web analytics
Página de inicio » Nacionales » Mujeres en emprendimientos llenos de color e historia
María Nieves Méndez enseña a un grupo de 32 artesanas entre niñas, adolescentes y jóvenes, para confeccionar bordados y tejidos, como el emprendimiento de la comunidad Itamaura, para fortalecer la organización social y mejorar la economía de las familias. Foto Diario Co Latino/Alfredo Carías

Mujeres en emprendimientos llenos de color e historia

Gloria Silvia Orellana
@GloriaCoLatino

Las inmaculadas mantas salpicadas de flores, pájaros y árboles de colores intensos, compiten con los bordados y tejidos en crochet de morrales, gorros y zapatos de bebés, que surgen de las manos de este grupo de jóvenes mujeres, de las comunidades Itamaura, Obraje Nuevo, de San Pablo Tacachico, departamento de La Libertad.

Es un grupo de 32 mujeres artesanas que no solo trabajan estos tejidos, sino también la confección de hamacas que han ido aprendiendo de los conocimientos de María Nieves Méndez y Pedro Juan Laínez, originarios ambos de Villa Victoria, Cabañas, y que por el conflicto armado eligieron su nuevo asentamiento en la comunidad Itamaura, en San Pablo Tacachico, La Libertad.

Los ecos de la violencia del conflicto armado en la masacre del río Lempa, 1981, mientras huía junto a su familia para salvar sus vidas, forman parte del pasado de María Nieves Méndez, quien afirmó, que sin importar esa situación que los llevó por doce años a vivir como refugiada, le permitió construir un modo de “escape” a las tensiones de la guerra.

“Mi mamá me enseñó a bordar cuando era una niña y estuve con mi familia en Mesa Grande, Honduras, como refugiada, tenía 10 años cuando nos salimos del caserío San Felipe de Cabañas, allí me entretenía. Y porque pese al dolor que pasamos y vivimos, podía crear cosas bonitas en los bordados. Y también nos sirvió para aprender a ser más organizados como una comunidad. Nos íbamos a estudiar y luego llegaban unos señores, que nos enseñaron a tejer hamacas y mi mamá me enseñó crochet y a bordar”, recordó.

En retrospectiva, María Nieves expresó que al formar la Comunidad Itamaura, comenzaron a trabajar de manera organizada, algunos líderes se acercaron a ella para encomendarle la enseñanza del bordado, el tejido y el crochet, a una nueva generación. Una petición que la confortó y aceptó de inmediato para formar el grupo de bordadoras que aspiran a fortalecerse como emprendimiento y poder comerciar los productos que producen este grupo de niñas, adolescentes y jóvenes.

Jóvenes de la comunidad Itamaura realizan sus bordados para confeccionar manteles, pañuelos, tapetes y tejidos como gorros, centros de mesa, morrales y bolsos, para ofertarlos. Foto Diario Co Latino/Alfredo Carías

“Recuerdo que organizaciones internacionales nos protegieron y nos llevaron a Mesa Grande, y al repatriarnos, no regresé con mi familia a Cabañas, porque ya estaba acompañada y me vine para La Libertad. Y entonces, me dijeron que si quería enseñarles a las jóvenes de la comunidad, y acepté, comenzamos nuestra iniciativas y ahora esperamos que nos ayuden a promocionarlo, queremos salir adelante como comunidad”, afirmó.

Los bordados que elaboran estas artesanas, explicó María Nieves, tienen un nivel de dificultad por los rellenos, por la mezcla de los colores o por la creación de armonías visuales en sus moldes”. Claro, ellas pueden tardarse por cuestiones de los quehaceres del hogar, entonces, cuesta un poco dedicarle todo el tiempo al bordado, cuando nos queda tiempo y pueden ser hasta diez días”, indicó.

Pedro Juan Laínez Hernández, líder comunitario de Itamaura, un tejedor de hamacas, inició desde hace seis años atrás talleres para jóvenes de la comunidad, en busca de nuevas formas de generar oficios, autoempleos e ingresos para las familias.

“A mí, me enseñó un señor amigo de la familia, antes de la guerra, luego nos fuimos doce años a Mesa Grande, donde estuvimos refugiados. Yo tenía 34 años, fue el conflicto, vivía en Villa Victoria, Cabañas, cuando nos tocó huir hacia Mesa Grande con mi familia. Tuvimos que hacerlo porque en ese entonces, la Fuerza Armada llegaba a los cantones a matar gente, a quemar los cultivos y destruir las casas, sino huimos no estaríamos aquí contándolo”, reseñó.

Del abrumador pasado colmado de violencia, Pedro Juan recuerda como la organización en Mesa Grande, el acompañamiento de la Iglesia católica, y la disposición de la gente le permitieron seguir aprendiendo y enseñando en su experiencia como refugiado.

“Éramos 600 personas que tratamos de cruzar el río Lempa, cuando hicieron una gran matazón, bombardearon y también del otro lado del Lempa. Cuando llegamos a la aldea de Los Hernández hubo gente que batalló, tres días y sus noches, buscando el momento para pasar y también, la gente que administraba en ese tiempo la presa del Guayabo, lo que hicieron fue abrir las compuertas y mucha gente se ahogó por el desborde del río, fue una amarga experiencia. Conocíamos mucha gente de la Iglesia católica y organizaciones internacionales y ahora quisiéramos hermanamientos y tener la oportunidad con otros países y lograr promover nuestros productos y desarrollar nuestros emprendimientos”, acotó.

Felicia Mijango, presidenta de la Asociación Unión de Comunidades de El Salvador (UCRES) y parte de la Asociación por el Desarrollo (CRIPDES), trabajamos con la comunidad Itamaura, que consideró de las comunidades fundadoras de UCRES, que ha venido trabajando por décadas la organización comunitaria.

“Vamos a presentar este proyecto de Artesanías de Itamaura, donde jóvenes mujeres y adultos mayores se han involucrado de lleno en este proyecto. Esta es una iniciativa impulsada por la ADESCO, en aquel momento electa, el proyecto venía para poder tener cultura de paz y prevención de la violencia, que en la comunidad haya un espacio para los niños, las niñas, las mujeres y adultos mayores, que puedan dar a conocer la historia de la comunidad y donde estuvieron refugiados en Mesa Grande, Honduras, aprendiendo lo que es el bordado y la elaboración de hamacas, bolsos de crochet, morrales, y bordados para manteles y tapetes y otro tipo de cosas que se hacen con hilo y cáñamo”, manifestó.

Ver también

Christian Guevara de NI reacciona ante la revelaciones de El Faro

Diana Aguilar Samuel Amaya @DiarioCoLatino A raíz de un reportaje periodístico investigativo de parte del …