web analytics
lunes , 18 junio 2018
Inicio » Municipalismo » Un día en el mar, donde la vida es más sabrosa
Un día en el mar, donde la vida es más sabrosa
Los pescadores del Puerto de La Libertad salen a pescar desde las seis de la mañana hasta las cuatro de la tarde, algunos hacen turno de noche y llevan el producto fresco desde tempranas horas del día. Foto Diario Co Latino/David Martínez.

Un día en el mar, donde la vida es más sabrosa

David Martínez
@davidmar2105

Dicen que en el mar la vida es más sabrosa. El muelle del Puerto de La Libertad parece no ser la excepción. Por ello nos fuimos un día completo para observar cómo los pescadores buscan el sustento diario de su familia.
Nos encontramos a don Alfredo Navarro, nos cuenta de algunas vivencias y dificultades que solo con la organización puede superar. Navarro es el operario de la maquinaria con la que bajan y suben las lanchas del mar. La rutina inicia antes de las seis de la mañana.
Los pescadores preparan los enceres: las carnadas, las hieleras donde pondrán el pescado, los anzuelos y atarrayas que utilizarán. En las lanchas van aproximadamente de tres a cuatro personas, cada una pertenecientes a las cinco cooperativas de pescadores que hay en el puerto.
Seis de la mañana en punto. Sale la primera lancha, Navarro ya encendió la maquinaria, que consiste en un motor que tira de un cable de metal y del que pende un gancho. Este se pone en un lazo que va amarrado a las lanchas y cuando ya se han subido los tripulantes, los baja con cuidado para que al caer al mar, estos comiencen la travesía.

Zarpa la primera navegación, con el objetivo de ir por el mejor producto que se encuentra en el mar. Boca colorada, mantarraya, bagre, camarones, todo lo que sirva para comercializar en el muelle y que sea comestible. Así sucesivamente van saliendo todos. Se van perdiendo en el horizonte y pasan hasta nueve horas buscando el sustento diario. Algunos van llegando, pues hicieron turno de noche. Salieron a las 4 ó 5 de la tarde y entraron a las seis o siete de la mañana con el producto fresco. Navarro relata que de los casi 40 años de trabajar en el muelle, ha vivido aventuras y dificultades junto a sus compañeros. La rutina la cataloga como elegante, a pesar de todo lo que tienen que pasar, pues les parece como lo que dice una pieza musical, todo es felicidad.
Son alrededor de 1,500 personas las que trabajan en este rubro, solo en La Libertad, desde los que preparan las lanchas hasta los mismos pescadores. Todos aglutinados en las cinco cooperativas.
Para él y sus compañeros del muelle significa mucho, pues en él encuentran el sustento, no solo de los pescadores, sino también de los que trabajan alrededor del muelle, como restauranteros o comerciantes de todo el municipio.
Por ello es que a veces, cuando las cosas se ponen mal, por cuestiones de la misma naturaleza, sufren; un ejemplo fue en el 2015, cuando el muelle sufrió los embates de un fuerte oleaje. “Aquí en el sector teníamos otra maquinaria, pero el oleaje del tres de mayo del 2015 y pasamos un mes sin actividad y fue duro para nosotros. Todo es una inversión, pues para levantar nuevamente esta maquinaria cuesta 100 mil dólares”, indica el pescador. Dice que historias son miles, buenas y no tan buenas, sin embargo dice que no cambiaría lo que hace, pues ha sido toda una vida la que le ha dado el mar.
“Una vez veníamos cargados de pescado y nos agarró un viento súper fuerte e hizo que volcara la lancha, salimos gracias a nuestros compañeros que nos auxiliaron, y por eso es que creo que es importante la unión que tenemos como pescadores”, expresó el también pescador.
El cooperativismo, dice, es sumamente importante, pues esto les ha ayudado a mantenerse y mover la economía del lugar. Expresó que resienten el poco apoyo que las entidades les dan, principalmente la alcaldía y algunas gubernamentales.
Pero esto no les detiene, pues son nueve horas de trabajo las que viven dentro del mar los pescadores. Son las cuatro de la tarde ya, van llegando las lanchas, don Alfredo sube una a una.
La gente se aglomera y compra su pescado fresco. Esto forma parte de la cotidianidad del muelle del Puerto de La Libertad.

A %d blogueros les gusta esto: