web analytics

LA SEÑORITA TULA

Myrna Solano

Escritora

 

Cuando me inicié en el camino del saber,  una mujer marcó mi infancia desde aquél preciso instante en que llegue a la escuela de mi comunidad. Su nombre era la señorita Tula. Con su voz fuerte y su complexión regordeta hacía suponer que tenía mal carácter pero era dulce y paciente para enseñar, aunque muy estricta cuando se trataba de poner el orden y la disciplina, era amorosa como una madre.

Durante la primera semana de clases le comente que no podría tener el libro Victoria que se necesitaba para aprender a leer, entonces se acercó a mi diminuta figura de tez oscura, sus manos gruesas tomaros las mías, tan frágiles y minúsculas para mis siete años de edad y al tiempo que soltaba una carcajada ruidosa se acercó a mí y dijo: “no te preocupes” “yo te ayudaré y tú vas a aprender como todos ellos” señalándome al resto de mis compañeros de clase. Días después yo muy orgullosa le mostré aquel primer y único libro de cuentos que recibiría en la infancia como un regalo muy preciado de la tía Ana.

Ya tengo un libro le dije: ella lo tomo entre sus dedos y me respondió: Puedes aprender a leer con él, trae una silla, leeremos en los recreos. Casi cuarenta años han pasado pero yo aún recuerdo el humo que con malicia se revolvía y escapaba fragante de su enorme taza de café mientras me enseñaba a leer. Sus dedos guiaron mi lectura palabra por palabra, las silabas las aprendía en el pizarrón. Allí entre dragones y flores yo descubrí a la princesa que llevaba dentro, al genio que debía imitar y quería volar en busca de mi destino. La flor de loto era un enigma en los cuentos que al lado de mi maestra aprendí a leer.

La hermosa pasta brillante y las lindas figuras del libro Victoria no tenían nada que envidiarle a mi hermoso libro de cuentos donde los dragones escapaban de entre sus hojas en busca de los niños perezosos y yo no debía ser uno de ellos, yo quería aprenderlo todo aun cuando muchos dudaban de que pudiera hacerlo. Con mi cuadernito sencillo  de hojas amarillentas y un lápiz en un morralito de hilo de colores emprendí el rumbo del saber, con mis colitas de macho adornando mi espesa cabellera y los zapatitos bien lustrados corría hacia la escuela donde me juntaba con otros niños dispuestos a saber todo lo que se necesitaba para el futuro. El tiempo corrió veloz y al igual que la señorita Tula yo también enseño en las aulas a pesar de que las nuevas generaciones fácilmente olvidan quien les aporta el conocimiento, al maestro que se prepara para que sus alumnos le superen  y lleguen a ser los profesionales que la patria necesita. Como olvidar a la señorita Gertrudis, su tiempo y dedicación extra por enseñarme, como no recordar mi libro de cuentos y el enorme pedazo de semita mieluda que aunque nunca me compartió, fue testigo mudo de mi hambre de saber.

Ver también

¿CÓMO SE PUEDE GOBERNAR UN PAÍS DONDE  EXISTEN MÁS DE 246 VARIEDADES DE QUESOS?

    EL PORTAL DE LA ACADEMIA SALVADOREÑA DE LA LENGUA.       Por …