web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » REFUGIO EN EL CONFLICTO

REFUGIO EN EL CONFLICTO

Cecil A. Pool, F.R.C. (2 último)
Pasado Secretario Supremo de la
Gran Logia de Habla Hispana para las Américas
(De la Revista El Rosacruz, Enero de 1962)
El fatalismo de la gente joven

La posible inminencia de un desastre mundial está causado actualmente un efecto sobre la filosofía de muchas gentes: mucho más profundo de lo que pudiera suponerse, por la observación, más o menos superficial, de las circunstancias de los acontecimientos. La gente joven está viviendo una filosofía más fatalista, no precisamente en el sentido del fatalismo del pasado, es decir, que estamos sujetos a ciertas fuerzas que nos rodean, no importa lo que podamos hacer, sino más bien en el sentido de que, hagamos lo que hagamos, el final no es nada halagüeño. Esta clase de filosofía ha existido en todas las épocas, y han existido seres que se han erguido por encima de este punto de vista pesimista. Cada tiempo, a su vez, ha vencido la desesperanza temporal de esos individuos que buscan alrededor de ellos y no encuentran ningún lugar de refugio en el que puedan hallar asilo y libertad contra los conflictos que los rodean.

La cuestión ante la cual se halla el mundo actual es la siguiente: ¿llegará la destrucción, que hubiere en un tremendo cataclismo, a envolver totalmente la vida y las manifestaciones de la civilización? –Además, si tal cosa ocurre, la cuestión conduce a preguntarnos si habrá alguna esperanza de poder salvar algún vestigio de la civilización y la cultura humanas. Naturalmente, lo más importante para el individuo es la antigua expresión del deseo de sobrevivir: ¿podré, como individuo, sobrevivir a un cataclismo, que pudiera producirse, por ejemplo, en el caso que otra guerra utilizara las potencialidades de las armas actuales?

La lección por excelencia

No tendremos un cuadro alentador si nos atenemos al valor de las informaciones de los sucesos diarios, que son recibidos por los diferentes servicios de información a través de los cuales se difunden las noticias mundiales. Este concepto de que el hombre puede ser condenado a sufrir las consecuencias de sus propias hazañas es de una categoría tal que hace que sea minada en sus cimientos la filosofía constructiva, aun cuando, como antes hemos dicho, no es esta la primera vez en la historia que el hombre ha mirado a su alrededor y solamente ha visto desesperanza y desesperación. Muchas de tales filosofías solaron el pensamiento humano a través de la historia, pero el hombre mantuvo, a pesar de ello, cierto grado de cultura, y la raza humana finalmente sobrevivió.

No obstante, existe hoy en día un hecho que no podemos ignorar en el análisis o, por lo menos, en el examen que estamos obligados a hacer de nuestro medioambiente. Y es que, desde el punto de vista físico, es cierto que no existe ningún lugar en el cual ocultarse. Hemos explorado la mayor parte de la superficie terrestre; hemos utilizado muchas de las fuerzas potenciales dadas al hombre para desarrollarlas en este mundo físico, y ya no existen fronteras, hablando desde el punto de vista físico, hacia las cuales el hombre pueda correr o dirigirse para hallar refugio o seguridad.

Posiblemente, en todo esto existe un propósito mucho más allá de la comprensión inmediata del hombre. Es probable que mientras que al hombre le fue dado un cierto grado de dominio de la Tierra, este anuló el derecho aún más importante en el hombre de aprender el dominio de sí mismo. Por lo tanto, en un mundo en contracción, tecnológicamente hablando, el hombre debiera estar aprendiendo la lección por excelencia, cuyo aprendizaje ha constituido la finalidad de la raza humana, a través de la historia: el verdadero refugio ante los conflictos, el asilo que aún existe en es el Santuario interno, o del Yo. Por YO significo la comprensión del hombre y la consideración de su verdadero lugar en el Universo y no precisamente su relación con las fuerzas físicas que le rodean.

El hombre es una manifestación de vida que se halla unida a la fuente de toda vida. Cuando él da a este privilegio y a esta conexión con el Infinito su valor debido, entonces puede hallar refugio dentro de sí mismo y no en ningún otro lugar.

Ver también

REFLEXIONES SOBRE EL MISTICISMO

Delia Weber, S.R.C. (No. 1) (De la Revista El Rosacruz, Enero de 1962) Búsqueda de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: