web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Doble discurso de Arena frente a la tregua y las pandillas

Doble discurso de Arena frente a la tregua y las pandillas

Movimiento 5+

La grave situación delincuencial que se ha desatado en los últimos meses es producto del accionar de las organizaciones delincuenciales y del crimen organizado que han encontrado caldo de cultivo en las condiciones de injusticia estructural que históricamente  ha golpeado a la población salvadoreña.

Ciertamente, sovaldi sale la violencia criminal se ha recrudecido en los últimos meses hasta llegar a un nivel alarmante e intolerante, tadalafil pero la evidente participación de altos representantes de Arena en reuniones con grupos pandilleriles, cialis en el contexto electoral de 2014, nos lleva a cuestionar si está escalada de violencia se ha producido por generación espontánea o se trata de un plan fría y maquiavélicamente calculado, para llevar al país a una situación de ingobernabilidad y de desgaste del gobierno actual, en función de futuros eventos electorales en 2018 y 2019.

El contenido de las conversaciones con las maras o pandillas, consideradas como grupos delincuenciales de alta peligrosidad y calificados como terroristas por el gobierno de los Estados Unidos de América, por las leyes del país y por la Corte Suprema de Justicia, nos conducen a muchas interrogantes: Cuál es su propósito, qué se dialoga, qué se negocia, con qué autorización o  respaldo institucional o partidario se hace. Pero sobre todo, nos llevan a la duda razonable si tales conversaciones y negociaciones ya han terminado. Por el curso de los acontecimientos actuales creemos que no; junto a la reveladora noticia de estas reuniones aparecen otros funcionarios de Arena implicados con vínculos cercanos de colaboración hacia estos grupos.   

Los resultados electorales de la segunda vuelta de la elección presidencial de 2014, en donde Arena obtuvo una insospechada remontada de aproximadamente 300 mil votos, nos indican el trasfondo de esta negociación: rédito electoral al costo que sea. A pesar de que oficialmente Arena se ha apartado de esta acción, es imposible creer que estas reuniones las hizo por iniciativa propia y sin respaldo institucional, el diputado Ernesto Muysondt.

Esta situación es grave para el país, no sólo por el doble discurso de Arena en donde, por un lado, ataca furibundamente a la tregua y a quienes la facilitaron durante la administración del expresidente Funes, pero, por el otro, se reúne con estos cabecillas para ofrecerles prerrogativas que están al margen de la legalidad; no olvidemos, que el video todavía no se ha visto y oído completo. Más allá de esto, la situación es grave porque se trata de negociar “un proceso de pacificación esto si ustedes ganan las elecciones” dice el pandillero y se compromete “a estabilizarles el país por los próximos 5 años”. Nos estamos preguntando,  cuál fue el compromiso adquirido por Arena? en esa o en otras reuniones.

¿Así deben ser los métodos para conseguir votos para la derecha partidaria? ¿Así se consigue ser la principal fuerza opositora del Gobierno?

Hacemos un llamado a las instituciones pertinentes, especialmente a la Fiscalía General de la República para que investigue esta situación, más allá de los discursos justificativos que ahora lanza el partido Arena. Es imperativo saber el grado de involucramiento que han tenido la alta dirigencia, los órganos de dirección y las y los funcionarios de este partido en los últimos meses y deducir las correspondientes responsabilidades criminal y civil, si correspondiera. Este es un hecho que amerita una sanción aleccionadora que neutralice que en el presente y en el futuro, se continúe con este tipo de prácticas.

Finalmente hacemos un llamado a la población, a las organizaciones sociales y populares en particular, para que se movilice y exija a la Fiscalía General de la República, a la Corte Suprema de Justicia y a la Policía Nacional Civil, que proceda a la inmediata investigación y sanción de estos deleznables hechos delictivos. Igual solicitud se hace al Tribunal Supremo Electoral, que revise la legalidad de las actuaciones de este partido político.

En este momento duro y difícil para la Patria, para la familia salvadoreña, debemos ofrecer el respaldo necesario a las instituciones del Estado y del Gobierno en su proceso de prevención, persecución y castigo de delitos y delincuentes, y rehabilitación de aquellos sujetos que den muestras claras y comprobables de querer reformar su conducta y reinsertarse a la sociedad.

¡Ya basta de desestabilización!

¡Por la profundización de los cambios!

A %d blogueros les gusta esto: