web analytics
Página de inicio » LAICIDAD » EDUCACIÓN PÚBLICA Y LAICA

EDUCACIÓN PÚBLICA Y LAICA

Margarita Rivas*

La Constitución Salvadoreña garantiza la educación como un derecho fundamental y democrático, there por lo tanto, ambulance garantiza la Educación pública laica, ya que es la única forma en que la acción educativa sea acorde con los principios democráticos sobre los que las sociedades modernas dicen fundarse. Es evidente su íntima relación con los principios democráticos formalmente reconocidos en las declaraciones y conferencias universales en materia de Derechos Humanos con posterioridad a la segunda guerra mundial y suscritos por la casi totalidad de los países incluyendo, El Salvador.

Únicamente el Estado puede garantizar la educación en igualdad de condiciones y oportunidades, como un bien público universal que tendrá como objetivo primordial la formación de ciudadanos y ciudadanas que respeten la igualdad de derechos de todas las personas y asegurar la paz y la armonía.

Ese mandato supremo, de formar con la visión de respeto a la igualdad de derechos de todas las personas, únicamente puede transmitirse si en la Educación Pública no cabe la Discriminación, sea por raza, sexo, religión, orientación sexual o identidad de género, es decir, en la educación pública debe prevalecer el carácter inclusivo, no puede existir segregación por motivos de religión, creencias o ideologías particulares; por ello no puede obligarse a las y los educandos a la lectura de la biblia u otro libro sagrado o a participar en rituales religiosos.

La Educación Pública en un Estado Laico como el nuestro, está obligada a respetar y hacer respetar la libertad de pensamiento y de conciencia de niños, niñas y jóvenes cuya autonomía está en pleno desarrollo, ya que debe pretender desarrollar ciudadanos y ciudadanas libres, autónomos y autónomas con pensamiento propio, lo que no puede suceder con el adoctrinamiento dogmático.

Así también, a través de la educación laica la ciudadanía comprende y está en la capacidad de exigir, a las autoridades competentes, que las leyes se apliquen por igual a todas las personas. Ningún ropaje religioso puede encubrir delitos, estos deben ser juzgados con imparcialidad y castigados con la debida reparación a las víctimas.

*Maestría en Salud Sexual y Reproductiva

Ver también

“Con mis hijos no te metas” la consigna del patriarcado

Alberto Romero de Urbiztondo [email protected] @aromero0568 El sábado 3 de noviembre vimos una marcha en …

Un Comentario

  1. NO ERES DOCENTE Y DESCONOCES EL PODER DE LA PALABRA DE DIOS Y EL IMPACTO QUE TIENE EN LAS VIDAS DE LOS JÓVENES. A LO MEJOR ERES ATEO. LA PALABRA DE DIOS HACE CAMBIAR Y LOS GOBERNANTES SIN ESCUCHAR LA VOZ DE DIOS NADA PUEDEN HACER,

A %d blogueros les gusta esto: