web analytics
Página de inicio » Deportes » Argentina respira fútbol

Argentina respira fútbol

Buenos Aires/Prensa Latina

A 36 años de su última victoria en una cita mundialista, Argentina respira fútbol y espera ansiosa que la albiceleste regrese a casa con el título de Qatar 2022.

Las calles comienzan a cubrirse de los colores de la bandera nacional y todas las miradas y las expectativas están puestas en la Scaloneta, que aspira a mantener la buena racha sostenida hasta ahora, con 35 victorias consecutivas.

La selección liderada por Lionel Messi derrotó a finales de septiembre a Honduras y Jamaica con igual marcador (3-0) en encuentros amistosos en Estados Unidos, donde no faltó un público que celebró y agradeció cada minuto de juego.

Messi llegó a 90 goles en 165 partidos con el equipo de su país y el once argentino igualó los récords de victorias consecutivas de Brasil entre 1993 y 1996, y España entre 2007 y 2009.

“Argentina llega a este Mundial con un panorama auspicioso por varias razones: viene de un proceso en el que afianzó un recambio importante de jugadores; posee la serenidad de haberse librado del peso de no ganar títulos y cuenta con un Messi más curtido”, comentó a Prensa Latina Andrés Sciapichetti, comentarista deportivo y director técnico de fútbol.

Por su parte, el periodista Julio Ferrer señaló que se observa un crecimiento interesante en lo futbolístico y en lo humano.

Después de la consagración de la Copa América 2021 contra un rival histórico (Brasil), que cortó una racha de 28 años sin títulos para el seleccionado argentino y significó el primero de Messi tras cuatro fatídicas finales, se asentó un buen equipo, con un liderazgo que genera expectativas y sin una carga excesiva sobre el capitán, apuntó.

En líneas generales la base de futbolistas es la misma. Algunos son mérito exclusivo de la actual gestión pues fueron respaldados (y en algunos casos descubiertos) por este entrenador (Lionel Scaloni), cuando el gran público argentino ni tenía demasiada referencia de ellos, indicó Sciapichetti.

Lo importante ahora es que lleguen bien físicamente y no estén saturados o sobrecargados de competencias, añadió.

A su vez, Ferrer indicó que el listado elaborado por Scaloni “está orientado a buscar un buen juego colectivo, tanto en defensa, medio campo y delantera. Todos los incluidos tienen comprobada experiencia en ligas profesionales de Europa y conocen las exigencias propias de un campeonato de esta índole”. Creo que el equipo llega bien a Qatar. Además, el cuerpo técnico tuvo la buena idea de reunir a los jugadores permanentemente y así se desarrolló un ambiente de mucha empatía, afecto y solidaridad. La conformación de un grupo humano que deje afuera la miseria que generalmente existe en la alta competencia puede ser un factor muy importante, señaló a Prensa Latina el reconocido profesor Fernando Signorini, preparador físico.

¿Cómo terminará todo? No sé, pero, según la concepción que tengo del éxito, este está garantizado porque, aunque Argentina quede eliminada en la primera ronda- cosa que es altamente improbable-, estoy seguro de que los chicos darán el máximo de cada uno, apuntó.

Si alguien se equivoca o si la suerte nos juega en contra, ya es otra cosa. Creo que el triunfo es ofrecer lo mejor de uno mismo, observó.

Por su parte, Sciapichetti afirmó que “en el fútbol es difícil pronosticar, aunque uno se imagina al seleccionado nacional llegando a instancias decisivas”. Argentina va a cada Mundial con la responsabilidad histórica de ser protagonista, y en esta cita, eso está alentado por los títulos recientemente conquistados. Insisto en este aspecto porque libró al grupo de un lastre de muchos años, aseguró.

Ver también

Brasil y Portugal en octavos de final de la Copa Mundo 2022

Rebeca Henríquez @RebeHenriquez A solo tres días para el cierre de la fase de grupos de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.