo sostiene que las actitudes políticas tiene un mayor peso que las variables sociológicas. La identidad partidaria determina la actitud frente a los diversos temas políticos. El Modelo Comunicacional deriva de trabajos realizados en la Universidad de Columbia, que enfatizan la incidencia de las campañas electorales en la decisión de voto. La comunicación política es decisiva durante el periodo electoral. El Modelo de la Elección Racional parte que el ciudadano toma decisiones políticas, en torno a una elección racional dirigida a satisfacer sus objetivos individuales.

Eskibel propone un modelo más amplio e integrador, el Modelo de la Psicología Política. Dicho modelo sostiene que la clave de la decisión de voto se encuentra en el cerebro humano. Explica que la psicología política estudia la toma de decisiones políticas, las que surgen en una zona de confluencia entre la psicología y otras ciencias humanas y sociales. Es el cerebro humano quien juega un papel decisorio en una campaña electoral. El elector recibe los mensajes de la campaña los cuales decodifica, analiza, archiva, los vuelve a recuperar, los interpreta y los modifica.

El cerebro humano es el campo de batalla de toda campaña electoral. Para ello debe conocer el modo de funcionamiento del cerebro humano. El Cerebro obtiene información de tres fuentes: de la experiencia directa, de las redes de pertenencia social y de los medios de comunicación. Estas fuentes filtran y modelan la información que recibe el cerebro del votante, la cual es distinta a la emitida por el político.

En general, la información política no es prioritaria para el cerebro del votante, ya que las tareas de sobrevivencia son las más primordiales para él. Un factor clave para la información política es la motivación, que hace que esta ascienda a la lista de prioridades del cerebro. El cerebro decodifica la información, siguiendo una mapa de realidad construido por cada persona. El cerebro produce juicios políticos por medio de dos mecanismos: al contacto con la información o con la memoria de información archivada. El cerebro produce una decisión primaria de voto teñida de factores emocionales.

Una de las dinámicas psicológicas más trascendentes para la toma de decisiones políticas es la percepción de la realidad. La percepción no es idéntica a la realidad, son dos mundos diferentes. La percepción humana es un mapa de la realidad, una forma de representación de la realidad. Lo que impulsa al ciudadano en sus opiniones y decisiones políticas es la percepción no la realidad. La percepción no es el hecho mismo, lo que cada ser humano percibe es una versión del hecho. El cerebro edita lo percibido y guarda esa versión editada. Cuando recuerda el hecho, no es el recuerdo del hecho en sí mismo, recuerda la versión editada de su percepción. Recuerda su recuerdo y al recordarlo lo vuelve a editar, cada vez que recuerda el recuerdo construido, trae a su memoria la última edición que hizo el cerebro. La memoria política es una construcción, una reconstrucción, una edición.

El votante tiene tres cerebros: el cerebro humano, la corteza cerebral, base de la inteligencia, la imaginación, la creatividad y la vida psicológica. El cerebro mamífero, el cerebro medio, base de las emociones, los sentimientos, los impulsos y la vida psicológica conflictiva. Y el cerebro reptil, el tronco cerebral, base de la jerarquía, la violencia, el dominio territorial y los rituales y vida psicológica oscura. Hay campañas electorales que trabajan al votante como si no tuviera cerebro. Otras campañas lo trabajan como si el votante tuviera solo corteza cerebral, enviando mensajes racionales y lógicos. Se olvidan del cerebro de mamífero y del cerebro de reptil.

Le emoción siempre gana a la razón. La emoción es un estado afectivo acompañado de cambios orgánicos, que resulta de una reacción subjetiva ante el ambiente. El votante reacciona subjetivamente ante el político y vive un estado afectivo acompañado de cambios en su organismo. Paul Ekman, estudioso de las emociones humanas, señala siete emociones básicas que pueden sentir los votantes hacía candidatos, políticos y partidos: la tristeza, la felicidad, la ira, el desprecio, la sorpresa, la repugnancia y el miedo.

LA EMOCIÓN LE GANA SIEMPRE A LA RAZÓN

En el artículo periodístico “El control mental a través de… la dominación emocional: de cómo todos estamos siendo manipulados con la «crisis del ahora»”, Mike Adams asegura que la “Crisis del Ahora” es un mecanismo psicológico utilizado por gobiernos y medios de comunicación, para lograr el control absoluto de la población2. Esta crisis consiste en el bombardeo interminable a la población, a través de los medios de comunicación, de crisis artificiales. La idea es que el sistema nervioso del público esté conectado y centrado en amenazas inmediatas, así nunca podrá tener un respiro mental y aplicar la lógica, la razón o el contexto histórico.

La lógica es el enemigo de los propagandistas y la visión de futuro no se tolera porque ambos revelarían inevitables fracasos de las políticas de hoy en día. Con el pasado borrado de la mente de las masas y el futuro fuera de límites, la “Crisis del Ahora” se convierte en la única realidad psicológica. Cada crisis está estructurada para evocar un estado mental emocional, que apaga la razón y el pensamiento crítico. Una vez logrado esto, las mentes de las masas son bombardeadas con cualquier mensaje político como programa. Cuanto mayor sea la intensidad emocional de la crisis, más desconectada toda razón de la mente pública. Así corporaciones y gobiernos pueden convencer a la gente a tomar decisiones que violan sus propios intereses.

Al atrapar a la gente en la “Crisis del Ahora”, el pensamiento crítico es anulado y reemplazado por estados emocionales primarios fáciles de manipular y controlar a través de una estrategia de propaganda mediática. La verdad detrás de la propaganda es irrelevante, lo que importa es su impacto emocional. Por eso, los medios de comunicación libran repetidamente el miedo imaginario en la cabeza de las masas.

En “Homo Videns: la sociedad teledirigida”, el politólogo italiano Giovanni Sartori expresa3, que el mundo en que vivimos se apoya en el video-niño, el cual ha sido educado en el tele-ver y consecuencia de ellos es el video-vivir. Señala que la televisión ha empobrecido el aparato cognoscitivo al homo sapiens.

Dice que el hombre video-informado es incapaz de comprender abstracciones.

Apunta que uno de los aspectos del poder del video es la video-política. La televisión tiene un efecto regresivo en la democracia, ya que debilita su soporte: la opinión pública. Opinión es un “parecer” sobre lo cual no se requiere prueba. La opinión pública es una exposición a flujos de información exógenos. Es decir, es una opinión “hetero dirigida”. La videocracia, es una fábrica de opinión “hetero dirigida”. Por consiguiente, los sondeos son respuestas a preguntas, quien responde se siete forzado a dar una respuesta improvisada, dependiendo del modo que se formuló la pregunta.

Para Sartori, los sondeos son instrumentos de demo-poder, son expresión del poder de los medios de comunicación sobre el pueblo. La video-política personaliza las elecciones y tiende a destruir al partido. La televisión favorece la política dirigida reducida a episodios emocionales. La racionalidad está retrocediendo por la política emotiva provocada por imágenes. El video-ver desactiva nuestra capacidad de abstracción. Y el demos es dirigido por los medios de comunicación.

SONDEOS: EXPRESIÓN DEL PODER DE LOS MEDIOS SOBRE EL PUEBLO

En El Salvador, la derecha empresarial y política ha logrado, a través de la Sala de lo Constitucional, bloquear las fuentes de financiamiento al Gobierno de Salvador Sánchez Cerén. El desfinanciamiento del Estado ha llevado al gobierno a asumir disposiciones incómodas como la modificación del escalafón a los trabajadores de salud y la eliminación de subsidios de luz, agua y gas propano a muchas familias. Aunque hubo un aumento en el salario mínimo, este fue insuficiente para atenuar el aumento de los productos de la canasta básica promovido por la estructura económica4.

Estas medidas antipopulares han sido aprovechadas por los medios hegemónicos de comunicación social, ligados a la derecha empresarial y política, para utilizarlos como “Crisis del Ahora”. La violencia y la inseguridad es otro tema utilizado dentro del mecanismo psicológico de la “Crisis del Ahora”, a pesar de la disminución de los homicidios como producto de las medidas extraordinarias aplicadas en el ramo de seguridad pública.

Sartori dice que los sondeos son ecos de la voz de los medios de comunicación. Así debe interpretarse la última encuesta efectuada por el Instituto Universitario de Opinión Pública  (IUDOP), de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA)5, quien afirma que hay un descenso en los niveles de aprobación gubernamental en el tercer año de Gobierno de Salvador Sánchez Cerén. Siendo  esta la evaluación más baja, desde que tomó posesión en el dos mil catorce, su nota fue de cuatro punto setenta y nueve sobre una escala de cero a diez. El IUDOP especifica que ha permeado el descontento y el malestar ciudadano. Hay preocupación por la seguridad pública y reclamos en materia económica por la incertidumbre de las finanzas del Estado y la reducción de algunos programas sociales. A la vez, hay una percepción de corrupción en las esferas estatales.

En esta encuesta, el cincuenta y nueve punto dos por ciento de los interrogados se mostró a favor de otra fuerza política de izquierda distinta al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el sesenta y cuatro punto siete por ciento, por el surgimiento de otro partido de derecha diferente a Alianza Republicana Nacionalista (ARENA). El veinte punto tres por ciento de los abordados votaría por ARENA y el diecinueve punto nueve por ciento votaría por el FMLN. Pero el sesenta y ocho punto uno por ciento de los encuestados no desean el retorno de ARENA al poder. Prácticamente hay un empate técnico en la intención del voto y un descontento ciudadano hacía los principales partidos políticos del país, aunque, el rechazo es mayor hacía el partido de la oligarquía salvadoreña. Esto es una muestra del fracaso de los medios hegemónicos de comunicación en remozar la imagen de ARENA. Por eso estos se han decantado por impulsar a un video-líder, sabiendo la importancia de los rostros, por eso su apalancamiento al empresario Carlos Callejas.

1 Eskibel, Daniel. Introducción a la Psicología Política. En: maquiaveloyfreud.com/?dowload_id=e00e71f2c82bfe9c689e95aae82f12

2 Adams, Mike. El control mental a través de…la dominación emocional: de cómo todos estamos siendo manipulados con la “crisis del ahora”. En: http://www.bibiliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_mindcon82.htm

3 Sartori, Giovanni (1998). Homo Videns: la sociedad teledirigida. Buenos Aires: Taurus. En: centromemoria.gob.co/wp-content/2013/11/Homo_Videns_La_sociedad_teledirigida.pdf

4 Aquino, Germán: El Salvador.-8 años de gobierno del FMLN y 3 de Sánchez Cerén: agudización de la crisis económica y social. En: http://elsoca.org/index.php/america-central/el-salvador/4397-el-salvador-8-anos-de-gobierno-del-fmln-y-3-de-sanchez-ceren-agudizacion-de-la-crisis-economica-y-social

5 Instituto Universitario de Opinión Pública. Los salvadoreños evalúan el tercer año de gobierno de Salvador Sánchez Cerén. Boletín de Prensa. Año XXXI, No. 3. En: www.uca.edu.sv/iudop/wp-content/uploads/BOLETIN-2017-3.pdf

A %d blogueros les gusta esto: