web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » ¡Están verdes!
¡Están verdes!
El guardameta salvadoreño Benji Villalobos luce impotente, tras recibir el primer gol de México. Foto Diario Co Latino/AFP

¡Están verdes!

Santiago Leiva
@Santileij

El Salvador está a años luz de acariciar su primera Copa Oro. La Azul volvió a mostrar anoche, en su debut en la Copa Oro 2017, inocencia y carencias claras que demuestran que no tendría nivel ni siquiera para derrotar a una selección “C” o “D” de México.

Ayer, después de un primer tiempo aceptable, los pupilos del cafetero Eduardo Lara perdieron la señal del “wi-fi” y, sin conexiones en ninguna de sus líneas, se vieron superados por un cuadro alternativo azteca que ni siquiera tuvo que pisar el acelerador.

Los mexicanos no solo impusieron su color verde en los graderíos del Qualcomm Stadium, de San Diego, sino que también sobre el terreno de juego, donde se llevaron una cómoda y poco trabajada  victoria de 3-1.

Lara, quien dibujó un 4-4-1-1 durante los partidos amistosos, esta  vez apostó por el 4-4-2, un muñeco que le hizo ver bien solo en los primeros compases del juego y que le dio armas para ofrecer alguna resistencia durante el primer episodio.

Con Benji Villalobos bajo los tres palos, el estratega cafetero apostó por la dupla Henry Romero e Iván Mancía en la zaga central, Bryan Tamacas por derecha y Alex Larín por izquierda. En la zona ancha el doble pivote lo conformaron Darwin Cerén y Narciso Orellana. Andrés Flores corrió por izquierda y Gerson Mayén por derecha, para atacar con Rodolfo Zelaya y Nelson Bonilla.

La idea de jugar con dos delanteros ante una selección “B” de México sonaba lógica, pero en la practica el corredor izquierdo de la Azul fue una autopista despejada y los charros aprovecharon las bondades de Larín y “El Ruso” Flores por ese sector.

Ni uno ni otro llegó a tiempo a las coberturas y México, con una pala hechiza, sacó petróleo. Antes de los ocho minutos de juego, los mexicanos ya celebraban el primer tanto de la noche. La anotación llegó tras un tiro libre cobrado desde la izquierda y que fue aprovechado por Hedgardo Marín quien, de cabeza, mandó el balón al fondo de la red y dejó a Benji para la foto. La reacción cuscatleca no se hizo esperar y, solo dos minutos más tarde, al ‘10, “Fito” dio una asistencia milimétrica a Nelson Bonilla que venció a Jesús Corona con un tiro cruzado de derecha.

Luego, Mayén tuvo, al ‘26, la oportunidad de poner arriba a la Azul, pero no midió bien la distancia y el globito que sacó sobre la mala salida de Corona se fue solo unos centímetros arriba de la portería azteca. El fallo se pagó caro, porque México sí fue letal y en la segunda jugada de peligro del partido subió el marcador a 2-1. El tanto llegó al ‘28 y llevó la firma de Elías Hernández.

“Fito” tendría más tarde la ocasión de volver a asistir a Bonilla, pero en esta ocasión se engolosinó y le robaron la cartera. En resumen, “el Tri” probó tres veces al marco y metió dos, El Salvador tuvo tres chances claros y anotó un solo gol.

La imagen aceptable de los primeros 45 minutos se desconfiguró para la Azul en el complemento. Un segundo acto en el que solo probó en dos ocasiones a marco y lo hizo con remates que estuvieron lejos de convertirse en gol.

México, por su parte, aprovechó un “yerro” de Benji que salió a “cazar gallinas” y dejó un balón regalado para que Orbelín Pineda consiguiera el 3-1, en el ‘54.

Más adelante, el portero emplumado atajaría un gol con su rostro y se retiraría lesionado de su pierna derecha, dándole lugar a Derby Carrillo.

Los minutos finales del partido se vivieron con una Azul merodeando el área de los aztecas, que con una clara ventaja decidieron cuidar el oxígeno. Fue ese el punto final de una historia repetitiva, anoche volvieron a sonar los mariachis para la selecta.

A %d blogueros les gusta esto: