web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Educación y Violencia

Educación y Violencia

Guido Castro Duarte

El fenómeno delincuencial en nuestro País se deriva de tres causas fundamentales: la injusticia social provocada por el mercantilismo, health el narcotráfico o crimen organizado que se enquistó en nuestra sociedad en los primeros años de post guerra y la crisis del sistema educativo a nivel nacional.

Resulta oportuno analizar el fenómeno educativo con ocasión del inicio del año escolar, malady a efecto de determinar las taras que posee y plantear posibles medidas a tomar a nivel público y privado.

La formación del carácter del niño se inicia en el hogar, store y se continúa en la escuela, por lo que la existencia de falencias en el sistema educativo, influye gravemente en la crisis de violencia que padece nuestra sociedad.

Durante la guerra, la eliminación de las Escuelas Normales y la comercialización de la educación superior, afectaron gravemente en la calidad de los docentes que empezaron a sustituir a los antiguos maestros.

A esto se sumó la pérdida de valores por los altos niveles de violencia, y al fenómeno de desintegración familiar que se produjo como resultado de la masiva emigración hacia el exterior de los padres o madres de familia que buscaban en el extranjero las oportunidades que su propio país le negaba.

En medio de toda esta crisis, surge el fenómeno de las maras, que primero se expresó como grupos de huele pegas y en los grupos estudiantiles, que protagonizaban peleas callejeras en el centro de las ciudades. Las maras fueron posteriormente reclutadas por los narcotraficantes, que en connivencia con altas estructuras de poder político y económico, empezaron a distribuir masivamente cocaína, crack y marihuana.

Las maras fueron definiendo “territorios” y las escuelas quedaron dentro de los mismos, con prohibiciones de que alumnos de otros “territorios” asistieran a esa escuela. Los maestros empezaron a ser extorsionados y amenazados por un lado por las maras, y presionados, por otra parte, por las autoridades del Ministerio de Educación, para que practicaran la promoción automática, a efecto de presentar cifras infladas a los organismos internacionales de cooperación y financiamiento, esto implicó que los maestros perdieran autoridad sobre los alumnos que egresaban con taras educativas que nunca fueron corregidas.

Los maestros, al realizar un reclamo o un castigo sobre el alumno, son amenazados, provocando inmediatamente la zozobra del educador y muchas veces, el traslado forzoso del docente, que siente amenazada su vida por aquellos, pero en la mayoría de los casos, los maestros asumen una actitud de indiferencia, despreocupándose de la calidad del producto humano que ofrecen a la sociedad.

Los resultados de esta crisis decadente del sistema educativo nacional, se reflejan en las mediciones periódicas de la PAES, y últimamente, en el examen de admisión de la Universidad de El Salvador.

La deficiencia en el sistema educativo nacional afecta no solo las instituciones públicas, sino también las privadas, salvo honrosas excepciones. La crisis de valores, las deficiencias en la formación docente y la desintegración familiar afecta a todos por igual.

Plantear soluciones a estos graves problemas no resulta fácil.

Los maestros definitivamente tienen que volver a las aulas y los padres de familias tienen que ser formados en valores a través de las Escuelas de Padres atractivas, no obligatorias, de tal forma que el binomio hogar-escuela, funcione a cabalidad.

La formación de los maestros debe ser de contenidos, de actitudes y de métodos de enseñanza. Deben recuperar su autoridad y ser apoyados por los padres de familia.

De la calidad de los conocimientos que se transmitan a los alumnos, dependerá que los futuros profesionales triunfen en el complejo campo laboral.

Los maestros deben aprender a ser segundos padres para sus alumnos, si los tratan con indiferencia, los alumnos los tendrán como extraños y nunca los respetarán como educadores.

El problema educativo es complejo, pero es necesario enfrentarlo con decisión y tomar las experiencias exitosas que a nivel nacional o internacional otros han tenido, como la Congregación Salesiana, que poseen más de 150 años de experiencia con la juventud de todo el mundo.

Finalmente, la manera en que los jóvenes utilicen adecuadamente su tiempo libre influirá definitivamente en la superación de esta crisis educativa, ya que en el ocio está la raíz de todos los males.

A %d blogueros les gusta esto: