web analytics
Página de inicio » Opiniones » El Salvador: qué es una zona económica especial y cuál es su importancia para los trabajadores

El Salvador: qué es una zona económica especial y cuál es su importancia para los trabajadores

Nelson de Jesús Quintanilla Gómez, Doctor
en Ciencias Sociales mención Gerencia
y Profesor Universitario de la UES*

Se denomina Zona Económica Especial (ZEE o SEZ, por sus siglas en inglés) a una región geográfica que posee leyes económicas y de otro tipo que se orientan en mayor medida a una economía de libre mercado que las leyes típicas de un país o nación. Las leyes de “alcance nacional” pueden ser suspendidas dentro de una zona económica especial, pero eso depende de la visión que tenga quien impulsa dichos proyectos y cómo los logre posicionar con los demás entes tomadores de decisión.

Por lo general la finalidad de este tipo de estructuras es incrementar la inversión extranjera directa en el país por parte de inversores extranjeros y con ello impulsar el comercio exterior, el desarrollo industrial, la competitividad de la economía y la creación de empleo en el país. El cuidado que se debe tener siempre es proteger al trabajador en sus derechos y garantizar el empleo digno con salarios justos, he aquí la importancia de estas ZEE.

La categoría «ZEE» abarca un amplio espectro de tipos de zonas más específicas, incluidas las zonas de libre comercio (FTZ), zonas de procesamiento de exportaciones (EPZ), zonas libres (FZ), parques industriales o estados industriales (IE), puertos libres, zonas de emprendimientos urbanos y otras que de acuerdo a las características de la zona deban desarrollarse.

Una Zona Económica Especial es un área geográfica delimitada dentro de las fronteras nacionales, donde las reglas de negocios son diferentes, generalmente con más beneficios para los inversionistas que las que prevalecen en el resto del país. Según el Banco Mundial, estas zonas se diseñaron como “una herramienta de comercio, inversión y de política industrial que tiene como objetivo superar las barreras que impiden la inversión en una economía más amplia”.

Una Zona Económica Especial es un área delimitada geográficamente, con características naturales y logísticas para convertirse en una región productiva. Para quienes inviertan en asentar sus negocios en ellas, se ofrecen beneficios diversos, entre ellos, fiscales, laborales, aduanales y regulatorios.

En El Salvador se presentó, el martes de la semana pasada, un proyecto por parte del Gobierno a través del gabinete económico a la Comisión de Economía de la Asamblea legislativa, el cual detalla que los municipios incluidos en la que sería la primer zona económica especial del país son: California, Concepción Batres, Ereguayquín, Jiquilisco, Jucuarán, Osatlán, Puerto El Triunfo, San Agustín, San Dionisio, San Francisco Javier, Santa Elena, Santa María, Tecapán, Usulután, Chirilagua, El Tránsito, San Jorge, San Rafael Oriente, Conchagua, El Carmen, Intipucá, Meanguera del Golfo, La Unión, Pasaquina, Santa Rosa de Lima y San Alejo.

El anteproyecto de ley de la primera ZEE salvadoreña fue remitido a la Asamblea “en habida cuenta de que es necesario que el Estado promueva el progreso socio económico, en especial, de las zonas menos desarrolladas del territorio nacional, pero que cuenten con las condiciones favorables y potencialidades para crear polos de desarrollo que impacten el crecimiento económico, generen nuevas fuentes de empleo y mayor productividad”.

La ministra de Economía Luz Estrella Rodríguez explicó que en los 26 municipios de la franja costero marina de la zona sur oriental del país y que conformarán la ZEE, solo hay dos empresas y el aporte tributario únicamente es generado por el pago del IVA de los contribuyentes residentes.

Las características de una Zona Económica Especial distan de un lugar a otro, esto debido a que se crean con características únicas que dependen de la situación en que se encuentra el lugar en que se va a convertir en ZEE. Entre algunas de las principales características de una zona económica especial encontramos: facilidades de gestoría para crear empresas o construir fábricas, reducción de impuestos, comunicación portuaria, carretera y de aviación avanzada; facilidad para cambios en los usos de suelo, suelo y mano de obra barata, implementación de parques industriales y sistema educativo enfocado a la industria local.

La idea de las ZEE es buena en su intención. Se supone que de lo que se trata es de seguir el ejemplo de China y de otros países que gracias a este tipo de áreas con condiciones preferentes en infraestructura, impuestos y reglamentación favorable, que paso a paso logró ir abriendo y desarrollando su economía a partir de reformas puestas en marcha en 1978. Hoy, 39 años después, los chinos tienen ya la economía más grande del mundo, medida por la paridad de poder de compra.

La experiencia mundial indica que las ZEE no son una fórmula garantizada para el éxito y desarrollo. Es importante recordar que el objetivo del establecimiento de las ZEE es promover el desarrollo de algunas de las localidades con mayor rezago del país, por lo que hay varios aspectos a vigilar en la implementación de las ZEE: además de aprender de los casos fallidos internacionales, es importante cuidar la calidad y el enfoque de los beneficiarios de las ZEE, llevando a desarrollar industrias y empleos de calidad, y no únicamente proporcionando beneficios para las empresas. En tanto se mejoren las instituciones locales y se promueva la educación que permita proveer de capital humano de calidad a los proyectos complejos a desarrollarse, se estará cumpliendo con el objetivo de establecer las ZEE.

Este tipo de proyectos puede ser criticado de ser neoliberales, capitalistas o mercantilistas; pero si se tienen limitantes como Estado para la inversión, entonces se puede acudir a ellos con el objeto de generar fuentes de empleo, contribuir al crecimiento económico, combatir la pobreza, mejorar la infraestructura vial y generar condiciones para el desarrollo social de la zona.

Lo interesante será que con las ZEE se generen empleos bien pagados, atracción de inversión, generación y fortalecimiento de cadenas de valor local, fomento a las exportaciones y aumentos en la productividad, para mejorar el bienestar de la región.

*[email protected], [email protected],
y  Blogs: sociología-politica.blogspot.com

Ver también

“Un antes y un después…”

El pastor Fredy Segovia fue el encargado de hacer un resumen del informe que el …

A %d blogueros les gusta esto: