web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Nacionales » Comunidades en oriente implementan medidas contra la sequía y el cambio climático
Comunidades en oriente implementan medidas  contra la sequía y el cambio climático
Comunidades de Oriente implementan sistemas de captación de agua y creación de estanques, que ayudarán a la calidad de vida de los pobladores de tres municipios del departamento de Morazán. Foto Diario Co Latino/Transparencia Activa

Comunidades en oriente implementan medidas contra la sequía y el cambio climático

@JosMejía

Diversificar los cultivos, sales terrasear los bordes de sus terrenos para la siembra y evitar la erosión, sale crear pequeños estanques tanto para criar peces como para implementar sistemas de captación de agua para el riego, hacer sus propios fertilizantes e insecticidas naturales para no contaminar el suelo, son algunas de las actividades que pobladores de tres municipios pobres han aprendido para mejorar su calidad de vida, proteger el medio ambiente e incrementar sus ingresos económicos.

Los municipios de Sensembra, Guatajiagua y Yamabal en Morazán (Mancomunidad MICsur Cacahuatique) han involucrado a grupos de productores y productoras beneficiaros/as, alcaldías municipales, Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Ministerio de Salud (MINSAL), Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN), Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Ministerio de Educación (MINED) y a la Dirección General de Protección Civil en estas iniciativas.

Santos Henríquez, uno de los beneficiados y ahora multiplicador de conocimientos, ha participado en una “Escuela de Campo” para aprender a sembrar hortalizas, cómo hacer bancales para eliminar las pendientes de los terrenos y evitar la erosión, entre otras cosas, conocimientos que han sido transmitidos por 6 extensionistas del CENTA y otros 2 pagados por las alcaldías del proyecto, que en total atienden a 2432 familias, 304 por extensionista.

“Nos han estado capacitando a 25 familias en la Escuela de Campo sobre cómo trabajar, cómo tratar los suelos, crear barreras vivas y muertas. Todo eso era nuevo hasta hace 5 años” explica Henríquez. Añade que también se les ha capacitado para mejorar la reforestación de las cuencas de los ríos Pacaya y Gualabo en la zona alta de la microrregión MICsur Cacahuatique, como se le conoce al asocio de los tres municipios anteriormente mencionados.

Uno de los beneficios importantes para las familias ha sido aprovechar el suelo para diversificar la producción, ya que antes sólo sembraban cultivos de subsistencia, maíz y frijol, mientras que ahora gracias a las capacitaciones han cultivado repollo, tomate, pepino, cebolla, chile, papaya. Esto también ha ayudado a disminuir los índices de desnutrición en los niños porque tienen otros nutrientes con los nuevos cultivos.

Además dentro de toda la dinámica del cultivo, diseñaron un sistema de riego por gravedad que también alimenta pequeños estanques que en época de lluvia sirven para captar agua así como criar tilapias, y en el verano posibilitan mantener agua para el riego de los cultivos.

“Ha venido a mejorar la calidad de vida de las familias porque como tenemos nuestras propias verduras frescas, sabemos qué clase de alimentos estamos consumiendo, así como el comercio ya que en este caserío Guarumal tenemos 5 años de estar sacando repollos para la venta (…) la última cosecha fue de 800 plantas y la gente a la que le vendemos les gusta el producto, por lo que tampoco es necesario salir a corretear para venderlo, ahora la gente viene hasta aquí” añade el agricultor.

El dinero que se obtiene por la venta de verduras ya les posibilita poder comprar otras cosas que son necesarias en el hogar y a las que antes no tenían acceso.

El apoyo de los extensionistas ha sido un gran aporte en estas comunidades para producir semillas mejoradas adaptadas a terrenos áridos y a la sequía, así como otros factores que ahora afectan los cultivos a causa del cambio climático. Una parte de las semillas también ha sido posible venderla al CENTA para cultivos en otras zonas con similares problemas.

Daniel Rodríguez Álvarez, del caserío El Escobal y presidente de la Asociación de Productores, añade que “han aprendido a seleccionar mejor las semillas y cultivos que les conviene realizar, así como la preparación y uso de venenos orgánicos que no dañan la salud de los agricultores y ayudan a cuidar el suelo”. Milton Díaz, Técnico Extensionista del CENTA corrobora que ahora lo que se produce en la zona son productos orgánicos de mayor calidad y que les ha valido lograr algunos convenios con supermercados para podérselos vender. Los agricultores también han logrado controlar plagas y enfermedades de los cultivos, aventurarse a cultivar ejotes y árboles frutales pequeños y obras de conservación de suelo. Estos pobladores también han sido beneficiados con proyectos del Programa de Alimentación, uso de cocinas ecológicas para ahorrar leña y no tener afectaciones respiratorias por el humo, entrega de filtros para purificar el agua y que sea apto para el consumo, reduciendo las enfermedades gastrointestinales de los niños.

Según el Roberto Alvarado, delegado de CARE, desde junio de 2013, junto a FAO y OXFAM con el apoyo financiero de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) han implementado actividades de asistencia técnica y apoyo a los comités y organizaciones comunitarias y municipales para la revisión y ajuste de los planes de respuesta a desastres para la inclusión de la gestión del riesgo de sequía y el enfoque micro-cuenca del desarrollo municipal y oficial.

Además se ha capacitado y asistido técnicamente en materia de gestión y equipo para riesgos de sequía a los técnicos municipales, grupos, comités y organizaciones basados en el apoyo comunitario. Esto ha llevado a replicar buenas prácticas y herramientas probadas para resiliencia a las sequías en nuevas comunidades de la región.

Se promovido en la agenda parlamentaria de cada país, el apoyo al proceso de integración de la resiliencia a las sequías en el derecho a la alimentación. También se han realizado campañas de sensibilización en el ámbito escolar para la promoción de las prácticas de resiliencia a las sequías, así como la elaboración y difusión de instrumentos y herramientas nacionales para la gestión del riesgo de sequía en los Ministerios de Agricultura, gestión de los desastres naturales en las agencias del MARN, MINED y otros.

Todo el despliegue de recursos interinstitucionales ha llevado, para la efectiva ejecución del proyecto, a la implementación de un mecanismo de transparencia y rendición de cuentas de los fondos de gestión del riesgo de sequía, así como el apoyo a la institucionalización de la Seguridad Nacional de Alimentación y Nutrición y los sistemas de alerta temprana, ante eventuales peligros ambientales.

Además de las tres comunidades del departamento de Morazán, las ongs también están trabajando en el departamento de Madriz, Nicaragua, en Chiquimula, Guatemala, y en el departamento de Choluteca, Honduras.

A %d blogueros les gusta esto: