web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Promueven en Congreso de Estados Unidos impeachment contra Trump
Promueven en Congreso de Estados Unidos impeachment contra Trump

Promueven en Congreso de Estados Unidos impeachment contra Trump

Washington/PL

El representante demócrata Steve Cohen planea introducir en el Congreso estadounidense artículos de impeachment (juicio político) contra el presidente, Donald Trump, cuando hoy el 40 por ciento de los norteamericanos, según un sondeo, apoya esa alternativa.

De acuerdo con el legislador, la iniciativa será presentada en el Capitolio el próximo mes tras el receso de la Cámara baja, cuya mayoría, como en el Senado, es republicana.

Cohen manifestó ayer en conferencia de prensa que entre las razones para acusar al jefe de Estado se incluyen sus posiciones para obstruir la justicia y las inadecuadas influencias financieras externas.

También, a juicio del congresista, Trump mostró falta de liderazgo con respecto a los hechos de violencia acontecidos el pasado 12 de agosto en la ciudad de Charlottesville, Virginia.

La decisión de ese territorio de remover una estatua del general confederado Robert E. Lee provocó que representantes de la llamada derecha alternativa, neonazis y miembros del Ku Klux Klan, se congregaran en defensa de sus ideologías.

Tal concentración provocó enfrentamientos con grupos antirracistas, que dejaron sin vida a Heather Heyer, de 32 años de edad, y una veintena de heridos.

Para diversas voces, la reacción presidencial de condena a esa tragedia llegó tarde, y otros comentarios del gobernante, como hubo ‘culpa de ambas partes’, y su no mención explícita a los movimientos de ultraderecha presentes en el lugar provocaron disímiles críticas.

Según reportes de prensa, es muy probable que la propuesta de Cohen muera al llegar al Capitolio debido al dominio de los republicanos, pero para el legislador simboliza un voto de no confianza.

No hay nada más importante que la democracia, y la democracia está en riesgo con este hombre como presidente, afirmó.

El pasado 12 de julio, el también representante demócrata Brad Sherman presentó de manera oficial un artículo de juicio político contra Trump.

Sin embargo, Sherman reconoció que archivar ese recurso era ‘el primer paso en un camino muy largo’, y el objetivo tenía pocas posibilidades de éxito en una Cámara baja en la cual los republicanos controlan 46 asientos más que los demócratas.

Agregó en un comunicado que si ‘la incompetencia impulsiva continúa, entonces, eventualmente (muchos meses a partir de entonces) los republicanos se unirán al esfuerzo de destitución’.

Trump atiza el fuego racista

Donald Trump, cuestionado dentro y fuera de Estados Unidos por no condenar enfáticamente hechos de violencia racial, atizó el jueves la polémica al deplorar la remoción de estatuas de personajes que apoyaron la esclavitud, renovando el rechazo en sus propias filas.

Ajeno a las críticas tras una explosiva rueda de prensa el martes, en la que culpó por igual a supremacistas blancos y antirracistas de los violentos disturbios en Charlottesville, el presidente estadounidense consideró una “tontería” el retiro de monumentos de figuras de la Confederación sureña, contraria a abolir la esclavitud y perdedora en la Guerra de Secesión (1861-65).

“Es triste ver la historia y la cultura de nuestro gran país haciéndose trizas con la remoción de nuestras hermosas estatuas y monumentos”, escribió Trump en Twitter, lamentando la pérdida de “belleza” que no podrá ser reemplazada “equiparablemente”.

“No puedes cambiar la historia, pero puedes aprender de ella. Robert E. Lee, Stonewall Jackson — ¿quién es el siguiente, Washington, Jefferson? ¡Qué tontería!”, continuó, en alusión a las estatuas de los generales confederados Lee y Jackson, cuya remoción ha estado en el ojo del huracán.

Trump ya se había referido a los padres fundadores estadounidenses el martes, cuando recordó que tanto George Washington como Thomas Jefferson eran propietarios de esclavos y se preguntó si por eso se debían derribar sus estatuas.

La preservación de estas obras se ha convertido en bandera de supremacistas blancos, neonazis y grupos como el Ku Klux Klan (KKK), que el sábado marcharon por la ciudad de Charlottesville contra los planes de retirar una estatua del general Lee.

La protesta terminó en tragedia cuando un simpatizante neonazi embistió con su vehículo a una multitud de contra-manifestantes, matando a una mujer de 32 años y dejando a otras 19 personas heridas.

Trump tardó 48 horas en condenar los hechos, pero un día después afirmó en una improvisada e incoherente conferencia de prensa que había “gente muy buena” en ambos lados.

Trump cuestionado para gobernar

Propios y ajenos lo fustigaron por su retórica complaciente con la extrema derecha. Pero este jueves, políticos republicanos cuestionaron incluso su idoneidad para gobernar.

“El presidente todavía no ha podido demostrar la estabilidad ni algunas de las competencias que necesita demostrar para tener éxito”, dijo el senador Bob Corker, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Tim Scott, único republicano afroamericano en el Senado, cuestionó el liderazgo de Trump luego de su respuesta a Charlottesville. “Lo que queremos ver de nuestro presidente es claridad y autoridad moral”, dijo.

Por su parte, Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes, pidió que las estatuas confederadas sean retiradas del Capitolio.

“No hay lugar para celebrar la violenta intolerancia de los hombres de la Confederación en los sagrados pasillos del Capitolio de Estados Unidos”, dijo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: