web analytics
Página de inicio » Nacionales » FUNDACULTURA: La necesidad de incentivar y extender una “cultura de paz”
La Junta de la Directiva de la fundación Amalia Chopin quedó integrada por Juan Vicente Chopin, Presidente, Miguel Ángel Chopin, Vicepresidente; María Dolores Chopin, Directora Ejecutiva; Santy Chopin, Secretaria; Mercedes Chopin, tesorera; Angélica Chopin, síndica; Francisco Chopin, primera vocal; María Dolores Domínguez Portillo, segundo vocal. El sacerdote Lino Mejía hace la oración al iniciar el evento. Foto Diario Co Latino/ Antonio Valencia.

FUNDACULTURA: La necesidad de incentivar y extender una “cultura de paz”

@GloriaCoLatino

Sabedores que la más larga marcha inicia con el primer paso, viagra la familia Chopin Portillo lanzó a luz pública a “FUNDACULTURA” como tributo a la memoria de sus padres Amalia Portillo y José Paz Chopin, for sale con el fin de promover, order formar y gestionar la cultura, en San Vicente, la “Ciudad de Los Ilustres”.

FUNDACULTURA Amalia Chopin, es una entidad apolítica  sin fines de lucro, inscrita el 24 de abril de 2015, enfocará su labor en proyectos culturales y educativos orientados en su mayoría a la población infantil, juvenil y padres de familia.

La “Sensibilidad y esperanza” fueron los valores más inculcados de sus padres en su infancia reseñó María Dolores Chopin, Directora Ejecutiva de FUNDACULTURA, al comentar el compromiso familiar y social de esta pareja que cuidó de sus ocho hijos.

“Amalia Portillo, vicentina de nacimiento, a sus 19 años contrae matrimonio religioso con José Paz Chopin -conocido como Paquito Chopin-, de 21 años de edad, nacido en Sensuntepeque;ambos fueron hijos de campesinos, de gente trabajadora y honesta que emprendieron su sueño juntos y deciden tener a Miguel Ángel, Mercedes, Loly, Vicente Antonio, Santy, Francisco, Angélica y Juan Vicente todos de apellido Chopin Portillo”, relató.

Sobre sus padres destacó que por su contacto diario en el  trabajo de campo, sus padres pudieron constatar y ayudar a personas pobres y más excluidas aportando desde sus posibilidades de construir una mejor familia y sociedad.

La Junta de la Directiva de la fundación Amalia Chopin quedó integrada por Juan Vicente Chopin, Presidente, Miguel Ángel Chopin, Vicepresidente; María Dolores Chopin, Directora Ejecutiva; Santy Chopin, Secretaria; Mercedes Chopin, tesorera; Angélica Chopin, síndica; Francisco Chopin, primera vocal; María Dolores Domínguez Portillo, segundo vocal. El sacerdote Lino Mejía hace la oración al iniciar el evento. Foto Diario Co Latino/Antonio Valencia.
La Junta de la Directiva de la fundación Amalia Chopin quedó integrada por Juan Vicente Chopin, Presidente, Miguel Ángel Chopin, Vicepresidente; María Dolores Chopin, Directora Ejecutiva; Santy Chopin, Secretaria; Mercedes Chopin, tesorera; Angélica Chopin, síndica; Francisco Chopin, primera vocal; María Dolores Domínguez Portillo, segundo vocal. El sacerdote Lino Mejía hace la oración al iniciar el evento.
Foto Diario Co Latino/Antonio Valencia.

“La lucha no fue fácil, con carencias económicas, pero con la firme convicción de salir adelante con sus hijos e hijas, nuestros padres lucharon a diario por brindarnos a todos y todas, una vida digna pese a las limitantes económicas, siempre le apostaron a la educación y al trabajo digno”, comentó.

FUNDACULTURA tiene en sus principales líneas de trabajo la formación para la niñez en modalidad presencial; formación para jóvenes en modalidad virtual  y presencial, así como la formación para madres y padres de familia en modalidad presencial. Y la gestión y promoción de la cultura y proyectos especiales.

Juan Vicente Chopin, presbítero y presidente de FUNDACULTURA, manifestó que es un proyecto valioso enfocado en la libertad -que consideró- un don valioso que Dios ha proveído al ser humano y que  de forma inherente se une al principio de la vida.

FUNDACULTURA Amalia Chopin -dijo el párroco- es la conjunción del legado de sus padres para honrar la memoria de ellos,  desde el aspecto cultural y académico que se extiende de lo local a nacional.

“Ellos nos formaron sobre la importancia del  prójimo, entonces se impone plantarse responsablemente sobre el hecho y asumirlo históricamente”.

“De ahí la convicción que el origen del mal en El Salvador no se sitúa simplemente en las estructuras que conscientemente se organizan para procurar el mal;  sino en la negligencia y en la superficialidad de las amplias clases populares que renuncian hacer sujetos históricos estructurales de transformación creando así las condiciones contextuales para que la corrupción campee libremente entre nosotros”, indicó.

FUNDACULTURA será una entidad no gubernamental, que dará frutos en diversos ámbitos con el fin de rescatar o construir un panorama diferente para aquellos, que se encuentran en situación alta de vulnerabilidad.

Niñez y juventud de SanVicente serán beneficiados con programas integrales de cultura y académicos, como una contribución a la prevención de la violencia. Foto Diario Co Latino
Niñez y juventud de SanVicente serán beneficiados con programas integrales de cultura y académicos, como una contribución a la prevención de la violencia. Foto Diario Co Latino

“El legado de nuestros padres es de conciencia social y de resistencia organizada, no debemos vernos como simples espectadores del drama social que vivimos; que por cada muerte de un joven tendrían que nacer como esporas los movimientos sociales que proclamen y defiendan la vida y de ahí nuestro presupuesto teórico que nos define como FUNDACULTURA, que no aceptamos el estereotipo que el salvadoreño es culturalmente violento o peor aún, que sea violento por naturaleza”, declaró.

Sobre la violencia, el Padre Juan Vicente Chopin enunció que es estructural y tiene sus propias raíces históricas, y agregó que FUNDACULTURA hace eco de las palabras del Papa Francisco sobre este fenómeno social.

“Nos sumamos a los cuatro “No”, que ha pregonado el Papa Francisco que identifica la vertiente originaria del mal en El Salvador: No a una economía de exclusión. Los poderes económicos del país son los que generan la violencia, no los pobres; No a la nueva idolatría del dinero que hacen del dinero su dios y se olvidan de Dios Jesucristo y entonces pueden matar para mantener sus intereses; No a un gobierno que gobierne en lugar de servir, o sea corrupta, y el No a la inequidad que genera violencia, estos son los presupuestos que activan nuestra acción social que estamos iniciando”, reflexionó.

La necesidad de incentivar y extender una “cultura de paz”, a manera de alternativas para tomar acciones frente a la realidad de violencia que se vivencia a diario en el país. “Estamos convencidos que no es con armas que vamos a erradicar la corrupción o la violencia, sino haciendo un corte y una intervención en el proceso generacional actual, por medio de la educación y la cultura es decir, apostándole seriamente a nuestros niños, jóvenes y adolescentes para arrebatarlos de la espiral degenerativas y ofrecerles mejores perspectivas de vida”, consideró.

Sobre las áreas de FUNDACULTURA, en términos generales, se enfoca en la publicación de obras de escritores e investigadores; y la otra línea de trabajo es en la parte preventiva y en la promoción del talento de niñez y jóvenes en el ámbito de la cultura y la educación de forma integral.

“Próximamente lanzaremos la tesis doctoral de Víctor Guerra Reyes sobre el “Vitalismo Masferreriano”, una investigación muy completa; y el otro texto es una investigación doctoral de la “Iglesia de los Mártires” de mi autoría, en las cuales se está trabajando en las portadas de los escritos y podrían ser presentados en el primer trimestre de 2016, así como otras investigaciones que están pendientes”, informó.

Ver también

¡Tiempo de milagros!

Santiago Leiva @DiarioCoLatino La selección mayor de El Salvador necesita adelantar su “sábado de gloria” …

A %d blogueros les gusta esto: