web analytics

Hexámetro y OuLipo

César Ramírez Caralvá

Escritor y fundador Suplemento 3000

 

Églogas y geórgicas /Publio Virgilio Moron tr. Félix M. Hidalgo, Miguel Antonio Caro, Marcelino Menéndez Pelayo – Madrid: Imprenta Central, 1879 – 368 pág. El documento nos habla de la mitología griega, historia, valores, felicidad, traiciones, el mundo de la antigüedad en versos latinos.
Me parece que sus ramificaciones lingüísticas atrapan incluso al presente, así: la Sexta Égloga v 30: Ni Ródope, ni el Ísmaro famosos/ cuando dulces conciertos armoniosos / La cítara de Orfeo resonaba/ que las florestas tras de sí arrastraba. Pág 42 idem. En su explicación leemos: Rhodope… et Ismarus Orphea… El Ródope y el Ismaro eran dos montes de la Tracia, patria de Orfeo, a quienes este hizo célebres por la fama de su armonía. Orfeo fue hijo de Oeagro rey de Tracia y de la musa Caliope. Sus talentos en materia de religión, adquiridos por sus viajes a Egipto y otras partes, le agregaron la cualidad de pontífice sobre la de Rey. Se le consideraba como al ministro o intérprete de los dioses. Antes de él la flauta era casi el solo instrumento que se conocía; él inventó la cítara y añadió dos cuerdas a la lira: y se le atribuye la invención de los versos hexámetros. Pág 291-292 Idem.
Según Wikipedia: «El hexámetro es un verso de la poesía griega y latina que consta de seis pies formados por dáctilos y espondeos, [ ]o troqueo si es el sexto pie, siendo obligatorio que el quinto sea un dáctilo. Puede presentarse en series de solo hexámetros o bien en parejas constituidas por un hexámetro y un pentámetro; en este caso se trata de la estrofa denominada dístico elegíaco». Hablamos entonces de una forma métrica que implica exactitud, convenios, contracciones, licencias, matemática, algoritmos, etc. pero transformados en palabras, situación que nos une en el tiempo con el OuLipo (acrónimo de «Ouvroir de littérature potentielle», en castellano «Taller de literatura potencial») es un grupo de experimentación literaria creado en 1960 y formado principalmente por escritores y matemáticos de habla francesa, que buscan crear obras utilizando técnicas de escritura limitada (Littérature à contraintes) -wikipedia-
Esta condición de nombrar, experimentar, construir palabras o de-construir conceptos es un evento maravilloso que recuerda la antigüedad, pero también se expande hacia nuevas visiones en nuestra realidad del siglo XXI.
Existe además una vertiente filosófica sobre el tema: Investigaciones filosóficas /Ludwig Wittgenstein tr. Alfonso García, Ulises Moulines – México: UNAM, 2003, donde los versículos 47-51 introducen a los protoelementos conceptuales, pero en esencia son reglas y referencias, lógicas y matemáticas por un sistema llamado lenguaje en métrica limitada.
Las conjugaciones de lenguaje con los modelos antes referidos construyen desde la antigüedad propuestas de variaciones del lenguaje, donde la formación anticonvencional depende del escritor, lector, las comunicaciones o divulgaciones del sistema referido, incluso de la voluntad de ampliar la literatura o sus expresiones hacia universos necesarios. Algunos ejemplos de estas condiciones contractuales son: Gadsby de Ernest Vincent (1939) en inglés sin la vocal «e», La disparition de Georges Perec (1969) en francés sin la vocal «e», en ese rubro se enmarca mi propuesta del libro: Epílogo de luz en el Necronomicón (2017) sin la vocal «a» en castellano, una selección publicada en 1990 en el Suplemento Cultural Tres Mil.

 

 

 

 

Ver también

Hola humano

por Carlos Hurtado