web analytics
Página de inicio » Internacionales » Robo de combustible en México cae 93% tras estrategia gubernamental
Octavio Romero, director de PEMEX, junto al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Robo de combustible en México cae 93% tras estrategia gubernamental

México / AFP

El robo de combustible en México cayó un 93% con respecto al promedio del año pasado como resultado de una polémica estrategia gubernamental y pese a que persisten los intentos de los delincuentes, informó el martes el director de la petrolera estatal Pemex.

El volumen del saqueo, que se ejecuta mediante la perforación de los ductos de transporte que opera Pemex, pasó de un promedio de 56.000 barriles por día durante 2018 a solo 4.000 barriles diarios en lo que va de abril, detalló Octavio Romero, director de la compañía, en conferencia junto al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

«Son muy buenos los resultados y queremos informarles de cómo se ha ido avanzando (…) y cómo un asunto que parecía muy difícil, complejo de resolver, se pudo enfrentar», dijo el mandatario.

La estrategia contra este delito, que involucra a peligrosos cárteles del narcotráfico pero también apunta a altos funcionarios de Pemex y a dueños de gasolineras, arrancó a finales del año pasado y tuvo como eje el cierre de los ductos, lo que provocó una crisis de abastecimiento en varios estados, principalmente del centro y el oeste del país.

Enormes colas en gasolineras generaron descontento entre dueños de vehículos, sobre todo en enero pasado, pese a lo cual la medida contó con apoyo mayoritario de la población, según encuestas.

El robo de combustible, conocido en México como «huachicol», ha generado además fuertes brotes de violencia en estados del centro del país y pérdidas estimadas en unos 3.000 millones de dólares anuales, según el gobierno.

Romero detalló que durante los feriados de Semana Santa, cuando se incrementa significativamente el consumo de combustible, se decidió aumentar el volumen que se transporta por ductos de la mano de una mayor vigilancia en los puntos más golpeados por los ladrones de combustible y pese a la apertura de nuevas tomas clandestinas en algunos ductos.

En 2018, antes del inicio de la estrategia, el volumen promedio de combustible transportado por ductos era de 1,19 millones de barriles por día. Esta cifra bajó en enero a 618.000 barriles, pero se ha ido recuperando hasta alcanzar 900.000 barriles al 21 de abril, según datos de Pemex.

Adicionalmente, el gobierno ha implementado métodos complementarios como el ferrocarril y la gradual puesta en operación de una flota de 612 camiones cisterna que adquirió a un costo de 100 millones de dólares, en medio de la crisis de abastecimiento.

«De 612 pipas tenemos funcionando 428, esperamos que para fines de este mes ya estén las 612 pipas funcionando al 100%», dijo Romero.

Ver también

Alarma en Suramérica por incendio en la Amazonía

Redacción Internacionales / Agencias Los países que forman parte de la cuenca del Amazonas mostraron …