web analytics
Página de inicio » Internacionales » Un récord de mujeres indígenas se postulan en elecciones cruciales para Trump
Deb Haaland, candidata en Nuevo México.

Un récord de mujeres indígenas se postulan en elecciones cruciales para Trump

Albuquerque / AFP

Javier Tovar

Ninguna mujer indígena ha llegado al Congreso de Estados Unidos, pero un trío está buscando cambiar la estadística.

Dos son demócratas, la tercera es republicana, férrea simpatizante del presidente Donald Trump, quien aspira que su partido mantenga el control del Poder Legislativo en los cruciales comicios de medio mandato en noviembre.

“Soy una mujer, soy una mujer de color”, dijo a la AFP Deb Haaland, candidata en Nuevo México.

Haaland es ciudadana de la tribu Pueblo Laguna, la misma de Yvette Herrell, también aspirante a congresista en este estado fronterizo con México.

Pero estas dos mujeres, que no compiten en el mismo distrito, no tienen mucho en común más allá de su sexo y su ascendencia tribal. En política, parecen estar en dos polos opuestos.

La primera es anti-Trump, la otra lo apoya fervientemente; una es pro-aborto, la otra anti; Haaland apoya una reforma migratoria que inicie por la legalización de los llamados ‘dreamers’, mientras que Herrell apoya “combatir” la inmigración ilegal y reforzar las fronteras.

“Necesitamos impulsar los temas que importan en vez de los que el presidente quiere imponer al pueblo estadounidense”, dice Haaland.

Además de Haaland y Herrell, Sharice Davids compite en Kansas. Abogada y exluchadora de Artes Marciales Mixtas (MMA), Davids podría ser la primera congresista indígena y lesbiana.

Otros siete candidatos indígenas buscarán también escaños en noviembre. El total de 10 es el doble de los candidatos hace dos años.

Pero el incremento no se registra únicamente en las elecciones al Congreso, sino también en gobernaciones, parlamentos regionales, agencias reguladoras.

Mark Trahant, editor del diario especializado Indian Country Today, listó un récord de 100 candidatos, de los cuales 52 son mujeres.

Incluye también las candidatas a gobernadoras Paulette Jordan en Idaho y Andria Tupola en Hawái, además de Kevin Stitt en Oklahoma, estado al que representan los únicos dos indígenas en el Congreso actualmente: Tom Cole y Markwayne Mullin, ambos republicanos.

A lo largo de la historia estadounidense, poco más de una docena de indígenas han sido electos para servir en el Congreso.

 

– ¿Efecto Trump? –

Un récord de mujeres se ha postulado en estas elecciones que renueva la totalidad de los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los 100 del Senado.

Los demócratas esperan lo que llaman “una ola azul” en respuesta a las políticas conservadoras del mandatario.

Para Trahant, Trump fue un factor motivador para que más indígenas se postularan.

“Fue una inspiración para la gente decir ‘me postulo’ y no solo hablar de eso”.

Pero atribuir a Trump este fenómeno sería la “respuesta fácil”, explicó Christine Marie Sierra, profesora emérita de Ciencias Políticas de la Universidad de Nuevo México.

“Es una historia más larga”, que comenzó en la década de los 1990, cuando por primera vez se habló del “año de la mujer”. “Vimos un incremento de mujeres negras, latinas, asiáticas siendo electas, incluso indígenas aunque en un menos número”.

“Esta elección genera más interés por causa del presidente y sus políticas, pero no es la única razón”.

El voto indígena es considerablemente menor en Estados Unidos, entre 5 y 14 puntos menos que otros grupos étnicos.

Y el mensaje de los candidatos normalmente va dirigido a grupos más amplios.

“Las mujeres de color son buenas candidatas” porque “se relacionan con el elector como mujer, como minoría, como una madre trabajadora”, indicó Sierra.

Haaland apela a quienes como ella -madre soltera de 57 años, que vivió en pobreza, superó el alcoholismo- han vivido en pobreza y pasado necesidad.

Para Cole, miembro de la Nación Chickasaw, “es crítico que los indígenas tengan una voz que representen sus puntos de vista y valores”.

“Siempre me alegra ver a indígenas estadounidenses postulándose para cargos públicos, sean demócratas o republicanos”, dijo a la AFP Cole, que aparece favorito para la reelección. “Hacen una valiosa contribución al debate público y al proceso legislativo”.

Mullin por su parte enfrentará en esta elección a otro miembro de su tribu Cherokee: el demócrata Jason Nichols, quien considera que su oponente es un congresista “solo de nombre”.

“Nos merecemos algo mejor”, dijo Nichols a la AFP, destacando “insensibilidad” del republicano en temas relacionados al medio ambiente, acceso a atención médica y violencia doméstica. “Sus votos han tenido un impacto negativo en los nativos”.

Haaland dijo estar “ansiosa por estar al otro lado del pasillo” político, enumerando los principales temas de la agenda indígena: “tierra, agua, recursos federales”.

“Con más indígenas en posiciones de poder podemos lograr progreso para todas las comunidades indígenas y recordarle a Estados Unidos que estamos aquí y nuestra identidad es válida”, indicó en un tuit reciente.

Ver también

Primera gran caravana migrante centroamericana cumple un mes de camino a Estados Unidos

Guadalajara / AFP Yemeli Ortega Sin ánimo de festejo, la primera gran caravana migrante que …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: