web analytics
Página de inicio » Letras y Arte » “Una esperanza de fe”: Monseñor Oscar Romero
Aurelia Yamileth y Jaymee Adriana, productoras de la obra “Una Esperanza de Fe” que aborda la vida y obra del Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Foto Diario Co Latino/Alfredo Carías.

“Una esperanza de fe”: Monseñor Oscar Romero

Gloria Silvia Orellana
@SilviaCoLatino

Aurelia Yamileth y Jaymee Adriana fueron el corazón y el alma de la obra “Una esperanza de fe”, que aborda la vida y pastoral del Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero.

Sin más herramientas que la creatividad y la destreza para plantearse en escena con nueve coreografías, los actores, que son alumnos del noveno grado del centro escolar Los Alpes, Soyapango, rindieron un homenaje al Pastor Mártir.

“No tenía ninguna idea de la vida de Monseñor Romero, pero entonces comencé a leer un folleto con datos de su vida y luego me fui a investigar más sobre su vida. La obra representa la vida de Monseñor, la muerte de sus amigos y su muerte.

El mensaje que queremos dar es que debemos ayudarnos los unos a los otros, porque Monseñor Romero lo hizo con la gente pobre”, explicó Aurelia Yamileth.

La primera escena es impactante, las personas aparecen en pelea abierta, en la que se mezcla la autoridad reprimiendo al pueblo y Monseñor Romero, observando desde Catedral Metropolitana, y lamentando la situación que representa la violencia social, económica y política, de finales de los años setenta.

Se escucha la voz de fondo de Jaymee: “En tiempos de difícil convivencia, Monseñor Romero supo guiar, defender y proteger a su rebaño. Monseñor Romero, pide a Dios que ayude a su pueblo. Oh Dios mío ayuda a mi pueblo, así como ayudas a muchos” (cierra telón).

Jaymee Adriana, que fue la apuntadora de escena y narradora, opinó que la puesta en escena de “Una esperanza de fe” mantuvo un criterio consensuado, en donde todo el alumnado del noveno grado aportó ideas y definió la trama de la obra.

“Todo lo que está relacionado con la obra tiene que ver con Monseñor Romero, porque después de leer su vida, sabemos que fue un gran hombre que dio esperanza a un pueblo, ha sido algo avalado por todos, hasta nuestros maestros estaban conformes con el mensaje y el trasfondo de la obra”, argumentó.

Monseñor Romero (Jefferson) lamenta y llora sobre los cadáveres del padre Rutilio Grande y otros sacerdotes y con voz grave pregunta “¿por qué, Padre Celestial, ellos eran muy buenas personas?, pero no voy a cuestionar tus decisiones. Identificándolo como un hombre comprometido con el cumplimiento del Evangelio en la actualidad de esa época.

Entre las escenas más conmovedoras se encuentra el asesinato en el Hospitalito La Divina Providencia y los disturbios cuando se oficiaba una misa única en sus funerales, los disparos, los gritos, el llanto y las lamentaciones, terminan en la última escena, cuando en una peregrinación el pueblo con sus pancartas lo reconocen como la “Voz de los sin voz”, el defensor de derechos humanos y el hombre santo que marcó la historia del país (cierra el telón).

La obra se enmarca en el proyecto social de prevención de violencia y la enseñanza de valores, que realiza Tutela Legal “Dra. María Julia Hernández”, con el fin que el cuerpo estudiantil conozca de derechos humanos, prevención de delincuencia y valores morales.

“Este es un proyecto, lo realizamos en conjunto con una organización alemana, es un proyecto pequeño y hemos escogido escuelas de sectores vulnerables. Y aquí la directora y los docentes han colaborado para que los alumnos conozcan sobre los derechos humanos y luego de varios talleres y enseñarles quién era Monseñor Oscar Romero, que fue el primer defensor de los derechos humanos de los salvadoreños, nos han brindado esta obra desde sus propias apreciaciones y conocimientos”, manifestó Ovidio Mauricio González, director de Tutela.

Asimismo, Martha Lilian Coto, directora del centro escolar Colonia Los Alpes, Soyapango, consideró que el impacto de estos talleres de derechos humanos en el centro escolar ha sido positivo, a partir de la realidad de violencia que se vive en los entornos y también por el conocimiento adquirido sobre la vida de Monseñor Romero.

“Aplaudimos que el alumnado conozca más a Monseñor Romero, como historia, como cultura en sus vidas, y también a entender esto de los derechos y deberes que tienen como ciudadanos. Es un proceso, pero gracias a Dios se ha ido logrando poco a poco, atendemos a 300 alumnos en general. En cuanto a la obra “Una esperanza de fe” me siento feliz, porque las alumnas y alumnos comprendieron la vida de él, es maravilloso lo que han hecho los alumnos”, puntualizó.

Ver también

La Casa de los Vientos: arte, paisaje y café

@DiarioCoLatino Ministerio de Cultura Justo abajo del famoso mirador de Los Planes de Renderos se …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: