web analytics
Página de inicio » Suplemento Deportivo » El loco verano de la vida de Griezmann
Antoine Griezmann festeja con su hija haberse proclamado campeón del Mundial Rusia 2018. Foto Diario Co Latino/FIFA.

El loco verano de la vida de Griezmann

Moscú/Rusia/AFP

Cuando tenía 13 años, Antoine Griezmann se fue de su país porque lo consideraban demasiado bajito para jugar al fútbol. Recaló en la Real Sociedad y allí se le hizo el corazón uruguayo antes de graduarse en Madrid.

Daba igual cuántas vueltas diera su camino porque él sabía que este día llegaría: el de levantar con Francia la Copa del Mundo.

No fue fácil irse de su pueblo de provincias y dejar atrás a su familia siendo un niño, pero no había quién le sacara la obsesión de la cabeza a este rubio tímido que quería ser como David Beckham.

Por eso siempre juega con manga larga, afina las faltas y se siente cada vez más cómodo ante unas cámaras que empiezan a adorarle. Fue muy feliz Griezmann en Rusia después de un año agridulce en el que su idilio con el Atlético vivió sus primeras turbulencias serias por sus coqueteos con el Barça, pese a ganar la Europa League.

Un culebrón que se alargó hasta el propio Mundial y se resolvió como mandan los cánones ‘milenial’: con un docu-reality emitido en una plataforma de pago y con las redes sociales ardiendo.

‘Grizou’ parece ir por libre: que los focos y los rivales vayan por Mbappé, cuya técnica y velocidad sí recuerdan a los viejos genios del pasado, que él aprovechará los espacios.

Su compañero parece llamado a la historia y se va con cuatro tantos y las felicitaciones hasta de Pelé; pero Griezmann, además de otros cuatro goles (dos de penal), se lleva tres asistencias y la participación en la mitad de los 14 goles que anotó Francia en este torneo.

Su redención

Se le resistía la gloria a este delantero obcecado: salió destrozado tras la dolorosa derrota en la final de la Eurocopa ante Portugal y le dolió perder una final de Champions. Pero él quería más.

Se preparó para volver más fuerte y llegó a valorar irse del ala del ‘Cholo’ Simeone si ese era el camino hacia los trofeos, pero acabó quedándose.

Con 27 años, este apasionado de la NBA tiene sus códigos, aunque no siempre sean fáciles de entender, como sus cortes de pelo, sus celebraciones inspiradas en videojuegos o su sentido del humor.

Los mismos principios que le hicieron protagonizar uno de los gestos más emocionantes de esta Copa, cuando con el semblante serio, como quien siente suyo el dolor de un amigo, no festejó su decisivo tanto ante Uruguay.

“No celebré el gol por respeto, los uruguayos me enseñaron lo bueno y lo malo del fútbol”, dijo después. También le pusieron en la mano el mate, el amor por Peñarol y al padrino de su hija, su querido Diego Godín.

Pero el destino decidió que el camino hacia la gloria -que tanto había soñado- pasara por romperle el corazón al país que le dio un hogar cuando en ninguno encajaba. Pero era ahora o nunca.

Tampoco le temblaron las piernas al minuto 38 de la final cuando se plantó ante el firme portero croata Subasic para hacer efectivo un penal y anotar el segundo gol francés ante la presión de todo un estadio en contra de Francia.

Y es que en Moscú gritaban “Croacia, Croacia” brasileños con entradas para una final a la que ni se acercó su Seleçao, argentinos, alemanes, mexicanos o españoles, conmovidos por la garra infinita de los balcánicos. Una linda historia. Pero Griezmann llevaba toda la vida esperando por la suya.

El primer tiempo de este duelo también sirvió para ver las ideas que Jorge “Zarco” Rodríguez tiene de cara al próximo torneo Apertura 2018.

El estratega no solo dibujó sobre el césped del “Cusca” un 4-4-2, sino que también reveló las piezas prioritarias en su esquema: Iván Marcía y Henry Romero en la zaga; Jonathan Jiménez por izquierda y Rudy Clavel por derecha. En la zona ancha jugó la dupla Moterrosa- Orellana; Cerén por derecha y Marlon Cornejo por izquierda, para atacar con Fito y Díaz.

La etapa de complemento no solo dejó la estampa de Fito cobrando revancha con su gol al ‘48, sino que el “Zarco” movió piezas y cambió el parado con los ingresos de Herbert Sosa, Daley Mena y Juan Carlos Portillo. El marcador, sin embargo, ya no se movió.

Ver también

La misma película

Santiago Leiva @DiarioCoLatino Las finales Alianza-Santa Tecla parecen una serie de Netflix. Elefantes y pericos, …

A %d blogueros les gusta esto: