Óscar Cerén (16) festeja tras generar el autogol que significó el segundo gol de El Salvador ante Jamaica. Foto Diario Co Latino/David MArtínez

¡Socazón!

Canadá, con su triunfo sobre Guyana Francesa, entregó en bandeja de plata el boleto a Copa Oro a El Salvador. Eso sí, para acceder a esa opción, la selecta tuvo que derrotar a Jamaica.

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

El Salvador hizo la plana con letra legible y signos de puntuación, y lo demás llegó por añadidura. La hinchada azul debió aguardar a que los dioses del fútbol sesionaran, pero la espera valió la pena: Carlos de los Cobos y su armada estarán en la Copa Oro 2019.

Dos puntos de agenda necesitó la Azul para obrar su hazaña, que ronda los límites del milagro: primero, derrotar a una Jamaica “leñera” y, segundo, rezar para que los astros se alinearan y sacaran de órbita a sus rivales.

El primer punto se confeccionó sobre el césped del Cuscatlán, un escenario que volvió a vestirse de azul como en sus mejores épocas.

Ahí habían doblado rodillas grandes selecciones como México y, esta vez, era el turno de Jamaica. Era la noche ideal y más importante para romper una “sequía” de 19 años sin tumbar a los “Reggae Boyz”.

La hazaña

La hazaña se consiguió en un segundo tiempo bastante lucido para los pupilos de Carlos de los Cobos y errático para los caribeños. Dos “yerros” jamaicanos cargaron de ilusión y esperanza a la afición, e hicieron olvidar un primer tiempo cargado de faltas e incertidumbre.

Y es que no hubo nada memorable en el primer tiempo, nada para las crónicas periodísticas en 45 minutos. Inicialmente, El Salvador intentó sostener la pelota, pero su arresto y fútbol solo le alcanzó para fabricar algunos desbordes tibios que terminaron sin frutos en la zaga jamaicana.

Jamaica tampoco mostró su artillería y, por ello, el portero Henry Hernández ensució su uniforme hasta volver de las duchas, antes fue un espectador privilegiado.

De ahí que al cierre del primer tiempo los únicos datos certeros fueron que la posesión de balón acabó 50-50 y que De los Cobos ya tiene claro su esquema de juego y su cuadro titular.

Del once que usó en el amistoso ante Guatemala, el estratega azteca solo movió dos piezas: Entró Darwin Cerén por Marvin Monterrosa y Nelson Bonilla por Tony Rugamas en el ataque, el resto lo calcó.

Suerte

En el segundo tiempo, el libreto era el mismo, pero una jugada cambió el panorama: el meta jamaicano Andre Blake cometió un error de “párvulo”, soltó un balón al ‘48 y estuvo listo Bonilla para empujarlo al fondo de la red.

El tanto obligó a los caribeños a adelantar líneas y empujar hacia el frente, pero se toparon con una zaga cuscatleca seria que dejó pocas fisuras.

De hecho, la única grieta la dejó en un balón que quedó servido para Darren Mattocks. Esa jugada, al ‘66, pudo ser el 1-1, pero el ariete disparó sobre el horizontal.

El gol de la calma para los cuscatlecos llegó en otra jugada de fortuna. En el ‘85, Óscar Cerén se lanzó en un amague por cabecear la pelota y esta dio en la testa de Damon Lowe y cogió destino a gol. Ahí se acabó la angustia y se comenzó a “socar” por otros resultados.

El Salvador, indirectamente, tenía tres llaves de acceso a Copa Oro: la primera opción era un empate entre República Dominicana y Bermudas, la segunda que Canadá se impusiera a Guyana Francesa y, como última instancia, que Nicaragua no sumara de tres en Barbados.

La primer llave se quebró con la caída de Dominicana 1-3 ante Bermuda, pero la llama de la ilusión la encendió Canadá. Los de la “hoja de maple” se fueron al descanso ganando 3-1 sobre Guyana Francesa y luego solo hubo que esperar el complemento para conocer el resultado final y festejar.

Al final, los canadienses se impusieron 4-1 sobre los caribeños, y el juego entre Barbados y Nicaragua -que se jugaba anoche- solo serviría para conocer si El Salvador se metía en noveno o se quedaba con el décimo lugar.

Ver también

El “principito” Griezmann es presentado en Barcelona

Barcelona/España/AFP El delantero francés Antoine Griezmann se mostró ilusionado  de obtener los grandes torneos ausentes …

Un Comentario

  1. La socazon fue tan fuerte que algunos casi se cagan.