web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » ¿NAYIB BUKELE, PRESIDENTE POR LA GRACIA DE DIOS?

¿NAYIB BUKELE, PRESIDENTE POR LA GRACIA DE DIOS?

Alberto Romero de Urbiztondo

Twitter: @aromero0568

El presidente Nayib Bukele participó el 7 de noviembre en la inauguración del Congreso de COICOM, la Confederación Iberoamericana de Comunicadores, Pastores, Lideres y Medios Masivos Cristianos. En su intervención hizo afirmaciones que es importante analizar. Explicaba a los participantes, los antecedentes de su elección y cómo utilizaron  diversas instituciones del Estrado para boicotear su candidatura presidencial. Una información importante para explicar la fragilidad y posibilidad de manipular instancias del Estado para favorecer sectores de poder. Sin embargo, cuando interpretó las razones por las que logró presentar su candidatura, afirmó que “cuando Dios decide algo, nadie puede contra eso“, recuperando la fórmula de los monarcas que invadieron y colonizaron El Salvador: “Rey por la gracia de Dios”.

Independientemente de las creencias personales del presidente, totalmente legítimas, así como del interés político de ganarse a la audiencia evangélica para recibir su apoyo en las próximas  elecciones, estas afirmaciones son peligrosas, en especial por dos razones. En primer lugar, porque se presenta como el ungido por la divinidad para ser presidente. Atacarlo significa atacar los designios de la divinidad. Es la argumentación utilizada por las monarquías para legitimar su poder. La instauración de las Repúblicas, reivindicaron que dejamos de ser súbditos de un monarca para convertirnos en ciudadanos y que el poder de los gobernantes proviene del pueblo.

En segundo lugar, afirmar que todo lo que ocurre es designio de la divinidad, justifica que los problemas de pobreza, desigualdad, enfermedad, o vulnerabilidad no tengan causas económicas, sociales o políticas, sino que son “castigos” o “pruebas” que impone la divinidad por no cumplir rituales y normas religiosas. Ante ello nada se puede hacer, de nada serviría demandar al Gobierno, pues todo lo que pase dependerá de las decisiones de la divinidad, no siendo responsables los gobernantes, pues sucede porque la divinidad así lo quiere, ella tiene su “plan” para el país.

Recordemos que somos República, con autonomía entre el Estado y las iglesias y en las que el pueblo es el soberano que elige a sus mandatarios para gestionar con justicia y equidad la sociedad.

Ver también

LEY DE AGENTES EXTRANJEROS EN EL SALVADOR, ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL E IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA

647 LIBRES COMO EL PENSAMIENTO Miguel Ángel Dueñas Góchez* El 9 de noviembre del presente …