web analytics
Página de inicio » Articulos » Guerra De Piratas, Símil De La Conquista Hispana

Guerra De Piratas, Símil De La Conquista Hispana

José Guillermo Mártir Hidalgo

El historiador español Antonio Espino López, en el artículo “Granada, Canarias, América. El uso de prácticas aterrorizantes en la praxis de tres conquistas, 1482-1557” asevera1, que nadie ha igualado a los romanos en el uso del terror, la crueldad y la violencia extrema con fines político-bélicos y de sometimiento.

El motivo de tales tácticas era infundir en el enemigo una sensación generalizada de terror y desmoralización. La habitual rudeza de los métodos guerreros romanos, era un talento enfatizado al emplear la violencia contra los pueblos extranjeros. Las principales medidas de represalia usadas por las autoridades romanas eran: amputación de manos, esclavización de vencidos, matanzas indiscriminadas, saqueos y arrasamiento de ciudades.

Espino López dice que lo mismo ocurrió en la conquista de América. La conquista hispana de las Indias está exenta, oficialmente, de cualquier comentario profundo sobre los excesos que la guerra arrastra. Para el historiador argentino Rómulo D. Carbia la crueldad, el exceso, la perversidad y el delito no fue la norma, sino, lo excepcional en trasladar a América la civilización del viejo continente. El encomendero español y fraile dominico Bartolomé de las Casas, denunció la sistematización de la crueldad y el uso de la violencia extrema en la ocupación militar de las Indias, por parte de la monarquía hispánica.

Las técnicas empleadas por los españoles para controlar un territorio eran: hacerse de los caciques y matarlos, tomar presos a algunos indios importantes y torturarlos. Cortaban manos, orejas, pies, narices, dedos y pechos, sacaban ojos y le echaban los perros a los indios para meterles miedo. Utilizaban las masacres para dominar la resistencia. El uso y abuso de las indias, como botín de guerra, para hundir psicológicamente al enemigo. Y el apoyo de etnias sometidas por las grandes formaciones imperiales mexicas e incas.

El más importante instrumento de la conquista fueron los propios aborígenes. Grupos indígenas establecieron alianza con el poder hegemónico español, para mantener posiciones de privilegio o para sobrevivir a la caída y ofrecieron decenas de miles de combatientes. El salvajismo del comportamiento militar de los hispanos, se fue exacerbando conforme se enfrentaban a comunidades más numerosas y menos conocidas.

La Cruzada contra los Moros y la Conquista de las Canarias fueron las escuelas en que se formaron los conquistadores de América. La conquista de las Indias comenzó recién acabada la Conquista de los Moros. Y en la Conquista de las Canarias pueden observarse todos los excesos que reaparecerían en las Indias.

La conquista es también una cruzada, pues los conquistadores de las Indias desplegaron el ideario religioso exhibido en la lucha medieval contra el Islam. Los historiadores españoles Manuel Lucena Salmoral y Esteban Mira Caballos disienten que la conquista fuera una cruzada, sino, una Guerra Santa cuyo objetivo principal no era la expansión de la fe, más bien, el deseo de riqueza.

El uso del terror, la crueldad, la violencia extrema, era una urgencia para imponerse sobre un enemigo mucho más numeroso que la propia falange, en cuanto al número de efectivos. Los líderes de las tropas españolas y burócratas del rey, insistían que solo con el uso de prácticas aterrorizantes, podían sojuzgar a las poblaciones amerindias.

USO DE PRÁCTICAS ATERRORIZANTES PARA CONTROLAR TERRITORIOS

Quinientos veinticuatro años después, El Salvador vive una ola de salvajismo caracterizada por decapitaciones, descuartizamientos y violaciones sistemáticas,  por parte de las pandillas Mara Salvatrucha y Barrio Dieciocho. Esto con la misma intención que los conquistadores hispanos: controlar un territorio y dominarlo.

Para el periodista norteamericano Douglas Farah, en el artículo “Pandillas de Centroamérica: más peligrosas que nunca”2, revela que el uso generalizado de la violencia extrema por parte de las pandillas es por su participación en el negocio global de la cocaína. Esto les ha generado mayores ingresos, los que se han traducido en mayor sofisticación y mayor conciencia política.

Ésta guerra de pandillas que azota la región del Triángulo Norte de Centroamérica, ha suscitado una creciente oleada de menores migrantes hacía Estados Unidos, la que podría convertirse en un tsunami perpetuo, asiente Farah. Las pandillas ostentan un vasto control territorial, un creciente poder militar y empresas criminales. Y obtienen altísimos ingresos por el transporte y la venta de cocaína y crack.

La violencia entre pandillas, por la disputa de territorios, se ha difundido y ha aumentado en brutalidad. Por lo antes dicho, El Salvador presenta la tasa de homicidios más alta del mundo. En el dos mil  quince, la tasa de asesinados fue de ciento cinco homicidios por cada cien mil habitantes.

Estos niveles de violencia, alega Farah, convierten la vida en gran parte del Triángulo Norte de Centroamérica, en una ruleta rusa. Los jóvenes son acorralados para unirse a las pandillas, los que se niegan son ultimados y las niñas, son tomadas como jaínas, novias o mujeres de los pandilleros, desde los doce años. Esto conduce a los padres a enviar a sus hijos, de manera ilegal, a los Estados Unidos.

Las pandillas funcionan, en buena parte del Triángulo Norte de Centroamérica, como crueles fuerzas de ocupación. Reemplazando las estructuras estatales inoperantes. Las pandillas extraen pagos de negocios del barrio, decretan toques de queda, defienden barricadas para controlar el acceso a sus barrios y, deciden quién puede vender drogas y donde. La Mara Salvatrucha ha implementado un rudimentario sistema  judicial, donde imponen sus castigos. En Honduras, algunas clicas financian programas de almuerzos escolares, lo que refuerza su legitimidad y respaldo público.

Farah discierne que en El Salvador, la Tregua entre Pandillas sirvió para que éstas se rearmaran, se reorganizaran y crearan lazos con redes regionales del transporte de la cocaína. Hubo una metamorfosis en las pandillas callejeras y hoy, son organizaciones criminales con control político y territorial. El periodista norteamericano  asevera que durante la tregua hubo una caída de los homicidios, pero, el número de desaparecidos creció. Farah declara que muchos de esos desaparecidos fueron enterrados en cementerios clandestinos. Lo anterior, dice, fue la estrategia de las pandillas durante la tregua.

Hay una decisión de las pandillas por inventarse y reconstruirse. Dicho afán renovador se aprecia más en la Mara Salvatrucha que en Barrio Dieciocho. Ésta ha enviado a miembros a infiltrarse en la policía, en el ejército, en Escuelas de Derecho y en Programas de Contabilidad. Los actuales cabecillas proyectan una imagen más corporativa. Las pandillas están abriendo negocios semi legítimos, tanto para generar ingresos como para lavar dinero. La Mara Salvatrucha está estudiando literatura de grupos terroristas, para aprender de ellos. Igual que el Estado Islámico, recluta a jóvenes desempleados con pocas oportunidades económicas.

Las pandillas radicalizan a sus reclutas con videos de violencia salvaje y con un llamado cuasi religioso, a empuñar las armas contra miembros de otras pandillas y “civiles”. Éstas publican en You Tube decapitaciones, descuartizamientos con sierras y machetes y brutales torturas, como herramientas para reclutar a nuevos miembros y mostrarles la impotencia del Estado para contenerlos.

Farah señala que los gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica y la Administración Obama han sido incapaces de detener el éxodo de quienes huyen, de ésta nueva configuración de poder. Las pandillas se han convertido en un pequeño Estado dentro de otro Estado: controlan territorios en los cuales gobiernan, cobran impuestos, decretan sus propias leyes y códigos de conducta.  Son portadoras de una cultura propia y tienen organización, recursos, mandos y claridad de propósitos.

COOPERACIÓN PARA EVITAR UN ESTADO-PIRATA

El neoliberalismo propugnó por una reducción del Estado, para no estorbar al mercado. Esto fue el catalizador del desarrollo de las pandillas. La reducción del Estado favoreció los negocios a una oligarquía salvadoreña, que se regionalizó en Centro América. Como consecuencia, el Estado Salvadoreño ha fracasado en enfrentar el problema delincuencial.

En la obra “Breve Historia del Futuro”, el escritor francés, Jacques Attali, escribe cinco eventos significativos que ocurrirán en los próximos años4. La caída del Imperio Americano no significa que Estados Unidos vaya a desaparecer, sino, que su influencia a nivel global disminuirá. Surgirá un Nuevo Orden Mundial Policéntrico, ya que entre el dos mil veinticinco y dos mil treinta y cinco, surgirán nuevas potencias económicas. En el Híper Imperio, inicialmente la democracia de mercado se irá imponiendo pacíficamente en un mundo policéntrico, al final, el mercado en su afán de nuevos beneficios desmantelará los servicios públicos, luego la Democracia y finalmente los Estados. La gente se rebelará contra el Híper Imperio y contra la Híper Vigilancia. En el Híper Conflicto habrá guerras calientes, frías, privadas, de Estado, todo el mundo será un campo de batalla donde chocarán unos contra otros. Si la humanidad logra sobrevivir, en el periodo de la Híper Democracia el planeta alcanzará su mejor condición en la historia, donde el altruismo será la regla.

En el Híper Conflicto, Attali define las organizaciones piratas. Éstas son  mafias, pandillas y movimientos terroristas5. Señala que dichas organizaciones promoverán la violencia, empezando en los Estados Débiles. Habrá ciudades o zonas piratas dominadas por delincuentes y narcotraficantes, donde ni la policía ni el ejército se atreverán a entrar. Habrá Estados-Piratas en manos de señores de la guerra que controlarán regiones, oleoductos y materias primas.

La existencia de zonas piratas es una realidad en nuestro país. Y para que el Estado Salvadoreño no se convierta en Estado-Pirata, es necesaria la cooperación de todos los grupos sociales. Se precisa un pacto social entre empresarios, trabajadores, grupos de interés agrarios, políticos y representantes  gubernamentales que concluya en un acuerdo de nación, en donde se establezcan las responsabilidades de cada grupo6.

Se requiere una imagen de país, un horizonte hacía el cual deben dirigirse las sucesivas administraciones públicas. Se debe culminar con una visión de país, la cual vaya creando las condiciones de una nación posible y futura materializada en principios, objetivos nacionales y metas de prioridad nacional7. Lo que requiere de planes de nación que sirvan de guías específicas, para alcanzar la visión de país8. Estos deben vislumbrar  planes de gobiernos, que establezcan los objetivos a alcanzar en un determinado plazo y los medios que  servirán para ello9. Si no, en el futuro, como en el presente, habrá guerra de piratas contra sedentarios sin ningún respeto por la vida humana.

1Espino López, Antonio. Granada, Canarias, América. El uso de prácticas aterrorizantes en la praxis de tres conquistas. 1482-1557. En: www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-71942012000200001

2Farah, Douglas. Pandillas de Centroamérica: más peligrosas que nunca. En: http://es.insighcrime.org/analisis/pandillas-centroamerica-mas-peligrosas-nunca

3Jjmar. Las maras en El Salvador. Un doble poder. En: http://hunnapuh.blogcindario.com/2006/08/00910-las-maras-en-el-salvador-un-doble-poder.html

4Guillen-Nakamura, Diego F. Jacques Attali y la historia del futuro. En: http://aquientrelineas.blogspot.com/2009/05/jacques-attali-y-la-historia-del-futuro.html

5Guillen-Nakamura, Diego F. Híper-conflicto. En: http://aquientrelineas.blogspot.com/2009/10/hiper-conflicto.html

6Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial 1997. El Estado en un mundo en transformación. En: documentos.bancomundial.org/curated/701691468153541519/pdf/173000WDROSPANISHOBox128708800PUBLICO.pdf

7Plataforma de seguridad alimentaria y nutricional (SAN). Visión de País 2010-2038 y Plan de Nación. En: http://plataformacelac.org/es/politica/50

8Plan de Nación Honduras. En: es.slideshare.net/PlandeNacion

9Plan de Gobierno. En: http://www.enciclopediadelapolitica.org/Default.aspx?i=e&por=p&idind=1170&termino=Plan%20de%Gobierno

Ver también

Urdiendo Maldad

José Guillermo Mártir Hidalgo La psicóloga germano-canadiense Julia Shaw analiza que cuando la gente “buena” …