web analytics
Página de inicio » Articulos » CONOCIENDO LAS GRASAS

CONOCIENDO LAS GRASAS

Por: Licda Carmen Isabel Poublanc Fernández

Existe una falsa creencia relacionada a las grasas de los alimentos que consumimos. Se suele pensar y creer que todas son malas, site clinic y que debemos evitar  si queremos perder algunos kilos.

Cabe afirmar que no todas las grasas que consumimos son dañinas para nuestro organismo, try es de vital importancia comer algunas grasas, cialis siempre y cuando sepamos escoger las grasas que son beneficiosas para nosotros, las grasas que consumimos le dan al cuerpo la energía que necesita para trabajar adecuadamente. Durante el ejercicio, el cuerpo utiliza las calorías de los carbohidratos que hemos consumido; pero después de 20 minutos, el ejercicio depende entonces de las calorías provenientes de la grasa para continuar, por eso que es importante el consumo de grasas saludables.

Otra razón más por la que debemos consumir grasas en nuestra alimentación es porque Desempeñan un papel importante en el organismo: ayudan al desarrollo celular, son necesarias para la absorción de las vitaminas (A, D, E y K), garantizan la fabricación de unas sustancias llamadas prostaglandinas que intervienen en los procesos antinflamatorios, controlan el metabolismo del colesterol y colaboran en la coagulación de la sangre. No todo es maravilla debemos saber que todo en exceso es perjudicial para la salud, como lo es el consumo excesivo de grasa que puede provocar un aumento en los niveles adecuados de colesterol en sangre pudiendo así afectar nuestro corazón.

Para comer de una manera  inteligente y saludable debemos aprender a reconocerlas y moderar el consumo de los distintos tipos de grasas que ingerimos, es necesario que conozcamos los tipos de grasa que existen, están las llamadas grasas buenas, son necesarias para nuestro organismo. Son una fuente de energía que ayudan a mantener sano nuestro corazón y las grasas malas.

Grasas buenas

Las grasas insaturadas  con claves para protegernos de las enfermedades coronarias al disminuir los niveles de colesterol en sangre. Si bien es cierto que a pesar de ser buenas, debemos tener en cuenta que la grasa de cualquier tipo contiene más del doble de calorías que las proteínas y los carbohidratos. A menudo elegimos los alimentos correctos, pero en demasiada cantidad, por lo que debemos ser prudentes y exigentes a la hora de moderar las raciones.

Grasas malas

Las grasas saturadas y trans son las que llamamos grasas malas porque pueden provocar niveles de colesterol elevados y dañar el funcionamiento normal de nuestro corazón.

Las grasas saturadas elevan el nivel de colesterol LDL (“malo”), lo cual lo pone en riesgo de sufrir ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud mayores. Debemos evitar o limitar los alimentos ricos en grasas saturadas. La característica principal de estas grasas, es que a temperatura ambiente son sólidas y las podemos encontrar en producto animal.

Las grasas trans a menudo se encuentran en los productos comerciales, por lo que es necesario leer la etiqueta nutricional, para evitar el consumo inadecuado de grasas que nos perjudican y dañan nuestra salud.

FUENTES DE GRASAS INSATURADAS

• Almendras, pistachos y nueces

• Aceite de canola, girasol y oliva

• Aguacate

• Atún, sardina y salmón

• Lácteos.

TIPS PARA REDUCIR EL CONSUMO DE GRASAS SATURADAS

• Sustituye la mantequilla o margarina por quesos tipo ricota o requesón, contienen una menor cantidad de grasa.

• Reduce el consumo de embutidos y alimentos fritos

• Disminuye las visitas a los centros de comida rápida, están llenos de grasas saturadas y trans.

• Acostúmbrate a comprobar el contenido de grasas en las etiquetas de los productos. Elige los que tengan un contenido más bajo en grasas saturadas: lo ideal son menos de tres gramos por ración.

• Pásate a los lácteos descremados o semidescremados.

• Una técnica culinaria es quitarle la piel y la grasa visible a las carnes.

• Reemplaza los embutidos grasos por jamón de pollo o pavo.

• Consume al menos 2-3 veces por semana pescado azul como el salmón, las sardinas, o el atún.

• Reemplazar de nuestra alimentación saludable todo aquellos alimentos fritos, conservados e industrializados.

Ver también

Culto a la personalidad, pensamiento único y elitismo

José Guillermo Mártir HIdalgo Un partido político es una entidad de interés público, creado para …