web analytics
lunes , 18 junio 2018
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Cuatro cuentos breves
Cuatro cuentos breves

Cuatro cuentos breves

Anna Delmy Amaya Aguilar

Poeta y escritora 

 

SONRISA SOBRENATURAL

El Dr. Me dijo que padecía de eclampsia, buy advice pero ni yo misma  entendía de que se trataba, viagra   hasta que el mismo médico me explico los peligros para mi y para la criatura que se mecía en mi vientre.

El embarazo llegó a feliz término, medicine la niña nació normalmente es decir sin cesárea, el tiempo de gestación fue exacto . La  niña ya tenía un nombre  se lo había escogido su madre, de unas tiras cómica que solía leer:  Hortensia era su nombre.

A los diez  días de nacida sonreía con una sonrisa especial, tan especial que cuando lo hacía  su cuna se estremecía y se escuchaba una música celestial casi inaudible.

Tenía  un par de camanances bellísimos, los cuales hacían juego con su  carita de porcelana

Después de quince días de brindarle amor , mimos, leche materna  y de disfrutar su sonrisa bella adornada, por los camanancitos,  sucedió lo inesperado.

Fue a eso de las 6: a.m  un día viernes del mes de marzo, de 1980, cuando   la madre sobresaltada,  dio un grito agudo, de profundo dolor.

La niña estaba inerte y fría y su sonrisa se había congelado

Su vida solo fue de quince días.

Ya en el  ataúd, la gente de la población la contemplaba y al verla  le devolvían su  sonrisa, como una respuesta a la sonrisa congelada en su carita fría.

Nadie lloraba, todos los asistentes irradiaban la sonrisa congelada  de la niña en el ataúd.

*

EL FANTASMA DE LAS NOCHES GRISES

Él rondaba la casa desde los albores del  s.xx, era un hombre convertido en sombra

Su cuerpo astral  era   humo levitante en forma de una esfinge indefinida

NI los exorcismos de Monseñor Belarmino Sánchez, ni las palabras de  Lencha  , la espiritista, envueltas en humo de tabacos y  ruda, habían logrado sacarlo de la estancia.

-No me iré, le respondía a la bruja Lencha, famosa por su poder para comunicarse con los espíritus

-¡¡  No me iré de aquí, ésta es mi casa aquí he vivido y viviré para siempre!!  porque aquí abandoné mi cuerpo físico!!

Los habitantes de la casa decidieron abandonar su vivienda, pero fue imposible hacerlo por  sobradas razones.

Conforme , la familia Córdoba decidió quedarse y convivir con el fantasma de las noches grises

*

TODOS LOS MIÉRCOLES

San Cayetano me hizo el milagro de conocerlo. Era el tipo de hombre que siempre me llamó la atención y el que había pedido en mis oraciones a San Cayetano del Monte

Era hermosamente bello, silenciosamente marino e inexorablemente  hombre. Era  varonil barbado, con una mirada profunda y seductora.  Fuimos extraordinariamente felices por 10 años, pero el mar , el mismo mar, mi amigo  lo  arrastró  un día soleado ;era un  miércoles de noviembre.

Desde entonces recorro el malecón con la esperanza de encontrarlo; no obstante siento sus manos sobre mis hombros todos los miércoles  de todos los noviembres…

*

UNA LUZ AZUL INTENSO

El alcohol y las drogas lo habían deteriorado horriblemente y aun así estaba activo en el grupo de asaltantes y secuestradores, al  que pertenecía ; no obstante no recibía ninguna retribución del dinero de los recates y asaltos.

Una hermosa noche de luna llena  se sacudió  la ropa que llevaba puesta, se acomodó en la grama del parque, “ El unicornio” De momento , abrió los ojos en forma extremadamente grande, tan  grande, que casi se hicieron del tamaño de la luna que lo veía todo.¨

Él, Rodolfo Serrano, estiró la pierna derecha y  de las  sacudidas insólitas de su cuerpo salieron  luces de todos colores; en el centro de esas luces, se distinguía una, la más brillante  ésta  era de un color azul intenso.   La luz    ascendió lenta y rítmicamente hacia la luz total para integrarse  a ella.

Su espíritu se había liberado de ese cuerpo que se desmarcó de  la vida insoportable y humillante, que ya no le pertenecía.

A %d blogueros les gusta esto: