web analytics
sábado , 26 mayo 2018
Inicio » Salud » Las Vitaminas

Las Vitaminas

Continuación…

La vitamina D permite la absorción intestinal de proteínas y calcio.

La vitamina E interviene en la formación de tejidos y en la fertilidad.

La vitamina K se relaciona, principalmente, con la regulación de la coagulación sanguínea.

Alimentos que contienen vitaminas

Las vitaminas hidrosolubles suelen estar en verduras, frutas, panes, huevos, carnes, pescados, lácteos, cereales y vísceras. Las vitaminas B suelen encontrarse en la mayoría de los alimentos, lo cual brinda una satisfacción constante de esta necesidad vitamínica.

Las vitaminas liposolubles se encuentran en aceites, mantequillas, vísceras, verduras, lácteos grasos, chocolates, cereales grasos y alimentos de soja.

Carencia de vitaminas

La carencia de vitaminas suele ocasionar problemas de decaimiento, anemias, depresiones, estados de ánimo cambiantes, anorexia, amenorreas, problemas en el sistema digestivo, etc.

Es importante consultar a un especialista que determine cuál es la vitamina faltante y que recete la cantidad justa necesario para no cometer el error de pasar de la carencia al exceso. El estudio principal que se realiza es un chequeo sanguíneo para ver qué componentes orgánicos están alterados.

La carencia de vitaminas durante periodos de la vida como el crecimiento o el embarazo son determinantes para toda la vida del niño, por lo que es muy importante hacer consultas y chequeos periódicos para garantizar el buen desarrollo del bebé y el crecimiento óseo y muscular de los niños.

Exceso de vitaminas

Las vitaminas liposolubles se convierten en sustancias tóxicas cuando están en cantidades excesivas acumuladas en los tejidos adiposos y en el hígado.

Las vitaminas hidrosolubles no se acumulan en el organismo y se eliminan rápidamente por la orina, por lo que no se suelen conocer problemas graves debido al exceso de estas vitaminas. No obstante, se han registrado casos de lesiones renales debido al exceso vitamínico y la consecuente sobreexigencia de los riñones para eliminar esta abundancia.

El exceso de vitamina D es el causante de una debilidad general, ya que los músculos se ven afectados por este exceso, pues pierden fuerza. Junto a esto padecemos vómitos y diarreas, con todo lo que esto supone para le organismo. En el caso de la vitamina K su acción en condiciones normales es la de ayudarnos a cicatrizar y parar las hemorragias, pero en exceso puede ser la causante de anemias y hasta cabe la posibilidad de que llegue a verse afectado el hígado por este exceso.

A %d blogueros les gusta esto: