web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Nacionales » ¡Monseñor Romero: Padre, Profeta, Beato!
¡Monseñor Romero: Padre, Profeta, Beato!

¡Monseñor Romero: Padre, Profeta, Beato!

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

“Podrán matar al Profeta, pero su voz de Justicia No”, cantó el pueblo en el que resucitó Monseñor Oscar Romero, de diversas comunidades desde Jiquilisco, Santa Tecla, Ciudad Delgado, y Santa Ana. Grupos de evangelización de diversas iglesias acompañaron el retorno de la imagen del Profeta Mártir, proveniente de la Ciudad de Los Ángeles, Estados Unidos.
El Aeropuerto Internacional “Monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdámez”, en su plaza “La Bondad”, el Consejo Romerista Intersectorial El Salvador (CRIES) realizaron un “Encuentro Ecuménico”, que convocó a la Iglesia Católica, la Iglesia Católica No Romana, La Iglesia Luterana y la Iglesia Episcopal, para celebrar la llegada de la imagen de Monseñor Romero.

“El acompañamiento de Monseñor Romero con los más necesitados, con los más vulnerables como son los migrantes y para nosotros y otras organizaciones que nos aglutinamos en CRIES, queremos a unos días de su Centenario, proclamar que Monseñor Romero no ha muerto; que no estamos solos, que él nos acompañara en nuestro camino, porque somos una Iglesia Peregrina y hemos tomado el camino de Monseñor Romero que es, la vida de Jesucristo”, afirmó el Obispo de la Iglesia Católica no romana “El Magnificat”, así como la organización “Amigos de Romero”.
Desde abril de 2015 la imagen de Monseñor Oscar Romero realizó la peregrinación “El Paso de la Persona Migrante”, luego de recorrer Guatemala, México y Estados Unidos en la búsqueda de la sensibilización de los que salen del país, en busca de cambios para sus vidas, pero sufren en todo el recorrido.
El sofocante calor en el municipio de Comalapa, La Paz, no fue suficiente, para desanimar a los feligreses que peregrinaron por unos cuantos kilómetros desde la Plaza de la Bondad, en la terminal área.
Flora Barrera, con 75 años de edad, llegó desde la Colonia Utila, Santa Tecla, La Libertad, ayudada de una andadera, la que le permitió peregrinar todo el camino.
“Yo lo quiero, le tengo fe, fue un hombre que vivió para nosotros los más pobres entregando todo, hasta su vida y eso debemos respetar”, opinó.
Las banderas blancas y amarillas que representan al Vaticano, así como, los afiches, botones y cánticos se fueron uniendo en la peregrinación; donde participaron adultos, jóvenes, adolescentes y niños, que junto a sus padres caminaron al lado de la imagen de Monseñor Romero.
“Nosotros agradecemos que el Papa nos haya beatificado a Monseñor Romero y que haya hecho Cardenal a Gregorio Rosa Chávez, porque son personas que han estado siempre con nosotros los pobres. Habrá una peregrinación a Ciudad Barrios y no importa que estemos viejitos iremos por Monseñor Romero”, expresó María de Jesús Ávila, de San Sebastián Salitrillo, Santa Ana.
“La Voz de los sin Voz”, señaló Dinora Perdomo, de Jiquilisco, al manifestar que fue un sacerdote devoto y entregado con su rebaño, que estaba sufriendo violencia en ese momento, de su vida como Arzobispo de San Salvador.
“¿Qué por qué peregrinamos por él?, recordemos que él siendo Arzobispo peregrinó a muchos cantones, caseríos, barrios y colonias y pudo ver la pobreza y dolor de su gente pobre. Y nos llama mucho la atención, que el país se quede un poco corto, en la celebración para un hombre que dio su sangre por los demás, e hizo crecer a El Salvador
permitiéndole vincularse con nosotros los pobres”, indicó Perdomo.
Al “Encuentro Ecuménico asistió el Nuncio León Kalenga, quien llamó a la feligresía a buscar el camino de Jesús, que siguió el Beato Monseñor Romero y siempre dando lo mejor de cada uno, para construir un mundo más justo.
“Nosotros tenemos gran amor por el Beato Oscar Romero y aquí en esta plaza, que se llama la Bondad, recordemos que Dios es bondad, es amor, es misericordia, perdón y justicia, todo esto lleva a Dios”, reflexionó Kalenga.

Asimismo, invitó a peregrinar a Ciudad Barrios, San Miguel, tierra natal del Pastor Mártir para fomentar el fervor y la fe para Monseñor Oscar Arnulfo Romero.
“Para mí, Monseñor Romero fue cercano a nosotros, a su pueblo sobre todo a nosotros que vivimos momentos duros de pobreza, fue él quien nos escuchó siempre buscaba justicia. Un gran hombre que ahora nos protege desde el cielo”, expresó Blanca Posada.

A %d blogueros les gusta esto: