web analytics
Página de inicio » Internacionales » Netanyahu sopesa sus opciones de gobierno mientras crecen presiones externas

Netanyahu sopesa sus opciones de gobierno mientras crecen presiones externas

Por Laurent Lozano

Jerusalén/AFP

Benjamin Netanyahu, vencedor de las legislativas israelíes, sopesaba este jueves sus opciones para formar una coalición de gobierno, guardando silencio frente a las presiones ejercidas por estadounidenses, europeos y palestinos.

Después de la actividad frenética de los últimos días, su agenda pública se ha vaciado por primera vez desde hace tiempo: con el recuento de votos casi definitivo confirmando su triunfo y las especulaciones sobre el reparto de carteras ministeriales ya en marcha, Netanyahu parece haberse retirado para trabajar de forma discreta.

Salvo sorpresa de último minuto, el hombre fuerte de la derecha israelí será llamado por el presidente Reuven Rivlin a asumir su tercer mandato como primer ministro, (el cuarto, contando la legislatura de 1996-1999).

La presión de Occidente se cierne sobre Netanyahu. La Casa Blanca lo ha felicitado por su victoria electoral con la boca pequeña, al tiempo que reiteraba su apuesta por la creación de un Estado palestino en coexistencia con Israel, una idea descartada por el propio Netanyahu al final de la campaña electoral.

De forma clara, en un estilo cada vez más frecuente en el contexto de la degradada relación entre Netanyahu y el presidente Barack Obama, Washington expresó su preocupación ante las declaraciones del primer ministro israelí durante la campaña con intención de “marginar” a los ciudadanos árabes israelíes.

La misma jornada electoral, Netanyahu alertaba a los votantes de la amenaza que suponía el que los electores árabes acudieran “en masa” a las urnas.

La lista única de los partidos árabes, otra de las grandes sorpresas de estos comicios, junto con la victoria de Netanyahu, se confirmó como tercera fuerza política, con 13 escaños.

‘Amenazas veladas’

Frente al rechazo por primera vez explícito de Netanyahu a un Estado palestino, la administración estadounidense “reevaluará (su) postura” ante el Consejo de Seguridad de la ONU y podría permitir adoptar una resolución sobre una solución de dos Estados con las fronteras anteriores a 1967.

El bando de Netanyahu no se ha pronunciado oficialmente sobre a las declaraciones de los norteamericanos. Pese a ello, “me habría gustado que el discurso (de Washington) no incluyera amenazas (…) porque cuando hablamos de ‘reevaluación’, es una forma de amenaza velada”, aseguró en la radio pública Gilad Erdan, número dos de la lista de Netanyahu y cuyo nombre suena para la cartera de Relaciones Exteriores.

La Unión Europea y Francia también han empezado a presionar en ese sentido.

Bajo condición de anonimato, una fuente diplomática israelí explicaba esta discreción por la preocupación del momento, que “paraliza” todo: formar una coalición. La misma fuente confió en que hubiera mayor claridad después de anunciar el nuevo gobierno.

Una cuestión de identidad

Netanyahu ganó mostrando su “verdadera cara”, escribió en un editorial el diario Haaretz, diciendo: “Yo soy la verdadera derecha, determinada a defender los valores nacionales, empezando por el odio de los árabes y la oposición a retirarse de los territorios conquistados por Israel en 1967”.

El elector israelí no define su identidad en función del precio de la vivienda o del programa nuclear iraní, sino “en función de su actitud frente a los palestinos, la minoría árabe en Israel y las colonias”.

El presidente palestino Mahmud Abas reiteró que considera imposible alcanzar una solución de dos estados mientras Netanyahu esté en el poder.

El diario Maariv asegura que el primer ministro se reunió en secreto con los dirigentes de los colonos en su residencia en Jerusalén seis días antes de las elecciones y les dijo: “Voy perdiendo. Si pierdo, podéis empezar a hacer las maletas”.

Los resultados casi definitivos de las elecciones han confirmado una victoria clara de Netanyahu y una mayoría potencial de derecha de 67 escaños sobre 120 en la Kneset, indicó la comisión electoral.

El Likud de Netanyahu ha conseguido 30 escaños y la Unión Sionista de Herzog, 24.

Estas cifras quedan sujetas a verificaciones antes de ser publicadas el próximo 25 de marzo.

Ver también

Honduras asegura que retornaron más de 3.400 miembros de la caravana

AFP El gobierno hondureño aseguró que 3.433 personas que se habían unido a la caravana …

A %d blogueros les gusta esto: