web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » NO A LA DISCRIMINACIÓN

NO A LA DISCRIMINACIÓN

Cristy Roque*

Discriminar es todo acto de separar, excluir y restringir derechos a una o más personas por ser consideradas de segunda categoría. A la discriminación le antecede el estigma, entendido este como el señalamiento y la etiqueta que la sociedad asigna a diversas personas a partir de ciertas características, situaciones o condiciones que se conciben indeseables. La discriminación es la expresión de la desinformación basada en mitos y prejuicios sociales, es la concreción de ese estigma social y es la actitud que se expresa de diferentes formas: rechazo, odio, violencia de todo tipo, llegando a la más cruel e inhumana como es el asesinato. Asimismo, la discriminación se refleja a través de la exclusión y negación de los derechos humanos a toda persona, mediante el diseño y ejecución de políticas públicas emanadas desde las instancias estatales.

Considerando lo anterior, es inaudito que los personajes políticos, responsables de emitir legislación favorable a los derechos humanos de todas las personas sin excepción, impulsen iniciativas de reforma a la Carta Magna que van en contra del principio de la No Discriminación. Por otra parte, también es inaceptable la filosofía y política de las altas autoridades religiosas de acompañar estas iniciativas e inmiscuirse en la cosa pública, rol que no les compete. Por lo que es necesario que el Gobierno tome conciencia que, ante todo, debe regir su actuar desde la visión de un Estado laico.

La Igualdad y la No Discriminación son principios fundamentales de todo Estado laico. El Art. 3 de la Declaración Universal de la Laicidad establece que “la igualdad no es solamente formal, debe traducirse en la práctica política, en vigilancia constante para que no sea ejercida alguna discriminación en contra de las personas en el ejercicio de sus derechos”. Garantizar su cumplimiento no es cosa difícil, simplemente se requiere voluntad política, conciencia y una visión de derechos humanos para darse cuenta que todas las personas somos iguales; por lo que urge traducir la igualdad formal a una igualdad real sin más dilaciones.

* Integrante del Movimiento para una Cultura Laica y la Campaña por la Convención Interamericana de los DD.SS. y DD.RR.

Movimiento por una Cultura Laica (MCL), Correo: [email protected]

Ver también

“Con mis hijos no te metas” la consigna del patriarcado

Alberto Romero de Urbiztondo [email protected] @aromero0568 El sábado 3 de noviembre vimos una marcha en …

A %d blogueros les gusta esto: