web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Catar responde a exigencias de vecinos del Golfo, tras prorrogar ultimátum
Catar responde a exigencias de vecinos del Golfo, tras prorrogar ultimátum
Canciller de Qatar, jeque Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani. [Foto PL]

Catar responde a exigencias de vecinos del Golfo, tras prorrogar ultimátum

Por Omar Hassan Abdulla

Kuwait/AFP

Catar, inmerso en una crisis diplomática con sus vecinos del Golfo, entregó este lunes al mediador kuwaití su respuesta oficial a las exigencias de Arabia Saudí y sus aliados, que aceptaron prorrogar 48 horas el ultimátum.

La respuesta fue entregada en una carta del emir de Catar, jeque Tamim ben Hamad Al Thani al emir de Kuwait, jeque Sabah al Ahmad Al Sabah. Su contenido no fue revelado.

La misiva fue entregada en mano por el jefe de la diplomacia catarí, jeque Mohamed bin Abdulrahman Al Thani, al jeque Sabah, señaló un responsable del Golfo.

Al término del ultimátum de 10 días, el domingo a medianoche, Catar prometió que transmitiría su respuesta por la mañana.

Kuwait había pedido un plazo adicional de dos días, que Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto aceptaron, señalando en un comunicado conjunto que iban a examinar y evaluar la conformidad de Doha a sus pedidos antes de transmitir su propia respuesta a Kuwait.

El miércoles, los ministros de Relaciones Exteriores de estos cuatro países se reunirán en El Cairo para decidir “las próximas etapas que conciernen a Catar”, según las autoridades egipcias.

Los abogados internacionales contratados por Catar denunciaron en un comunicado el lunes que las medidas adoptadas contra su cliente por Arabia Saudí y sus aliados son actos de un tipo que “históricamente han conducido a guerras”.

Por el momento, Doha ha rechazado de forma implícita la lista de las exigencias de sus rivales, entre las que figuran el cierre del canal de televisión Al Jazeera, la reducción de las relaciones con Teherán y la clausura de una base militar turca. Para Doha se trata de unas medidas que atentan contra su soberanía nacional.

“La lista de peticiones está hecha para ser rechazada”, declaró el sábado el jefe de la diplomacia catarí, desde Roma. “El Estado de Catar (…) la rechaza por principio”.

‘Diálogo serio’

El presidente estadounidense Donald Trump, que en el pasado criticó a Catar, reiteró el domingo “la importancia de detener el financiamiento del terrorismo”, objetivo que considera “primordial”, y de “desacreditar la ideología extremista”, tras hablar por teléfono por separado con el rey de Arabia Saudí, el príncipe heredero de los Emiratos y con el emir de Catar, según un comunicado de la Casa Blanca.

Por su parte, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, hizo un llamamiento al “diálogo serio” entre los actores de la crisis, al inicio de una gira este lunes en Arabia Saudí, y que proseguirá en Emiratos y Catar.

Riad y sus aliados rompieron el 5 de junio sus relaciones diplomáticas con Catar, acusando al país de apoyar “el terrorismo” y acercarse a Irán, rival de Arabia Saudí.

Doha niega esas acusaciones y opina que nadie tiene derecho a dictar su política extranjera.

El pequeño emirato, rico en recursos gasísticos y con grandes ambiciones, siempre fue independiente respecto a su política extranjera aunque fuera miembro del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

El embajador de Emiratos en Rusia, Omar Ghobash, advirtió esta semana que podrían establecerse nuevas sanciones.

Además de la posible suspensión de Catar en el CCG, sus adversarios podrían pedir a sus socios comerciales elegir entre seguir tratando con ellos o con Catar, señaló el embajador al diario británico The Guardian.

Crisis previsible

Descontentos con el apoyo de Catar a los islamistas en general y a los Hermanos Musulmanes, en particular, y hartos del tono irreverente de Al Jazeera, sus vecinos del Golfo hicieron un primer intento de cambiar la política de Doha años atrás.

En la cumbre de Riad en 2014, el joven emir Tamim ben Hamad Al Thani prometió, entre otras cosas, expulsar a las figuras islamistas acogidas en su país y atenuar la tonalidad considera como agresiva de Al Jazeera.

En realidad, la crisis se gestaba desde 2010 “cuando Catar adoptó una diplomacia más activa aprovechando el estallido de las revueltas” de la Primavera Árabe, a pesar de que los países del Golfo se oponían a ello, recordó Nabil Ennasri, director del Observatorio de Catar, en una reciente tribuna en el diario francés Le Monde.

A %d blogueros les gusta esto: