web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Arte-realidad en el Siglo XXI

Arte-realidad en el Siglo XXI

Caralvá

Fundador

Suplemento Tres mil

A lo largo de los siglos el arte ha expresado conceptos de la clase dominante, physician   los artistas reflejan los signos históricos en las diversas etapas de la humanidad; las expresiones son cuidadosamente seleccionadas acorde a los intereses temporales, patient así la censura como la divulgación se alternan en el tiempo, cuando un gobernante o una nación cae en desgracia todas las referencias artísticas de aquél momento son destruidas, aún ahora en Medio Oriente las obras de arte son dinamitadas por considerarse “satánicas”, al igual que las estatuas de Buda en Afganistán o en nuestra ciudad el mural de catedral dilapidado de la noche a la mañana por reproducir signos: “masónicos”… las consecuencias son las mismas, la humanidad se empobrece cuando las expresiones de los creadores pasan al polvo de la historia. La cuestión de fondo es la interpretación clasista de una obra, el arte es crítico a la sociedad, el creador expresa su liberación personal o colectiva, se opone al poder establecido, su obra es ofensiva o inofensiva al modelo imperante; el arte se opone a la opresión legal del capitalismo, socialismo, fundamentalismo o fanatismos raciales, se transforma en un artefacto subversivo. En el siglo pasado muchos escritores opositores a Hitler fueron asesinados, de igual forma aconteció durante la era soviética, en nuestra nación los movimientos culturales no solo fueron sospechosos, sino perseguidos en todas formas posibles, de eso dan cuenta muchos libros y testimonios, no es extraño que aún en nuestra balbuceante democracia, existan resabios de antiguas concepciones autoritarias y excluyentes. Desde el siglo pasado se plantea un debate entre la estrecha relación de la concepción del mundo político y la creación artística. En síntesis el poeta interpreta su momento histórico. Si la Historia es juez de las obras, muchos conceptos artísticos ya no tienen vigencia, no obstante la obra literaria siempre estará en movimiento, como una “revolución permanente”, donde la crítica al modelo tendrá por destino la perfección de la sociedad. Un artista tiene una vida muy corta cronométricamente, no durará tanto tiempo para su reconocimiento universal, pero sus ideas podrían ser admiradas por las futuras generaciones si su visión era correcta, de ello conocemos muchos ejemplos.

Sobre el tema en conferencias Walter Benjamin sintetiza con precisión los criterios del arte brechtiano: “La refuncionalización (aspecto de la producción)” está representada por sus teorícos Brecht y Tretiakov, Bejamin enumera sus elementos: “disolución del carácter de obra por /el trabajo colectivo/ la transparencia didáctica/la inclusión de la crítica/las variantes”. En el aspecto “refundacionalización (aspecto consumo)” Benjamin define: “Al lector no se le convence/si no que se lo instruye/no se lo concibe como público sino como clase/no se lo excita tanto como se lo divierte/ no se modifica tanto su conciencia como su comportamiento”… Benjamin y Brecht /Erdmut Wizisla 1ª. ed. – Buenos Aires: Paidos, 2007 pág 186.

Me parece que estas palabras muy atinadas no se refieren a la consumación del comunismo, acaso a la crítica del capitalismo, imaginamos un artista fuera del consumo masivo, en las terribles desigualdades sociales, infiel a los dioses capitalistas y escribiendo sus pensamientos en este momento…

Ver también

EN LA TUMBA DE ZELIÉ LARDÉ

Tania Primavera [email protected] Fotografías: Iván Escobar, Tania Primavera, MUPI. Una tarde busqué el número telefónico …

A %d blogueros les gusta esto: