web analytics
Página de inicio » Opiniones » Dos años de Gobierno y los mayores retrocesos

Dos años de Gobierno y los mayores retrocesos

Licenciada Norma Guevara de Ramirios

Muchas personas pusieron la esperanza en  que el gobierno de Bukele sería bueno, muchos mantienen el respaldo, pero eso está lejos de ocultar la realidad que representa un retroceso social, económico, político, que el pueblo pagará caro.

Lo más grave de este Gobierno son los dos golpes de Estado; el 9 de febrero de 2020 y 1 de mayo de 2021. El orden constitucional está roto y, para bien del país, debe restablecerse. Negar la historia y a fuerza de repetir mentiras, instalar en la mente de la gente un relato acomodado a su conveniencia para justificar el desmantelamiento de las instituciones, ha estado en el trasfondo de las actuaciones del presidente Nayib Bukele.

Con su grupo familiar y de amigos establece un gobierno de sumisos y obedientes, de cómplices cuyas acciones se colocan al margen de la Constitución y las leyes.

Muy hábil para la propaganda, introyectada mediante recursos modernos, y retrógrado en el modo dictatorial de realizar su visión de poder, un neofascista.

En soledad, miles de despedidos sufrieron desde su llegada la medicina amarga que prometió, y otros miles lo sufren ahora con la llegada de su mayoría calificada de diputados sumisos a la asamblea legislativa, y a las 149 alcaldías que obtuvo con su partido. Más desempleo, por despidos y por quiebra de empresas; aumentó de pobreza que los economistas y organismos especializados registran que subió de 23 % en 2019 a 40 % en 2020. ¿Acaso las carencias en cada familia por pérdida de empleo se puede ocultar simplemente afirmando que los que critican al presidente son parte del 3 %?

Hay registro de encuestas realizadas por la Cámara de Comercio que indican que unas 19,000 pequeñas empresas quebraron y despidieron a sus trabajadores, esas empresas a las que se les anunció apoyo para sostenerse nunca lo recibieron y como los trabajadores que consumen sus productos o servicios no tienen ingresos, no pueden vender.

¿Acaso el Seguro Social miente cuando en sus registros reconoce que más de 37,000 empleos formales del sector privado siguen sin restablecerse?, ¿esas familias que perdieron esos empleos están felices con el gobierno de Bukele, porque les dieron una, dos y hasta tres cajas de alimentos?

No se puede ocultar la realidad con la propaganda, pero, con el individualismo que priva, quizá muchos creen que otros están mejor, o deciden callar porque saben que le apoyaron con su voto al dictador.

La instalación del temor es propio de una dictadura que se sostiene por un tiempo, pero llega el momento en que la gente que teme se atreve a romper la inacción. Es evidente que muchos temen porque el Gobierno ha mostrado que puede “aplastar” adversarios económicos y políticos, y con el golpe dado a la Sala de lo Constitucional y al fiscal general de la República, ha mostrado que puede poner a los usurpadores del sistema judicial a su servicio.

En pasillos se comenta que si fue capaz de tocar a los magistrados de la CSJ, es cuestión de tiempos que la furia del Gobierno “les alcance” y los lance al desempleo. Así pensaron quizás algunos cuando asesinaron a monseñor Romero, si tocaban la vida del máximo jerarca de la Iglesia, ¿qué puede pasar a un sindicalista, a un obrero, a un profesor? Sin embargo, la historia registra que en vez de temor, el pueblo tomó valor, luchó exponiendo y ofreciendo su vida hasta terminar con aquella dictadura.

Sin duda, la realidad después de dos años de gobierno de Bukele es de un franco retroceso democrático, económico, de mayor endeudamiento, de más sufrimiento, de completa inseguridad y con una fiscalía al servicio de delincuentes, como lo muestra el caso de quien ha confesado haber asesinado mujeres en Chalchuapa.

Desde fuera recibirá el Gobierno muchas condenas por tanto retroceso, y aparenta que no le importa, y en verdad tiene importancia que el mundo ponga atención a tanta pérdida, a tanto retroceso y a la instauración de una dictadura. Un periódico costarricense titulaba una nota así: ”Nace un dictador”.

En este espacio, desde inicio de este Gobierno, lo afirmé así. Y a los dos años, cuando se va consolidando ese régimen a la vista de todos, me atrevo a afirmar que necesitará nuestro pueblo de esa crítica desde el exterior, pero solo nos sacudiremos de esta nueva dictadura hasta que el pueblo se dé cuenta que no le conviene.

Cuanto más pronto despierte nuestra gente, menos durará esta dictadura para empezar a recuperarnos de tanto retroceso.

Ver también

LIMA SIN ALEGRÍA: UN CANDIDATO CENTRISTA Y BELAUNDISTA OPUESTO A LA UNIDAD IZQUIERDISTA

Isaac Bigio Politólogo economista e historiador Muchos peruanos conocen obras de Ciro Alegría (1909-1967), quien …

Un Comentario

  1. me recuerdo cunado los exgerrileros quemaron banderas de eeuu alegres por lo que le paso aeeuu y dicen que son amigos pero de quien?