web analytics
Página de inicio » Internacionales » Mayoría legislativa de López Obrador: ¿esperanza o nueva hegemonía en México?
Presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador. [Foto Alfredo Estrella / AFP]

Mayoría legislativa de López Obrador: ¿esperanza o nueva hegemonía en México?

México / AFP

Sofia Miselem

Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien promete cambiar a México cuando asuma la presidencia, gozará de mayoría absoluta en el Legislativo aunque precisará negociar para aprobar reformas constitucionales, algo que, paradójicamente, despierta al fantasma del poder hegemónico que combatió, según algunos expertos.

AMLO, de izquierda, asumirá la presidencia el 1 de diciembre con una sólida legitimidad de 53,19% de los votos, lo que ha despertado esperanzas entre muchos de que se produzca un verdadero cambio en un México sumido en la violencia ligada al narcotráfico, con una economía que no despega y profundas desigualdades.

Será el primer presidente desde las elecciones de 1994 en contar con mayoría absoluta en el Congreso bicameral: el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), su partido, tendrá con sus aliados 307 de 500 los escaños en la Cámara de Diputados y 69 de 128 en el Senado.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) gozó tradicionalmente de esta mayoría absoluta hasta que la perdió en 1997, primer síntoma de que la hegemonía de la que había gozado desde su fundación, en 1929, llegaba a su fin.

“Va a ser el primer presidente (en el México democrático) en tener una amplia legitimidad y ahora tendrá una mayoría legislativa, esperemos que sea incluyente (…) porque con el fin del partido hegemónico se generó una nueva correlación de poderes”, comentó a la AFP Francisco Burgoa, constitucionalista de la UNAM.

Pero para el analista político Francisco Garfias, esta mayoría absoluta, que sería garantía de gobernabilidad en cualquier país, en México evoca los tiempos de la hegemonía.

“Se lanza la alerta de que podamos volver a un Congreso de ‘alza dedos'”, dice Garfias, aunque concede que el discurso del presidente electo es muy distinto al del líder social que encarnó durante años, lo que ha mandado un mensaje “tranquilizador” a los mercados.

Pero insiste: “Por los rasgos autoritarios que ha mostrado en el pasado, podría ‘bajar línea’ a los legisladores para que aprueben todo”.

AMLO se ha comprometido a no imponer su mayoría. “Estamos construyendo una auténtica democracia, no una dictadura”, dijo días atrás ante empresarios.

¿Reformas en riesgo?

La consultora Eurasia Group tomó nota de la mayoría legislativa de Morena. “El riesgo de que se produzcan cambios drásticos aumentará una vez que López Obrador asuma el poder (…), con potenciales cambios impactantes para algunos sectores, especialmente el energético y servicios financieros”, señaló.

El presidente saliente Enrique Peña Nieto, del PRI, construyó acuerdos para pasar ambiciosas reformas constitucionales, como la energética y la educativa, ambas criticadas por López Obrador.

Morena y sus aliados podrán pasar cómodamente leyes o reformas pero para aprobar modificaciones constitucionales requieren una mayoría calificada de 333 diputados y 85 senadores, aunque los votos varían según los legisladores presentes.

El miércoles, AMLO se reunió con legisladores electos de su partido y presentó 12 áreas en las que impulsará reformas, leyes y modificaciones constitucionales.

De la reforma educativa subrayó que se eliminarán o derogarán algunas leyes y propondrá la modificación de un artículo constitucional para garantizar la educación gratuita en todos los niveles.

Otra reforma constitucional que evocó fue la eliminación de los fueros que gozan los funcionarios elegidos y que el presidente pueda ser juzgado por corrupción o violaciones a los derechos humanos.

Propuso que ningún funcionario gane más que el presidente, y él mismo se comprometió a reducir su salario.

También habló de instaurar una consulta para revocar el mandato presidencial luego de tres años de gobierno, así como la creación de otros mecanismos de consulta ciudadana.

Propuso reformas legales para considerar delitos graves y sin derecho a fianza la corrupción, el robo de combustible y el fraude electoral.

En su agenda figura un proyecto para reinstaurar la secretaría de Seguridad, suprimida por el actual gobierno.

No se refirió a la reforma energética, aunque ya ha señalado que se revisarán los millonarios contratos firmados.

Para las reformas constitucionales “la mayoría calificada la podría construir fácilmente en la Cámara de Diputados, se le sumarían los otros partidos de izquierda. En el Senado le faltarían uno o dos, pero podría negociar”, estima Garfias.

¿Judicialización de la política?

En la búsqueda de un equilibrio de poderes, la Suprema Corte ha tenido un papel protagónico en los últimos años y Burgoa anticipa que podría hacer de contrapeso.

“Entre sus facultades tiene una muy importante al momento de aprobar leyes: el control constitucional a través de las acciones de inconstitucionalidad. La oposición reúne la tercera parte (del Legislativo) para presentar una acción” contra alguna ley o reforma, explica.

Pero para Eurasia Group, la oposición a López Obrador, conformada principalmente por el PRI y el conservador Acción Nacional (PAN), “emerge extremadamente debilitada” y por sus profundas diferencias será complicado “organizar una oposición efectiva”.

Ver también

Líderes latinoamericanos ratifican en Cuba solidaridad con Nicaragua

La Habana / PL / AFP Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de El …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: