web analytics
Página de inicio » Opiniones » Las capturas masivas

Las capturas masivas

Ética y Política

José M. Tojeira

Las capturas masivas se habían realizado en algunas ocasiones en el pasado, pero nunca con la dimensión y tamaño de las llevadas a cabo en estos casi 20 días de estado de excepción. La exhibición de lo detenidos, generalmente poniendo en primera fila a las personas tatuadas para que la gente identifique a todos los exhibidos como mareros, muestra ya una tónica estigmatizadora contraria a la justicia y  la famosa presunción de inocencia.

La negación de acceso a un abogado, los procedimientos judiciales con reserva, la falta de información a los familiares, parecen más los modos de proceder de una guerra contra el enemigo que de un sistema judicial democrático. ¿Era indispensable en la lucha contra el crimen este modo de actuar tan enfrentado a la normalidad democrática? Algunos podrán decir que sí, insistiendo en que a un golpe sin precedentes de las pandillas (62 asesinatos en un día) había que contestar con otro golpe sin precedentes. La tendencia de muchos a asumir mentalmente como óptima política criminal el viejo adagio bíblico del “ojo por ojo, diente por diente”, parecería darle la razón a las medidas gubernamentales.

Sin embargo, el discurso del ojo y el diente no pasa de ser la peor política criminal que puede implementarse. Y la que tiene consecuencias más desastrosas. Porque la justicia tiene que construirse siempre sobre la verdad de los datos objetivos. Prescindir de la verdad y convertir la justicia en redadas generales, negando además derechos básicos de los detenidos, es reconocer la incapacidad de investigar la verdad y signo de que se renuncia a la justicia en favor de la venganza ciega.

Aspirar que la justicia se base exclusiva y prioritariamente en la venganza contradice todos los avances más serios de la tradición jurídica humanista y, por supuesto, de la tradición cristiana de la misericordia y la solidaridad con las víctimas. Porque la venganza, por muy justa que se quiera presentar, no es mas que una forma de violencia que continúa generando violencia. Y además olvida realmente a las víctimas, que más que venganza, necesitan seguridad y reparación.

Si a la venganza le acompaña además una policía y fiscalía presionados para conseguir cuotas de detenciones y un sistema judicial que no es independiente, obligado a condenar sistemáticamente, la venganza se convierte muchas veces en arbitrariedad y creación de nuevas víctimas. Lo que decía Roberto Sosa (poeta hondureño) hace más de 50 años se está reviviendo en El Salvador: “Entré en la Casa de la Justicia de mi país y comprobé que es un templo de encantadores de serpientes”.

Con frecuencia hemos dicho que los castigos generales son injustos. Lo son en la educación y en todos los ámbitos de relación humana. Si además los castigos se dan preferencialmente en una zonas geográficas marcadas por la marginación y por el olvido de parte del Estado, no hay duda de que  vienen marcados por una especie de racismo económico y social. Demasiadas de las últimas detenciones tienen la dimensión de castigos. Y se ensañan con la gente de bajos recursos. Justos y pecadores van todos en el mismo paquete rumbo a las bartolinas.

Yerran quienes creen que las cárceles, rebajando además la comida y privando del sol y la comunicación, son el remedio para el crimen. Desde hace muchos años, no solo ahora, tenemos unas cárceles profundamente inhumanas, plagadas de hacinamiento, enfermedad e incluso violencia y muerte internas. Y nunca ha resultado que las cárceles hayan podido solucionar el problema de la violencia. Es cierto que la represión puede rebajar momentáneamente la acción criminal. Pero lo único que la combate con eficacia es el desarrollo humano generalizado, la profesionalización de la policía y la Fiscalía, y un sistema judicial independiente y liberado de presiones y corrupción. Con las capturas masivas, un buen número de ellas arbitrarias, como se ha ido comprobando con el pasar de los días, estamos siguiendo exactamente lo contrario del camino inteligente que deberíamos recorrer si quisiéramos realmente erradicar la violencia. Tal vez el número excesivo de guardaespaldas ciega en los poderosos la visión de la realidad.

Ver también

EN EL SALVADOR SE COMETEN CRIMENES DE LESA HUMANIDAD Y LOS QUE DICEN SER ABOGADOS SIN PRONUNCIARSE…

Por Juan Antonio Durán Juez y profesor universitario En esta coyuntura, tan cruel y despiadada, …

2 Comentarios

  1. “Yerran quienes creen que las cárceles, rebajando además la comida y privando del sol y la comunicación, son el remedio para el crimen.”
    Con todo respeto, los asesinatos en lo que va de abril 2022 desde que se implemento el estado de excepción indican lo contrario. Quizás si mencionara datos le ayudaría su posición.
    “…presionados para conseguir cuotas de detenciones…”, “…Justos y pecadores van todos en el mismo paquete…”. El gobierno presenta datos. Se le ruega a la oposición presentar sus datos que incluyan de dónde venimos y en que se a mejorado o empeorado.

  2. calaver politico

    Y que propone mister que las pandillas sigan matando personas onocentes violando descuartizando secuestrando. Favil es criticar el pueblo sufrido esta de acuerdo.aya los que no aman la patria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.