web analytics
Página de inicio » Opiniones » ¿De verdad queremos que la gente tenga agua?

¿De verdad queremos que la gente tenga agua?

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

Hace más de 20 años un Panel Internacional de Científicos advirtió a la humanidad sobre los efectos del cambio climático, doctor los gobiernos y una gran parte de la humanidad parecía incrédula; con el correr de los años pero en relativo corto tiempo hemos visto y seguimos apreciando que las advertencias tienen razón. Sequías, site inundaciones, buy pérdidas de cosechas, deterioro de los suelos, deterioro de la calidad del aire, disminución de caudales en los ríos, agotamiento de los mantos freáticos, escasez de agua y muchos otros problemas que se traducen en sufrimiento humano, pérdida de vidas, disminución abrupta de condiciones de vida de millones de seres humanos.

El papa Francisco en su encíclica “Laudato-si” ha  señalado los patrones de consumo como una de las causas de la destrucción del planeta, que perjudica a todos pero especialmente a los más pobres; ha invitado a salir de la espiral de autodestrucción con un cambio de rumbo, ha señalado como camino la construcción de un consenso por una agricultura sostenible y diversificada,  promover una gestión más adecuada de los recursos forestales y marítimos y a asegurar a todos  el acceso al agua potable. Esas consideraciones científicas y éticas deben mover a la acción responsable en todas partes.

La realidad y la conciencia creciente de los problemas presentes y futuros sobre la situación del agua en nuestro país deben llevarnos a actuar, todos en consecuencia con la necesidad de asegurar que este valioso elemento para la vida exista.

Las autoridades de medio ambiente, el gabinete de sustentabilidad con participación de las organizaciones ambientalistas y comunitarias, amparadas en estudios serios produjeron ya una Política Hídrica que debe servir de marco para actuar con la mayor responsabilidad; en ella se identifican los problemas, las medidas y las inversiones imprescindibles para compensar las deficiencias  en  la producción de agua potable y para alimentar la infiltración en época lluviosa, pues está claro que es en el ciclo de la naturaleza que se produce agua y no en el chorro o la botella de donde la tomamos.

Desde hace 3 años ANDA viene informando al país y a la Asamblea Legislativa del estado en que se encuentran las plantas potabilizadoras desde las cuales se provee agua a la región metropolitana, del vencimiento de equipos y de las condiciones de deterioro tecnológico, con las cuales los trabajadores han sacado adelante el servicio en los últimos años. Ha planteado las soluciones de corto y mediano plazo y las inversiones necesarias para evitar pérdidas de agua, gastos excesivos en la potabilización y para disminuir el consumo energético. Está claro además el impacto de 4 años consecutivos de sequía que han provocado reducción en el nivel freático de entre 3 y 26 metros y en algunos casos los pozos se han secado; esto afecta los sectores que se abastecen a partir de pozos como en La Chacra que luego de las sequías han bajado su nivel.

Otros factores que vienen afectando la reserva de agua es la impermeabilización de suelos  por las construcciones de vivienda, fábricas, oficinas, carreteras y en general la disminución de la cobertura vegetal. El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Gobierno de Francia han ofrecido apoyo financiero para realizar las inversiones que permitan mantener el abastecimiento de agua y esto requiere de la aprobación de créditos con voto calificado (56 votos)  que hasta la fecha, aunque la mayoría de diputados las apoyamos, no se aprueban porque faltan  los votos  del partido  ARENA.

El déficit es creciente, y genera reclamos de sectores sociales más afectados en la región metropolitana, reclamos que requieren respuesta no solo señalando la razón del mismo sino apoyando las soluciones que  ya están identificadas. Alta Vista, San Martín, Apopa, San Marcos y otros requieren de atender la causa del problema. Es la reparación de la Planta de las Pavas,  la conducta del NO al financiamiento es una condena a la vida de la gente y por eso hay que demandarle a ARENA   aprobar los créditos que su negativa mantiene estancados.

En la Política Hídrica se prevé la importancia de otras fuentes además de la del Río Lempa, se señala la urgencia de hacer obras que permitan la potabilización del agua del Lago de Ilopango. El país debe saber que los problemas son serios pero es posible resolverlos con la contribución de todos, sin boicot y con un cambio de conducta que requiere de todos, mayor conciencia en el uso  racional del agua,  un cambio de cultura, como dice el Papa Francisco, una verdadera revolución.

Ver también

El Salvador: Elecciones 2019, retos y desafíos para la democracia representativa

*Nelson de Jesús Quintanilla Gómez, Doctor en Ciencias Sociales mención Gerencia y profesor universitario de …

Un Comentario

  1. Licda. Norma Guevara, muy lógica su preocupación sobre el problema del agua. Sin embargo , debe saber que esto no se resolverá con créditos, como si se tratase de cancelar una deuda, no. Tampoco se resolverá extrayendo agua del Lago de Ilopango. Esta situación que estamos viviendo de escasez de agua , se debe a que en este paisito los funcionarios de turno jamás se han preocupado por PROTEGER Y CUIDAR los recursos naturales. El día que empecemos a cuidar y proteger los recursos naturales, usted verá con sus propios ojos como la situación empieza mejorar. Espero aún estemos a tiempo para remediar esta situación, pues tanto daño se ha causado a la naturaleza en este paisito, por algo bien ganado tenemos el segundo lugar a nivel latinoamericano de ser el país más deforestado después de Haití.
    De no cambiar nuestra conducta, usted también podrá ver con sus propios ojos, como este paisito poco a poco se va convirtiendo en el nuevo desierto de Centroamérica. Si cree que esto no puede suceder , pues siga adelante con sus proyectos de obtener créditos y de extraer agua del Lago de Ilopango, se dará cuenta como el tiempo me otorga la razón, más bien quizás usted ya no alcance a ver este paisito convertido en desierto, pero las futuras generaciones sí.

A %d blogueros les gusta esto: