web analytics
Página de inicio » Opiniones » El odio visceral e ideológico

El odio visceral e ideológico

Salvador Ventura

Si una empresa establecida en el país cierra sus operaciones es culpa del gobierno, diagnosis lo mismo sucede con las sequías, cialis el cambio climático, shop el abuso de los transportistas, el bajo salario pagado a los trabajadores, las divisiones en el partido Arena o los fallos políticos emitidos por la Sala de lo Constitucional.

El Diario de Hoy ya perdió toda compostura, claramente está plegado a la agenda partidaria de Arena, pero también es activista y un medio de propaganda para manipular las informaciones y responsabilizar al gobierno y a los dirigentes del FMLN de todos los males de este país.

En su atolondrado editorial del miércoles 20 de enero del año en curso afirma al escribir sobre el diálogo propuesto a la ANEP por el gobierno que “es imposible dialogar cuando no se aceptan ciertas reglas, entre ellas reconocer principios de moral y lógica, no mentir, aceptar cifras y datos de entidades como el Banco Mundial(…)”

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, no ha puesto ninguna condición, el primer acercamiento sirvió para establecer una agenda con temas prioritarios (la violencia y la criminalidad, la inversión, la generación de empleos y otros), así como fechas debidamente calendarizas para la serie de reuniones.

No se trata tampoco de utilizar “el sombrero de la lucha de clases” (?), el de la “alianza con el chavismo”, el “del combate a la oligarquía neoliberal” y otras tonterías surgidas de la mente calenturienta de una persona anclada en la prehistoria, en esas cavernas cerradas al avance de la civilización y de las nuevas ideas.

De paso una vez más arremete contra el Secretario General del FMLN, Medardo González, a quien acusa de “seguir directrices que llegan desde La Habana”, definitivamente el editorialista no entiende de procesos de dialogo, de consensos ni de concertación, acostumbrado al autoritarismo no acepta la convivencia pacífica.

Su lenguaje está signado por el odio visceral e ideológico, jamás se ha sentado al menos a conversar con un dirigente del FMLN, como lo hace con los de Arena, ¿cómo puede acusar a una persona de recibir órdenes del “chavismo” o de “La Habana” o de “bloquear propuestas” si nunca los ha escuchado o discutido sus ideas?

Los dirigentes del FMLN son personas de carne y hueso, siempre han estado abiertos al diálogo, la negociación y los consensos, como lo hicieron en los momentos más difíciles de la guerra, pero este caballero, entonces todavía al frente de El Diario de Hoy, lejos de promover los acercamientos, continuó financiando a los Escuadrones de la Muerte.

No lo decimos nosotros, nada más reproducimos lo dicho por los miembros de la Comisión de la Verdad, surgida de los Acuerdos de Paz, el caballero jamás estuvo de acuerdo con una salida negociada al conflicto, siempre abrigó la esperanza de una victoria militar de la fuerza armada salvadoreña.

Si de verdad fuera un intelectual de peso, un académico o un profesional de la ingeniería, hace rato debió de entender que “los rojos” como califica a los militantes del FMLN son personas pensantes, precursoras de uno de los movimientos insurgentes más poderosos y mejor organizados de América Latina y actualmente en el gobierno.

Un poderosa estructura formada por intelectuales, profesionales, estudiantes, obreros y campesinos, tan representativa que en su momento fue reconocida por los gobiernos de Francia, México y otros países y organizaciones internacionales, actualmente se mantiene en la agenda y el sentimiento de la mayoría de naciones del mundo.

Los “personeros del oficialismo” no están cerrados a la idea o a discutir los grandes problemas del país, por el contrario en reiteradas ocasiones han dicho que la unidad de todos los sectores es uno de los caminos para derrotar la violencia y la criminalidad, lo mismo sucede con la inversión y la generación de empleos.

El editorialista de El Diario de Hoy no va más allá de sus narices y todo lo resuelve con la distorsión y la manipulación de noticias y comentarios, jamás ha aceptado la crítica sana a sus atolondrados comentarios, tampoco ha publicado las repuestas sensatas de personas naturales y jurídicas ofendidas en su dignidad por sus infames ataques.

La ética y el profesionalismo no son practicados en este medio de publicidad y propaganda, su mayor esfuerzo editorial está enfocado a destruir la credibilidad de este gobierno y por supuesto al proyecto histórico del FMLN claramente definido como democrático, socialista y revolucionario.

Ver también

Magisterio salvadoreño recibe golpe de la derecha legislativa

Licenciada Norma Guevara de Ramirios Aunque la Comisión de Cultura y Educación voto a favor …