web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Nacionales » El Salvador presenta reducción en índice de analfabetismo
El Salvador presenta reducción en índice de analfabetismo
Angélica Paniagua, directora nacional de Educación de Jóvenes y Adultos del Ministerio de Educación. Foto Diario Co Latino/Jorge Rivera.

El Salvador presenta reducción en índice de analfabetismo

@OscarCoLatino

Con la llegada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) al Ejecutivo se inició un proceso para erradicar el analfabetismo en El Salvador, esto a través del Programa Nacional de Alfabetización (PNA) implementado por el Ministerio de Educación (MINED).

En una entrevista para Diario Co Latino, Angélica Paniagua, directora nacional de Educación de Jóvenes y Adultos del MINED, explicó los avances y logros del PNA, además de la perspectiva de declarar al país libre de analfabetismo.

¿Cuál es el impacto del Programa Nacional de Alfabetización?

-Estamos avanzando en el esfuerzo de lograr que más personas salgan de su condición de analfabetismo, hemos logrado más de 297 mil 353 personas alfabetizadas y este año estamos alfabetizando a 31 mil personas, ya en el siguiente año serían más de 300 mil que hemos logrado alfabetizar en estos dos períodos de gobierno. Hemos declarado 70 territorios libres de analfabetismo, 69 municipios y la zona protegida de El Trifinio. Llevamos como proyección este año declarar 18 municipios más, ya hemos declarado tres se esos 18, así que nos quedan 15 todavía en proceso, esperamos que sean más porque nos ponemos una meta que permita tener otros alcances.

¿Quiénes participan en el proceso de declarar a un municipio libre de analfabetismo?

-La declaratoria es un proceso que involucra a las municipalidades, en primer lugar los alcaldes. Donde hemos logrado declarar municipios libres de analfabetismo es donde la alcaldía se ha involucrado a través de su concejo, también participan las Organizaciones no Gubernamentales, las iglesias que están en la zona, las universidades, todas las estructuras que están en los municipios, eso nos permite dimensionar un poquito más el tema del analfabetismo en cada territorio, por eso es importante el tema, contar con una estructura que nosotros les llamamos Comisiones Municipales de Alfabetización que es la que establece la coordinación principal de este esfuerzo con el apoyo de los demás actores que estamos en el territorio. Hasta el momento hemos logrado involucrar a más de cuatro mil 700 voluntarios en todo el país, en algunos casos creo que tenemos más, pero en los registros en donde registramos a las personas que estamos regresando, tenemos alrededor de cinco mil, hemos logrado disminuir a partir de todo este esfuerzo el índice de analfabetismo al 10.14%.

¿Cuál era el índice de analfabetismo en el 2009?

-El índice era del 17.97%. Fue con lo que iniciamos el Programa cuando se hizo el cambio de gobierno. Empezamos a dimensionar toda la información que había de cada municipio, para poder declarar un territorio hemos hecho barrido censales con los actores locales para identificar dónde están las personas que no saben leer y escribir o que no han terminado su sexto grado, porque el programa no solo enseña a leer y escribir, sino que también lleva a las personas hasta sexto grado, es parte de la oferta educativa que se tiene con alfabetización, una persona joven y adulta que no nunca fue a la escuela puede llegar hasta sexto grado, luego están las modalidades flexibles que ofrecen desde el tercer ciclo hasta bachillerato, tenemos toda la oferta en los diferentes grados para que una persona pueda seguir estudiando y garantizar esa visión de educación permanente de las personas jóvenes y adultas.

¿En este programa han sido mayormente beneficiadas mujeres?

-Sí, eso es importante destacarlo porque la mayoría de la población que estaba en condición de analfabetismo era mujeres. En nuestros círculos de alfabetización no es casualidad que la mayoría de la población que atendemos son mujeres también, entre el 60% y 70% de las personas que atendemos cada año son mujeres, eso nos da la certeza de que estamos contribuyendo a disminuir especialmente en la zona rural donde se tiene todavía los indicadores más altos de personas en condición de analfabetismo y dentro de estas las mujeres en esa condición.

¿En la zona urbana también hay personas con esta condición?

-Con el análisis de los datos que la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC) tiene desde el año 2007, tenemos que las zonas urbanas tienen la mayor cantidad en números absolutos, pero en índice son los municipios más rurales los que tienen el índice más alto en relación a su población. En números absolutos empezamos por el departamento de San Salvador que tenía alrededor de 97 mil personas en condición de analfabetismo, por ejemplo, la cabecera departamental de San Miguel nos estaba reportando 11 mil personas en esa condición, las partes urbanas de los municipios tiene una gran cantidad de personas que se han movilizado de los municipios o de los cantones hacia las partes urbanas o semi urbanas de estos municipios y ahí está concentrada esa población que ya dejó el municipio de dónde es originaria y ahora está viviendo en la parte urbana de los municipios y cabeceras departamentales. Tenemos un reto grande en los municipios del Gran San Salvador, Mejicanos, Soyapango, Apopa.

¿Cómo se motiva a las personas a integrarse a los círculos de alfabetización?

-Ese es uno de nuestros retos, la sensibilización a las personas que todavía están en condición de analfabetismo porque las que nos están quedando son personas mayores de 60 años y la mayoría de ellos dicen para qué, si estoy viejo, ya me voy a morir, así vivido toda mi vida, muchos también nos cuestionan y nos dicen por qué vienen hasta ahora hasta que tengo 60 o 70 años me vienen a buscar por qué no vinieron antes cuando yo tenía menor edad y que pude haber hecho algo diferente. Cambiar esa situación no es nada fácil, nos implica ser un proceso de sensibilización visitándolos casa por casa, apoyándolos en los sacerdotes, en los pastores, en los alcaldes en cualquier actor local que pueda ser el que tenga más incidencia en esas personas. En muchos casos es la iglesia la que nos ha ayudado, a través de la iglesia logramos que el pastor o el párroco del municipio y nos ayude a sensibilizar a las personas y muchas de ellas tienen la motivación de leer la Biblia. Hay algunas que todavía nos cuesta. Nosotros las llamamos renuentes porque son personas que nadie las ha podido convencer, no les exigimos las dejamos un tiempo al final de cuentas se dan cuenta de que otra persona lo logró, se motivan y se incorporan a los grupos. Hay otras que definitivamente por su edad, su condición física, por enfermedades terminales o algunas con problemas de drogadicción o alcoholismo tampoco, por eso se nos va quedando un grupo que ese es el 4% que se queda siempre cuando declaramos a un municipio.

La meta para 2019 es declarar a El Salvador libre de analfabetismo, ¿qué implica esto?

-Para poder declarar a El Salvador libre de analfabetismo deben estar declarados todos los municipios, pero podría ser que en algunos municipios la cantidad de personas sea mayor que en uno que sea más chiquito y posiblemente se nos quede, queremos que todos los municipios sean declarados libres de analfabetismo para poder declarar a El Salvador y tenerlo en esa condición. Todo dependerá de los barridos censales que hagamos en los municipios que nos hacen falta para determinar exactamente cuánta población todavía estaríamos tratando de involucrar en el programa y que la logremos alfabetizar antes de 2019.

Al declarar a El Salvador libre de analfabetismo, ¿cuál es el siguiente paso?

-La apuesta es la continuidad educativa porque las personas que ya aprendieron a leer y escribir, sino siguen estudiando corren el riesgo de caer en el analfabetismo funcional, el programa no se queda hasta aquí, el programa sigue con otros dos niveles y lograr que más personas continúen sus estudios hasta sexto grado y que puedan tener la posibilidad de llegar hasta la universidad si fuera posible. En el Plan El Salvador Educado, el Desafío 4 habla de lograr 12 grados de escolaridad, implica desde los que no saben leer y escribir llevarlos hasta bachillerato, que toda la población salvadoreña el mínimo de grados que debería de tener sería hasta bachillerato. Cada 8 de septiembre que se celebra el Día Internacional de la Alfabetización, por lo que el MINED organizó en acto en el que se espera asiste el Presidente Salvador Sánchez Cerén y que sea el mandatario el informe de los avances del programa de alfabetización y de los esfuerzos para cumplir la proyección de declarar al país libre de analfabetismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: